viernes, 29 de marzo de 2013

CUANDO LA GENTE SE TIENE QUE IR PORQUE YA ESTÁ GASTADA



Sabemos muy bien que las personas tienen que cambiar, o propiamente dicho, se tienen que cambiar o se tienen que ir porque ya están gastadas o simplemente porque ya la cagaron como se dice. No nos referiremos a los que se van porque se mueren (caso de Chávez) o se tienen que morir (caso de Fidel).
En EEUU se fue George Bush hijo, el delincuente genocida hasta ahora impune, el ejecutor del plan genocida de los ‘cruzados’  bajo el pretexto de la ‘lucha contra el terrorismo’ no tanto por defender la religión católica sino el sistema unipolar vigente hasta por aquel entonces.
Esa es la situación con Benedicto XVI quien termina un periodo sustentado en un fracaso de la política intervencionista del imperio del capital judío sionista árabe con la complicidad todavía genocida de la Iglesia con sede en Roma como se puso en evidencia concreta luego del atentado del 11S en New York y las acciones armadas que se sucedieron posteriormente en Irak, Afganistán y las farsantes Primaveras Árabes de cuyo fracaso y entrampamiento se evidencia en Siria.
La presencia de Benedicto XVI era de por ya innecesaria y contraproducente. Al margen de las cuestiones triviales como la Fe y la religiosidad, la asunción de Francisco I le provee a la Iglesia de nuevos grados de libertad para desenvolverse en un nuevo contexto de definición de multipolaridad y crisis global donde la política intervencionista trasnochada del 2001 ya no tiene la fuerza necesaria, no se puede reproducir dos veces del mismo modo y no se puede sostener ya fácilmente.
Hay quienes dicen que la salida de Benedicto XVI ya estuvo preparada y lo que vimos es solo un show mediático implementado por el Clero con sede en Roma. Sea así o no, dicho cambio era inevitable más que premonitorio o predestinado (hasta se dice ahora que Francisco I ya sabía que iba a ser Papa).
Son las jugadas políticas de la Iglesia católica apostólica con sede en Roma como lo harían otras personas e instituciones en contextos cambiantes; unos para cambiar drásticamente las situaciones u otros para darle continuidad a lo ya realizado.
Ello lo hemos visto también en el cambio de secretarios generales del CEN Sute dirigido por elementos de Patria Roja. La permanencia de René Ramírez solo iba a restarles fuerzas en lugar de sumar pues él es el responsable directo de la implementación de la ‘nueva’ ley de Reforma Magisterial cuyas consecuencias se vendrán poniendo sobre el tapete con el transcurso del tiempo, y a su sucesor solo le cabe actuar bajo la misma línea (deslinde con el senderismo como si eso fuera lo más trascendental de su historia política y sindical) evidenciando cambios innecesarios pero solo para servir de engaño y de maquillaje ante tanto ingenuo andante.

EL LOCO DE LA CATEDRAL



Escuchando las noticias creí que se referían a Juan Luis Cipriani ese al que denominan cardenal, pero no, se referían a Gerson Urrutia Machuca, aquel personaje que irrumpió en un ambiente contiguo a la Catedral de Lima haciendo disparos y portando un simulador de bomba la que asustó a todos los asistentes a dicha boda.

Es bien cierto que su accionar puso en riesgo la vida de más de uno de los presentes allí. Las motivaciones solo radican en su cerebro y su nivel de experiencias. Al parecer por las pocas evidencias mostradas, quiso hacer experimentar el mismo temor que inspira la religión y los predicadores de la Iglesia ante su persona; es decir, algo recíproco. Cree ingenuamente que la Iglesia como institución mental se puede destruir, como él dijo en un vídeo, demoliendo sus muros o paredes, matando a los sacerdotes y seguidores, error que le observó indirectamente la madre de uno de los novios en el momento de los hechos.

Si situación está entre la mantención de la cordura y la derivación a la locura. Se dice que ha estado siendo tratado por esquizofrenia e incluso internado en un centro de salud mental (que todo indica la Iglesia no se la dará ni menos el Dios). Su encarcelamiento es de las más inapropiadas y peor todavía el querer ‘hospitalizarlo’ en un centro psiquiátrico, un despropósito.

