jueves, 31 de octubre de 2013

EL TALMUD (TORAH) Y OTROS DOCUMENTOS ESCRITOS DE LOS JUDÍOS COMO FUENTE DE LA BIBLIA CRISTIANA Y CATÓLICA. EL DESAFÍO DE UN NUEVO CONTEXTO SOCIAL GLOBAL.



(Talmud o Torah del judaísmo)

El autor del blog presente, conoce diré, algo o bastante del contenido y el mensaje expuesto en la Biblia en el Nuevo y en el Antiguo Testamento que define, programa (neuro lingüísticamente de modo similar a la de las computadoras) y determina la estructura mental (bioquímico-conceptual) y la racionalidad del pensamiento de los católicos y cristianos.

De esa racionalidad estamos configurados neuronal y sinápticamente, influenciados todavía pues ésta ha sido la que se nos ha “metido en la cabeza” desde la niñez más por las costumbres vivenciales y empíricas de nuestros padres, profesores y demás que por un criterio netamente científico.

Sabemos históricamente que Jesús el Cristo tomó como base cognitiva de su pensamiento o propuesta religiosa al Talmud y a todos los demás conceptos vigentes y existentes en la racionalidad judía de aquella época.

Sabemos que los judíos de entonces en general esperaban, desde su propia racionalidad organizacional, a un Mesías que los liberara de la opresión de los imperios conquistadores, caso específico de Roma, que les devolviera el antiguo esplendor dorado de Israel. En términos de su racionalidad comprensible, no era pues la “ridícula” y “subversiva” versión de Jesús la que ellos esperaban ni la que calaba en sus estructuras mentales programadas por sus costumbres religiosas. Racionalmente,  para los judíos de la época, este tipo pues estaba loco y trasgredía todos los preceptos cognitivos mentales (insumos para el pensamiento judío) hasta ese momento existentes en la comunidad judía.

Desconozco todavía el contenido del Talmud judío en razón a no disponer del mismo para tener una idea de su estructura mental, por ende de su pensamiento. Solo por la acción directa y a la toma de decisiones de los judíos, en base a sus hechos y a los efectos políticos derivados sobre mi persona (durante la intervención de los asesores israelíes y norteamericanos en la Guerra Interna en nuestro país) he podido “darle la razón” en cierto modo al contenido vertido en el blog siguiente: http://rafapal.blogspot.com/search?q=talmud al que se le cataloga de antisemita o anti judío y por los comentarios allí vertidos de ser propias de nazis.

Ciertamente y con algo de razón, por ejemplo, el blog judío: http://elrejunteil.wordpress.com/2007/01/18/desterrando-mitos-talmud-2/ responde a dichas “tendenciosas” afirmaciones argumentando que las traducciones del Talmud y de otros textos sagrados judíos están maliciosamente realizadas y con ánimos de desprestigio perverso y antisemita.

Obviamente, en este contexto del internet, donde las informaciones no son completamente creíbles, verificables o probables pues  en este medio se prestan a los maniqueísmos propios de la inteligencia humana, de quienes la suministran o administran, supervisan (no hay libertad absoluta) y la de los que la utilizan; no podemos en base a ello formarnos una opinión válida ni mucho menos científica de dicho documento cultural judío.

No me animan intereses protervos ni racistas ni neo nazis ni mucho menos neo nazis judíos (lo hemos visto en los atentados terroristas con coche bomba en EE.UU. en un hospital de mayoría laboral y de pacientes latinos, en la masacre en Noruega). Entre los judíos a este sector de los radicales (‘combatientes’) les denominan como los sionistas pues son estos los que ‘garantizan’ (con su ‘inteligencia’) su prevalencia y su seguridad.

Por tus actos te conoceré reza el dicho. Desde mi punto de vista, ante la carencia fidedigna de este documento judío (del Talmud entre otros) solo me queda el de analizarlo desde los actos judíos, de sus acciones pues estas reflejan mucha de su racionalidad.

Lo hago en razón de una confrontación frente al capitalismo salvaje e imperialista que arrasa sin prejuicios de ninguna índole con todo (con coches bomba, asesinos a sueldo, suicidas mercenarios, misiles o lo que haya por allí) y nos instrumentan como a los conejillos de indias en razón a un prejuicio de ‘superioridad’ (básicamente militar) que ‘ofende’ y destruye las aspiraciones propias de los demás animales humanos. Justificable por cierto en razón a los contextos propios de una guerra (la que el lector puede considerar donde sea). Pero lo ‘condenable’ básicamente de dichas acciones no es pues lo militar sino el basamento ideológico racional que utilizan como herramienta de dicha guerra, es decir, la del “Dios superior”, argumentos morales esgrimidos para ablandar o aniquilar al enemigo de guerra. De allí nuestro interés no por conocer al “verdadero Dios” (sean muchos o uno solo), sino, qué significa éste en el orden natural de las cosas, cuáles son los usos diversos que le damos, cómo surge y evoluciona la idea creada (invento) del ‘Dios’ en nuestro pensamiento y ni siquiera nos motiva la búsqueda de un “Dios superior” afín a nuestra racionalidad e intereses como seres animales humanos (tal y como lo hicieron los profetas judíos -como Moisés- del que nos enseñan a través de la religión católica).

