domingo, 19 de mayo de 2013

“TERRORISTAS” NORTEAMERICANOS VERSUS “TERRORISTAS” PERUANOS



Hasta ahora, más de un cuarto de millón de norteamericanos han firmado un documento por el que se pide que la prisión de Guantánamo que alberga a sospechosos de ser terroristas de Al Qaeda sea cerrada definitivamente.

En EEUU eso se toma como parte de su democracia y no se les tilda de delincuentes terroristas o de ser amigos de los terroristas como aquí en el Perú con los miembros del Movadef que piden una amnistía para todos los involucrados en la guerra interna, no se les niega derechos diversos, ni se les condena públicamente ni se les persigue en razón a sus ideas.

Aquí la “justicia” peruana al prisionero por causa de la guerra interna que está a punto de salir de prisión por haber cumplido su condena se le apertura cualesquier otro proceso para evitar que salga de prisión. Eso sucede con el caso Osmán Morote. En EEUU, muchos líderes de Al Qaeda comprobados de sus delitos han sido liberados y en el mejor de los casos trasladados a prisiones en sus países de origen. Aquí no se suelta a Abimael de la base Naval del Callao por el ‘temor’ a que desde una cárcel pública ‘dirija’ y reorganice a su agrupación ‘terrorista’.

La aparente incongruencia es explicable. Dichos líderes Alqaedistas son liberados o trasladados a prisiones en sus países de origen porque desde allí (y desde los EUU) se les puede digitar para seguir organizando y provocando el terrorismo mercenario pro capitalista y pro imperialista a favor de EEUU y de sus aliados (la alianza del Binomio de Bush Al Qaeda-Imperialismo pues ese ha sido el objetivo principal desde que iniciaron sus acciones del 11S e intentan proseguir bajo otros liderazgos con lo de las primaveras árabes y el caso hasta ahora frustrado de la intervención a Siria que ha desenmascarado al terrorismo internacional democrático y pro occidental al amparo de la OTAN y la ONU). Ello no sucedería con los ex miembros de Sendero Luminoso que purgan condena, ahora no existe afinidad (coyuntural 'metodológica') como podría haber sucedido a inicios de los 90.

Sería interesante que Anonymous (ha pedido el cierre definitivo de la prisión de Guantánamo) hiciera un pedido recíproco para que se cierre la Base Naval del Callao y el doctor Abimael Guzmán pase a una prisión junto con los reos comunes y por delitos de subversión.

No es que el Perú sea el Perú y EEUU sea EEUU (como dirían algunos) como para describir que las diferencias de tratos tanto a los miembros de Al Qaeda como a los miembros de Sendero Luminoso sea incuestionable. Condenar a los senderistas (incluso a muerte como sucede con prisioneros políticos y de guerra) y aceptar la liberación y tratos “humanizados” a los de Al Qaeda es simple hipocresía vulgar y descarada, es también condenable.

La emergencia de una Ley del Negacionismo gringo (como el que se pretende en el Perú, en nuestro contexto válido por supuesto puesto que aquí no existe la alianza que existe con el caso del Binomio de Bush) no hace falta puesto que la condena a sus aliados de Al Qaeda en la práctica sería improcedente (aun por la derecha más reaccionaria norteamericana que solo por formalismos mercantilistas y de marketing internacional según el contexto, incluyendo intereses políticos –ahora irrelevantes-, persisten en mantener abierta la prisión de Guantánamo).

Nos hace ver que el pedido del cierre de la prisión de Guantánamo es parte de la política norteamericana para finiquitar su intervención militar en Afganistán el 2014 tal y como lo prometió electoralmente Barak Obama y más que eso, porque el contexto norteamericano actual exige redefiniciones en cuanto a la política de la ‘lucha’ contra el terrorismo. Lamentablemente, las cosas no van a discurrir necesariamente como ellos quisieran puesto que no todos pensamos lo mismo al respecto.

Para el lector, en este blog por esa razón (y por eso de las libertades de expresión y lo de la apología al terrorismo), entre otras, nos tomamos la atribución de llamar guerrilleros a los senderistas y no “terroristas” como a un sector del auditorio les gustaría repitiéramos. Abra la boca y repita meee, meee, meee dice el doctor.