Este personaje necesita básicamente el apoyo familiar y la asistencia de especialistas adecuados que le ayuden a resolver sus problemas (al margen ese de su deuda con alguna entidad bancaria que bordearía los 300 mil soles y que estaba pagando con un negocio en el Real Plaza).

Redundar en las circunstancias de su irrupción en la catedral es por demás absurdo ya, los afectados mediáticos tendrán que asimilar la situación vivida. Es un caso ‘especial’, ideal sería que a todos los individuos con problemas económicos los asistan y faciliten el pago de sus deudas, quien no.

La policía está haciendo todo un show ridículo, chistoso e innecesario con su detención e internamiento penitenciario. Dependiendo de quién se trate el personaje en cuestión y de dónde se cometa el “delito” pareciera ser el estímulo para aplicar la legislación. Solo veamos a Alberto Fujimori en su “cárcel” en el cuartel de la DINOES en Ate para ver la doble racionalidad política y legal de dicha policía.

Para variar, haría bien el sacerdote que oficiaba la misa de matrimonio el pedir su liberación y asistencia inmediata puesto que no se sabe si dicho personaje será el único o simplemente fue el primero que anda a ciegas y por ello ingresó a dicha Catedral (quien ve no tiene la necesidad de entrar a dichos lugares salvo para hacer turismo vivencial).

sábado, 23 de marzo de 2013

BERGOGLIO (FRANCISCO I) INTEGRÓ LA ORGANIZACIÓN NAZI-FASCISTA “GUARDIA DE HIERRO”



En este blog hemos acostumbrado ya a recopilar y reproducir temas de diversos medios sean estos ‘de derechas’ o ‘de izquierdas’ según la intencionalidad vinculada al contenido del blog (el pensamiento y sus productos). Observamos aquí a las Iglesias en general puesto que se han convertido desde hace siglos en especialistas de la manipulación mental de las estructuras mentales religiosas humanas sobre el orbe.

Comprendemos que bajo una estructura mental propia de los católicos apostólicos y romanos (supuestamente cristianos o con el cliché de cristianos), se adopte la complicidad en la violación de los derechos humanos elementales o fundamentales bajo el pretexto principal de la defensa de una idea construida por la historia cultural del hombre como es el de la religión y el Dios de los humanos, en general.

Bajo esa premisa defensiva es que diversos personajes que hoy muestran sus caritas ingenuas, angelicales y estúpidas de santidad se nos muestran como los directores de la fe de los ‘cristianos’ presuntos sobre el planeta con la ‘autoridad’ dizque suficiente como para pretender ingenua y pendejísticamente ‘superponerse’ por sobre nosotros o los demás.

Al igual que Benedicto XVI entre otros, el actual denominado Papa Francisco I (Jorge Mario Bergoglio) no escapa de ese patrón de conducta (digamos vulgarmente “anticomunista” del siglo XX), de ese perfil necesario para ser ‘Papa’ regente de un falso Reino de Jesucristo que en esencia debería prescindir de la Iglesia sea este en Roma o en cualesquier lugar presuntamente ‘santo’.

La absurda idea de que el concepto del Dios es la culminación máxima del pensamiento superior humano es un tremendo embuste que solo se puede sostener con la fuerza de las armas (muchas veces con el genocidio, como el reciéntemente ocurrido en Irak) más que con la fuerza de las ideas. El Opus Dei como organización político-religiosa concretiza a las posturas más radicales y ortodoxas de la defensa de lo absurdo y aberrante a la concepción y principalmente a la praxis cristiana.

El embuste de la religión vía las Iglesias a de terminar en algún momento y pasar a los anales de la historia para su estudio como expresión degenerada del cristianismo (como puede ser el islamismo y el judaísmo) y del pensamiento humano.

