domingo, 17 de noviembre de 2013

EL SHOW NACIONAL DEL “MONTESINISMO”. EL CUCO, EL CUCO DE TODOS. TODA UNA FARSA DE LA DEMOCRACIA PERUANA



Pretendiendo deslindar con una acción política característica del Montesinismo que le ha dado los más grandes logros en la lucha contra la guerrilla maoísta del Partido Comunista del Perú, todos los maricas que pretender vendernos yuca por camote se desdicen y se rasgan las vestiduras respecto de los vínculos con el Montesinismo a propósito del reciente escándalo sobre la protección solapada al operador de Vladimiro Montesinos, Óscar López Meneses que a la actualidad no tiene antecedentes penales de ninguna índole pues es uno más de los favorecidos por la política de las prescripciones como práctica habitual y premeditada en el Poder Judicial para los que tiene vínculos con el Poder Central y la Seguridad del Estado peruano.

Gobierno y ‘oposición’ están en el mismo saco pero pretenden hacernos creer a los peruanos en general, a los cojudos de este país, de que están contra el "Montesinismo" y sus prácticas podridas.

El Ollanta Humala ha catalogado de “basura” a Óscar López Meneses haciéndose al cojudo como si no supiera nada al respecto. Otro más de los huevones de este país que como ‘presidentes’ 'no saben' lo que sucede frente a sus narices.

                                                  (El Tetiana Lastengo: "Basssuuuuuuuuuura")


Después del show del indulto y la enfermedad, el delincuente terrorista Alberto Fujimori  denuncia que el gobierno de Humala está ‘infiltrado por el Montesinismo’ siguiendo la perorata pendeja (y acordada con Seguridad del Estado Humala Montesinista) de su hija, la Keyko y los demás miembros de su partido (incluyendo a sus chongresistas de Fuerza Popular).

Todavía no hay las perspectivas de que el plan de Seguridad del Estado para la búsqueda de impunidad general a los actos derivados de las acciones del Estado durante la Guerra Interna se neutralice o al menos sea más evidente. Como política de Estado ésta proseguirá y seguirá involucrando a todas las instituciones y personas del Estado sin excepción.

Las palabras críticas últimas (durante la interpelación a Pedraza hasta ese momento Ministro del Interior) del congresista de Acción Popular Yonhy Lescano respecto al accionar podrido y degenerado del gobierno como un conjunto articulado a nivel del Estado para fines oscuros, le ha costado un jalón de orejas mediante una acusación oportunista y demasiado tardía (eso venía ocurriendo desde años atrás) de irregularidad en la contratación de su personal  que siendo solo congresista por Lima haya tenido a una trabajadora en la localidad puneña no con su dinero como debiera ser sino con dinero del Congreso. Este señor cometió el exabrupto de hablar con la verdad y poner en riesgo la Seguridad de este Estado podrido en el propio hemiciclo.

Daniel Abugattás de Gana Perú gobiernista y José león de Perú Posible lanzan monsergas mediáticas como la de enviar a Alberto Fujimori a la Base Naval del Callao o a un penal de máxima seguridad cualesquiera. Nos quieren decir que seguimos siendo los cojudos que se tragan el cuento de los radicalismos populacheros y de los ‘anti montesinistas’ de medio pelo, para la foto. Sus palabras suenan a advertencias a los fujimoristas para que moderen sus actitudes y palabras pues pretenden favorecerse pendeja y coyunturalmente con lo que viene aconteciendo poniendo en cierto riesgo la Seguridad del Estado y la ‘Institucionalidad Democrática’ del país.

Me parece de mal gusto que este pendejo gobierno, aclaro pendejo Estado, nos quiera acostumbrar descaradamente, a fuerza de las circunstancias a todos los peruanos a tragarnos el cuento y el show circense del delincuente terrorista de alto vuelo, del inocente de lujo, en sus exabruptos permanentes y permitidos por este gobierno como si fuera de total normalidad que un delincuente sentenciado tenga que utilizar los recursos y medios diversos para manifestarse públicamente cuando debería meterse la lengua al culo y dejarla bien guardadita en los ambientes de Piedras Gordas o la base naval del Callao.