Esa es pues la orientación del blog presente en razón a explicar cómo es que evoluciona histórica y socialmente la idea del Dios (de cómo hemos inventado al Dios desde nuestros orígenes evolutivos), sus usos religiosos, psicológicos, políticos y militares a favor o en contra de la especie humana (por ejemplo los usos de la moral religiosa judío y cristiana en la guerra interna en el Perú o la Fe musulmana por parte de Al Qaeda); un instrumento de sanación o de eliminación mental y/o física del ser humano. Saber de por qué ocurren las contradicciones y conflictos del pensamiento (neurosis en el individuo) tomando como bases cognitivas mentales a los preceptos religiosos que encarna la idea del Dios. Nada oportuno quizá para muchos (no me refiero a los que producimos desasosiego y tristeza y que están felices de disfrutar de su Dios y de su Cielo) pues pretenden seguir jugando a pastores de rebaños, a pastores de ovejas (creo yo, hasta lobos disfrazados no de ovejas sino excelentemente de pastores; en nuestros términos: de pastores de la Fe) con carta abierta a sacrificarlos incluso en nombre de su perverso Dios a la altura de su propia racionalidad.

Ya convencido del valor real, concreto y científico de la religión y de la construcción evolutiva (todavía. Quién sabe ya acabada acorde a la naturaleza humana actual) de la idea del Dios, no diré que es un error tremendo el hecho de inmiscuir las cuestiones religiosas en las guerras, pero es que sin la instrumentación de éstas, las guerras pasadas (propias hasta finales del siglo XX e inicios de este siglo XXI) habrían degenerado perversamente (caso de la lucha contra terrorista implementada por el “cruzado” judío neo nazi George Bush después del 11S) y le habrían dado la máxima libertad de acción al que tiene las ventajas militares y económicas (y no tanto ideológicas) en un contexto global de asimilación al capital.

La mente humana está pervertida por las contradicciones entre su práctica social y política y sus cuestiones de organización religiosa, de moral o de Fe. Tenemos la necesidad de aclarar esto y de configurar un “nuevo orden social” que ni siquiera está definido a grandes rasgos en nuestras cabezas y que no se corresponde con los intereses propios a las de los que persisten en sostener las religiones como forma de organización social y el sostenimiento de preceptos religiosos escritos que no han cambiado desde hace siglos en nuestro planeta y se les pretende mantener inmutables en razón de su asumido carácter ‘divino’ (ya ajeno a nuestras actuales circunstancias a riesgo de ser catalogados de farsantes humanos lo que el tiempo a la larga demostrará y registrará inevitablemente en los ‘libros’ de historia futura).

Se nos insiste mucho a los profesores a través de las capacitaciones del Ministerio de Educación de que debemos asumir una actitud de cambio; es decir, que no debemos seguir con la misma racionalidad formada en el siglo pasado y para estar acordes con el modelo neoliberal impuesto por los grupos de poder en nuestro país. Creo yo que consecuentes con sus afirmaciones, los que sostienen a las religiones, en general, deberían de hacer lo mismo y no persistir terca y sectariamente en su incongruente racionalidad para estar acorde a los cambios actuales a escala global.

Entonces surge la pregunta: ¿qué es lo que debemos hacer? Lamentablemente aquí el autor del blog no lo va a resolver. No diré que no es mi tarea o que no me pagan ‘ni me reconocen’ por hacerlo, sino, que desde mi punto de vista, es tarea de cada uno de nosotros en el contexto social específico y no tarea de un ‘líder’ ni siquiera de cualesquier ‘Dios’. Desde aquí hacia adelante, en razón a la estructura mental bioquímico-conceptual de los individuos de las diversas sociedades (dado la naturaleza material del pensamiento), no veo perspectivas halagadoras al respecto. El hombre, sin excepciones ni exclusiones de ninguna índole, es simplemente un animal más en la naturaleza (salvando lo conceptual que es lo único que nos diferencia de los demás animales) y como tal se comporta; con la barriga llena es capaz de dar democracia, libertad, paz y amor a todo el mundo y sin ello es capaz hasta de comérselo vivo y con zapato y todo. Empecemos por allí.
Detrás del conflicto ‘religioso’ actual generado (diremos ‘involuntariamente’) en Egipto después del golpe militar contra el Morsi (los ataques y amenazas contra cristianos coptos entre otras organizaciones religiosas por ejemplo) está realmente la esencia del carácter político de los mismos. Son solo pretextos aprendidos y experimentados a través de la historia para aprovecharse de la coyuntura generada en este caso a instancias del poder del capital. Un contexto nada fácil del intervencionismo imperialista judío sionista norteamericano europeo árabe (a través de la OTAN, ONU) para tener el ‘control’ general de Egipto (poco importa a quienes se mate o entre quienes se maten). Ojalá que el terrorismo funcional de sus inventados amigos de Al Qaeda no les termine por reventar en sus propias caras, o indistintamente al objetivo, quizá ese sea el propósito subterráneo  (la pérdida ‘voluntaria’ de la administración del terrorismo) en el actual contexto de crisis global del imperio del capital y en el nuevo contexto global en ciernes. Quién sabe si hasta China en sus propios términos se haya subido al coche de papi Bush; eso se los dejamos a los defensores de las teorías conspiracionistas del otro lado y probablemente a sus ufólogos judíos que bien podrían operarse de los ojos y hacérselos ‘jaladitos’ para ver mejor.

“Dónde se esconden, tus ojos chinitos, cariño bonito, por donde andarás…” en palabras de la música del Zambo Cavero.