Aquí (la imagen bien pudo haber sido elaborada con la cabeza del Cristo en el pecho de Francisco I, a la altura de su corazón, y la cabeza del dictador católico Videla a la altura de su hígado) paso a reproducir un artículo tomado de http://www.eldiariointernacional.com/spip.php?article3662

Por: Ernesto Carmona (Resumen. Informativo de la región de Concepción).
Miércoles 20 de marzo de 2013

El nuevo Papa colaboró con la dictadura militar argentina

Jorge Mario Bergoglio, antiguo Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), jesuita dedicado a la docencia durante muchos años, nacido en Buenos Aires en 1936, delató ante los servicios de inteligencia de la dictadura militar encabezada por Jorge Rafael Videla (jefe del ejército) y Emilio Massera (jefe de la marina) a los sacerdotes jesuitas Francisco Jalics, Orlando Yorio, Luís Dourrón y Enrique Rastellini.
Según un documento facsimilar obtenido por Horacio Verbinsky para su libro “El Silencio” y difundido en las redes por el historiador chileno Sergio Grez, Bergoglio acusó personalmente a Jalics de “actividad disolvente en Congregaciones religiosas femeninas (conflicto de obediencia)” ante un esbirro de apellido Orcoyen. El informe policíaco dice que el sacerdote Jalics fue “detenido en la Escuela de Mecánica de la Armada el 24 de mayo de 1976-noviembre 76 (6 meses) acusado con el padre Yorio (como) sospechoso de contacto guerrillero”. Jalics y Yorio fueron secuestrados, estuvieron desaparecidos y salieron en libertad. La jerarquía católica argentina no se distinguió por defender los derechos humanos bajo dictadura, como lo hizo la chilena.
La periodista chilena Nancy Guzmán aseguró en las redes que el pasado oscuro de Bergoglio en Argentina se debe a que lo acusan de colaboración en la detención de un laico y dos sacerdotes sometidos a tortura y desaparición en tiempos de la dictadura militar que comenzó en 1976. Aunque no hay una sentencia sobre el caso, cinco testimonios atestiguaron la relación del nuevo Papa con estas desapariciones. El periodista Horacio Verbitsky ha sido el investigador más interesado en sacar a la luz las pruebas que pudieran relacionar a Bergoglio con estos episodios de la "guerra sucia" en Argentina.
No obstante, las relaciones de Bergoglio con la dictadura no terminaron ahí, ya que posteriormente las Abuelas de Plaza de Mayo reclamaron ante la Justicia argentina por su implicación en el robo de bebés, concretamente en el caso de la nieta de Alicia de la Cuadra, una de las fundadoras de aquella asociación.
En 2009 mostró su lado más caritativo cuando en una homilía afirmó que la deuda social es "inmoral, injusta e ilegítima", especialmente "en una nación que tiene condiciones objetivas para evitar o corregir tales daños, pero que lamentablemente pareciera optar por agravar aún más las desigualdades".
No obstante, su perfil se vuelve de nuevo oscuro cuando meses más tarde, en pleno debate sobre el matrimonio homosexual en Argentina, el entonces cardenal declaró: "Está en juego la identidad y la supervivencia de la familia: papá, mamá e hijos". Sobre este mismo asunto añadió: "No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es solo el instrumento) sino de una ’movida’ del Padre de la Mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios". Esta postura le valió un duro enfrentamiento con Néstor Kirchner, entonces presidente de la nación argentina, dijo Guzmán.