Por todas estas cosas, no es anormal que estemos en Guerra Interna todavía como para pretender catalogar de terroristas a la guerrilla maoísta del PCP mientras a otros delincuentes terroristas se les quiera pasar por agua tibia, indultarlos, considerarlos héroes y hasta darles ‘beneficios’ como el arresto domiciliario. Así la autoridad ‘moral’ que se atribuyen se traslada a los que en armas pretenden destruir este viejo Estado y construir uno nuevo desde sus propias premisas y acciones armadas.

Es asquerosa la actitud de los ‘nacionalistas’ de Gana Perú y de los demás miembros de la ‘oposición’ ‘democrática’ (casi sin excepciones) de seguir utilizando el argumento fallido del “MONTESINISMO” cuando este podrido Estado está vertebrado desde la Constitución de 1993 y sus leyes bajo esos parámetros y le permite obtener una funcionalidad eficiente en cuento a enfrentar los diversos desafíos y retos sociales existentes en el país (revueltas sociales, Guerra Interna), sin la cual volverían al Estado fallido que enfrentaba a la guerrilla maoísta hasta antes del golpe cívico militar del 05 de abril de 1992 a cargo del matrimonio Fujimori Montesinos.

Hablar de “infiltrados” son cojudeces propias de quienes han perdido el rumbo de sus palabras y de sus acciones y mienten descaradamente pretendiendo mantener una imagen falsa y cínica que le sigue y seguirá sirviendo a todos los mentirosos de este país que engañan a la población ingenua (al margen de los que se dejan voluntariamente engañar) en cualesquier procesos electorales.

El Ollanta Humala no está en cuestionamiento real, es este podrido Estado que hace show político de gobiernistas y ‘oposición’, por ende, todos al margen de hacer show circense de ‘oposición’ tienen la obligación más que moral de defenderla, de blindarla y de proseguir con lo planeado para la ‘pacificación nacional’, requisito ad portas del fallo del Tribunal Internacional de la Haya.

El payaso Alberto Kenya Fujimori Fujimori debe estar tranquilo puesto que el neo fujimontesinista Ollanta Humala Tasso no hará nada que perjudique ni ponga en riesgo la salida de su hermano de prisión del que ya fue dada (y no por casualidad o política justiciera a lo Batman) una ley que es conocida como la Ley Antauro, la que es parte de los conciliábulos del plan de búsqueda de impunidad a todos los actos del Estado durante la Guerra Interna. Ollanta Humala no es cojudo, tiene que aprovecharse de las circunstancias y poner sus propias condiciones que las demás instituciones del Estado tienen que viabilizar.

Debe entender Ollanta Humala que no es el presidente de todos los peruanos, esa cosa (es la acepción más acertada y precisa de su chapa “cosito”) no es mi presidente bajo ninguna circunstancia salvo si me dieran una gran mamadera del Estado. Quizá si hallaran algo nuestro que mostrarnos como el caso de Yonhy Lescano nos baje el chuno y nos metamos la lengua al poto. Quizá. Ese argumento debiera ser algo más contundente que la de ese de la infidelidad marital o esa la de las cuestiones laborales. Si fuera así, envíenme a alguien bien rica y jugosa que excite la moral de marras de la población interesada, urgente, la gente lo necesita para calmar su angustia y desesperación justiciera y moralista condenatoria de Guerra Interna. No me vayan a enviar a la clon de la Martita ni mucho menos a la de Lulú que Halloween y el día de los muertos ya pasó.

Para cerrar con broche de oro solo faltan las palabras del individuo denominado cardenal por un sector de nuestro país de nombre Juan Luis Cipriani “condenando” (al estilo de los pendejos actuales) las prácticas “Montesinistas”, que si lo hace, allí sí que me hago sa-cerdo-te.