martes, 3 de septiembre de 2013

LA GUERRA YA ESTÁ DECLARADA HACE MUCHO TIEMPO, DESDE EL 11S, Y NO ES CONTRA SIRIA NI CONTRA ASSAD



DECLARANDO FORMALMENTE LA GUERRA A LOS PAÍSES DEL “EJE DEL MAL”.

El convencimiento de que EEUU ya ha declarado la guerra a los “países del eje del mal”, es decir, los de aquellos que alteran o joden su sistema unipolar ya fue puesta de manifiesto en la invasión a Libia.

Los argumentos o razones esgrimidas para intervenir militarmente en los países foco, poco tienen que ver con la razón o con tener la verdad para justificarlos. En Irak se nos mintió descaradamente con lo de las armas de destrucción masiva; se nos dijo por boca del presidente Bush, sus funcionarios y militares que los miembros de la red terrorista de Al Qaeda (que paradójicamente combate hoy al lado de los terroristas sirios y de los EEUU) tenían ya la capacidad de utilizar material nuclear y de explotar bombas sucias con material radiactivo. Ahora sus senadores norteamericanos nos dicen que “cómo es posible que los ‘rebeldes’ sirios puedan tener el conocimiento siquiera y la capacidad para utilizar bombas químicas”.

EEUU en general carece de la autoridad moral y ética para decir y hacer lo que hace y pretende. En esa razón: el líder de Al Qaeda Barack Obama, pese a ser el comandante en jefe de las fuerzas armadas norteamericanas, no tiene la capacidad decisoria en una circunstancia tan delicada que no tiene absolutamente nada que ver con la muerte o destitución de Bashar Al Assad.

Es por ello que Obama sabe que iniciar una acción militar contra Siria no es contra Assad sino contra los países del “eje del mal” y hacerlo significa ya declarar formalmente la guerra a Rusia, China y aliados motivo por el que necesita el referendo del senado norteamericano quien ya tiene dos únicos escenarios definidos: decidir no atacar Siria y dejar que los demás países de la ONU a la cabeza de Rusia decidan por la suerte de los sirios, o, declarar la guerra de forma oficial a Rusia, China y a los demás estados aliados del “eje del mal”.

Hoy poco importa si se haya utilizado o no bombas químicas por el régimen de Bashar Al Assad o por los delincuentes terroristas sirios. Eso sale sobrando, eso está por demás.

Queda ante la eventualidad de un ataque norteamericano la obligación más que moral de Rusia y de China, la de destruir en el aire todos los aviones que tiren bombas desde el espacio Sirio y los misiles que lanzaran los norteamericanos desde fuera de sus fronteras y así evitar el daño material y en vidas en la población Siria. Ellos (países del “eje del mal”) también son parte de la ONU y están llamados a garantizar la seguridad de la población de un país y la solución de sus conflictos que pretenden ser interferidas por loquitos desenfrenados a quienes realmente poco les importa los destinos de las naciones y la ‘democracia’ como sucede en Egipto jugando indiferentes con las vidas de los apestados musulmanes (todavía no es momento de condenar a sus peones militares en el juego simulado golpista, propio del cálculo político, no de la ‘indignación’).

Es falso que de no actuar EEUU militarmente en Siria haría que esta nación perdiera mucho, falso. Ellos ya perdieron hace mucho tiempo, desde el día en que dejaron pasar premeditadamente los hechos del 11S como excusa para reconstituir su sistema unipolar en crisis emergente por aquel entonces (sin que el mundo lo supiera) y se aliaron clandestinamente con Al Qaeda para su política intervencionista, alianza clandestina que hoy ya no lo es sino que es descarada y pública al amenazar a Siria con la intervención militar para permitir que estos elementos terroristas ganen terreno en Siria debilitando la legítima defensa del régimen actual, es decir para que lleguen al poder como sucedió en Libia y darles asiento en la ONU a estos delincuentes con la solapa de ‘demócratas’.

EEUU en vez de seguir en esta mitómana o no pero pervertida campaña intervencionista debería sembrar papas en su desierto y meterse el orgullo por el poto. Rusia y China pese a los cuestionamientos mediáticos como estados tienen toda la autoridad moral y ética para hacerlo y no ser cómplices pasivos de genocidios premeditados ajenos y de los suyos propios.

Quizá, muchos estemos de acuerdo con el inicio de una tercera guerra mundial si esa es en definitiva la única manera de detener la cínica insania genocida norteamericana judío sionista árabe. Si vencen los terroristas, enhorabuena por ellos, podrán ordenar al mundo que quede a su capricho y antojo, no importa si diciendo la verdad o mintiendo. ¡Qué más quieren!

Y a estas alturas del conflicto global, quién quiere más pruebas de que LA RED TERRORISTA DE AL QAEDA ES LA AVANZADA DEL IMPERIALISMO JUDIO SIONISTA ÁRABE expresado aquí como el Binomio de Bush. ¿Más pruebas?, ¿pero quién sancionará esto?, ¿o los seguiremos aceptando simple y llanamente como los frutos de la inteligencia 'superior' y de la 'democracia' occidental?