El caso Von Wernich

La iglesia católica, y en particular el cardenal Bergoglio, defienden aún a Christian Von Wernich, confesor del ex Jefe de la Policía Bonaerense Ramón Camps, detenido desde septiembre de 2003 y acusado de numerosos homicidios y múltiples privaciones ilegales de la libertad y torturas, durante la dictadura militar argentina, en diferentes Centros Clandestinos de Detención, delitos por los que está procesado en la ciudad de La Plata.
Está probado que Von Wernich es culpable de los crímenes de que le acusan y de las más desagradables prácticas, como justificar las torturas y los asesinatos, o pedirle dinero a los familiares de los desaparecidos con la falsa promesa de conseguir su liberación, escribió en las redes C. Pintol.
Ante todo esto, la única declaración de la iglesia fue para confirmar que este delincuente sigue integrando sus filas. De hecho, la Iglesia Católica ayudó a Von Wernich a escapar a Chile donde fue reubicado bajo un nombre falso en una parroquia. Sin atender a estos hechos el cardenal Bergoglio aludió al juicio como una persecución calumniosa a la Iglesia y llamo traidores a quienes “maldicen el pasado”. En cambio llamo a perdonar lo que fue pecado e injusticia.
El sociólogo y ex decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA Fortunato Mallimaci dijo refiriéndose a Bergoglio “Hay una postura en el arzobispo en el sentido de reivindicar lo que fue la dictadura. Lo ha hecho antes y lo hace ahora cuando dice que no se revise el pasado”. Esta declaración estaría sustentada por la adhesión enviada por Bergoglio al acto organizado por Cecilia Pando en homenaje a las “víctimas de la guerrilla”, el reclamo de una amnistía para los militares procesados por intervenir en la represión ilegal y su intento, de la mano de Duhalde, por terminar la revisión de los crímenes de guerra acuñando el nefasto slogan “Memoria completa”.
En "El silencio", Horacio Verbitsky informa que el cardenal habría entrado en contacto con una organización nazi-fascista llamada Guardia de Hierro lo que habría implicado relaciones especiales con Emilio Massera, jefe de la marina y co-gobernante con el dictador Jorge Rafael Videla. En el mismo libro se trata con más profundidad y se aportan pruebas a la denuncia ya hecha ante la Iglesia y dictadura por Emilio Mignone.
El 23 de mayo de 1976 la Infantería de Marina detuvo a cuatro jesuitas a cargo de Bergoglio: Orlando Yorio, Luís Dourrón, Enrique Rastellini y Francisco Jalics. Yorio, quien confirmó el contacto entre Bergoglio y Massera, estaba convencido de que fue el actual cardenal quien lo entregó a los militares e incluso pudo haber presenciado alguno de los interrogatorios.
Bergoglio les habría pedido a Yorio y Jalics que abandonaran la villa donde trabajaban, al negarse estos habría hecho saber a los militares que no los protegía más y pocos días después fueron raptados. Esta versión se correspondería con documentación descubierta por Verbitsky en la que se informa que “Este sacerdote (Jalics) fue un subversivo, que tuvo problemas con sus superiores y que fue detenido en la Escuela Mecánica de la Marina”.
Es por esto que hay quienes dicen que Bergoglio es “un maquiavélico felón que traicionó a sus hermanos y los entrego a la desaparición y la tortura por la Junta Militar en aras de una insaciable ambición de poder”. Así Bergoglio llama al olvido y califica el juicio a Von Wernich de calumnia, porque sabe que él es el próximo. Esperemos que en vez de “llamar a perdonar” pida perdón, que es lo que en realidad le corresponde, concluyó C. Pintol.

Otras revelaciones sobre Bergoglio en dictadura

Según el portal "Informeurbano.com.ar" (1), el médico Lorenzo Riquelme, hoy de 58 años y residente en Francia, dice que la patota que lo secuestró y lo torturó en 1976 salió de la sede principal de la Compañía de Jesús, donde vivía y era principal responsable el superior provincial Jorge Mario Bergoglio. Riquelme tenía militancia en la Juventud Peronista y en el movimiento cristiano vinculado con los curas del tercer mundo. Para averiguar dónde encontrarlo golpearon a su novia, que trabajaba en el Observatorio de Física Cósmica de San Miguel, dentro del predio del Colegio Máximo.
Riquelme cree que se trató de un grupo operativo de la Armada que tomó posiciones allí después del golpe. En esos apremios participó un sacerdote que con autorización de Bergoglio era capellán militar de la Escuela de Suboficiales General Lemos, en la vecina guarnición de Campo de Mayo.
El ex jesuita Miguel Ignacio Mom Debussy, hoy de 63 años, hizo los votos el 13 de marzo de 1976 y Bergoglio fue su padrino de ordenación el 3 de diciembre de 1984. En los viajes entre San Miguel y la Ciudad de Buenos Aires en los que le hacía de chofer, Bergoglio le habló del proyecto político del jefe de la Armada, Emilio Massera, y le comentó que se había reunido con él varias veces.

El mago González

El Observatorio fue un lugar de encuentro de la militancia en los últimos años de la década del 60 y los primeros de la siguiente. Mucha gente de la zona almorzaba en su comedor, que era muy barato, y pasó a ser punto de reunión y de discusiones políticas. Entre quienes pasaron por allí estuvo Marcelo Kurlat, El Monra, uno de los dirigentes de las FAR, que luego del golpe murió al resistirse al secuestro por el grupo de tareas de la ESMA.
El periodista Horacio Ríos trabajaba en la Municipalidad de San Miguel (hoy General Sarmiento), militaba en la JTP e integraba la comisión directiva del sindicato municipal. Su madre y su hermano trabajaban en el Observatorio. Ríos ayudó a crear una comisión interna (sindicato) muy combativa, que entre 1973 y 1975 logró importantes reivindicaciones. Los jesuitas no estaban muy conformes con que la efervescencia política en la que habían participado afectara sus propias instituciones.
La esposa de Ríos era Graciela Podestá, quien entre 1999 y 2003 fue diputada bonaerense por el Frepaso. El ex jesuita Alberto Sily narra que poco antes del golpe muchos científicos y técnicos del Observatorio recibieron cartas con amenazas de la Triple A y cinco de los principales se exiliaron, en Uruguay y en México. Podestá y Ríos recuerdan a un jesuita de apellido español, que no trabajaba en el Observatorio pero vivía en el Colegio Máximo, que siempre “llegaba con dos tipos armados con FAL”.
Ese fue el sacerdote que participó en los apremios a la novia de Riquelme. Su nombre era Martín González. Mientras la golpeaban, González le sugería que colaborara. “El torturador malo y el torturador bueno”, dice Riquelme. Antes que comenzara a operar la Triple A ese sacerdote se comportaba “como una ovejita” pero luego del golpe “pasó a ser un lobo”, dice Graciela Podestá.
Mom Debussy se sorprendió al conocer ese rol. “Lo considerábamos muy bueno. Nos divertía con sus actos de prestidigitación. Cuando murió lo afeité y lo coloqué en el cajón”. Para Riquelme fue más que una sorpresa: “Era como si mi padre me hubiera traicionado, como una violación. Nosotros teníamos una agrupación de scouts, de la que González era capellán. Hacía magia, nos sacaba pañuelos de la oreja, nos enseñaba los trucos”. Ambos consideran imposible que estos hechos pudieran ocurrir sin aprobación de Bergoglio, quien ejercía un control absoluto sobre todo lo que ocurría en su sede.
“Cuando asumió como provincial, en julio de 1973, mudó la curia provincial, que estaba en la calle Bogotá, de Caballito, al Colegio Máximo, para controlar mejor a los novicios y a los profesores. Allí se apropió del departamento del rector, y lo redecoró. Constaba de despacho, dormitorio y baño. Decía que cada uno es libre de hacer de su culo un florero, pero controlaba todo, desde la mentalidad a lo que hacías, se metía en las habitaciones individuales, revisaba cada cosa”, relata Mom Debussy.
Mom Debussy se define como “la oveja negra de una familia de la oligarquía”. Por vía paterna desciende de Juan Martín de Pueyrredón y su abuelo materno era hermano del músico francés Claude Debussy. Su madre fue fundadora de la Democracia Cristiana, “de la línea garca de Manuel Ordóñez”. Eligió ser jesuita porque se llamaba Ignacio y era “la orden más aristocrática y combativa”.
Riquelme, en cambio, proviene de una familia humilde y creció en el Barrio La Manuelita, a pocas cuadras del Máximo. “Pasaba el día con los jesuitas”, evoca. Cuenta que en “el pequeño Vaticano” que era San Miguel “todos se conocían. También los milicos vivían allí. Iban a misa en el Colegio Máximo y sus hijos estudiaban en los colegios católicos. Muchos militantes del Peronismo de Base vivían en el Barrio Villa Mitre y trabajaban en el Colegio Máximo, durante los años culminantes del progresismo católico, en 1972 y 1973.
Había también ex seminaristas. Estaban en comunidades orientadas por el sacerdote italiano Arturo Paoli”. Bergoglio se encargó de suprimir ese fenómeno. En la primera congregación provincial que presidió, en abril de 1974, dijo que los jesuitas debían evitar lo que llamó las “ideologías abstractas no coincidentes con la realidad” y reaccionar con “sana alergia cada vez que se pretende reconocer a la Argentina a través de teorías que no han surgido de nuestra realidad nacional”.
Mom Debussy recuerda que hacia fines de 1974, “Bergoglio nos mandó a una manifestación de Isabelita en la Plaza de Mayo”. María Estela Martínez de Perón salió al balcón “vestida de rosa y habló de anular contratos con la Siemens. Al frente de nuestro grupo puso al maestro de novicios Andrés Swinnen. Tuvimos que ir todos con una bandera argentina”.
Bergoglio era amigo personal del coronel Vicente Damasco, a quien visitaba en su casa de la calle Asunción, en Villa Devoto. Damasco fue encargado de la custodia de Juan D. Perón y profesor de Planeamiento y Organización en la sede San Miguel de la Universidad jesuita del Salvador. Con el asesoramiento de Bergoglio elaboró un proyecto de reforma constitucional. El primero de sus ocho principios orientadores decía que “la Divinidad es la medida de todas las cosas”.

El proyecto de Massera

“Ahora dice que viaja en subte y colectivo. En la larga década en que yo lo serví no iba a ningún lado sin el auto, ni siquiera a los barrios que estaban a pocas cuadras, como La Manuelita”, refuta Mom Debussy, quien subrayó y anotó su ejemplar de El jesuita, la autobiografía que Bergoglio acaba de publicar en su descargo. Los viajes más largos eran entre San Miguel y la Ciudad de Buenos Aires. Varias veces le comentó encuentros con el miembro de la Junta Militar Emilio Massera.
“Me dijo que quería proteger a los novicios y estudiantes (dos veces aparecieron milicos cuando yo estaba en el noviciado, nos hicieron salir, nos apuntaron. Después no nos acosaron más). Estaba en negociaciones con él porque quería que la Marina comprara el Observatorio de Física Cósmica, lindero al Colegio Máximo”. No se llegó a un acuerdo y en diciembre de 1977 lo compró la Fuerza Aérea. Varias personas que trabajaban allí “fueron secuestradas y cuando recuperaron su libertad, fueron despedidas por Bergoglio”, dice Riquelme. “Hay quienes dicen que los protegía, porque les pagó el último sueldo”.
A Mom Debussy, Bergoglio también le habló en los viajes del proyecto político de Massera.
–¿Con simpatía?
–Seguro que con disgusto no. Le parecía bien que fuera contra Videla.

Yoga y oración

En La Manuelita estaba la parroquia Jesús Obrero. Allí se instaló el sacerdote Jorge Adur, quien era integrante de Montoneros, con tres seminaristas de la orden asuncionista que estudiaban teología en la Facultad que funcionaba en el Máximo. Con Adur tenían un vínculo afectivo pero no político, porque “para ellos toda la política era el diablo. Nos lo habían dicho a los pibes del barrio para desaconsejarnos la militancia. Meditaban diez horas por día, hacían yoga y oración. Pensaban irse a la Patagonia por un año a meditar. Eran contemplativos, como Jalics”, dice Riquelme.
Dos de esos seminaristas, Carlos Antonio Di Pietro y Raúl Eduardo Rodríguez, fueron capturados el 4 de junio de 1976, en un operativo del Ejército y la policía con armas y uniformes a la vista. Adur no había ido a dormir esa noche al barrio. “Por la mañana los vecinos se turnaron para esperarlo en la parada de colectivo y avisarle para que se fuera.” Diez días después, “un grupo del Ejército me levantó a mí y a Haydé Balmaceda, de la Unidad Básica de La Manuelita, que era ayudante de una clínica. Creo que el lugar al que nos llevaron era una comisaría, a veinte minutos del Camino Negro, donde nos tuvieron encapuchados. Tenía celdas, baño y sala de torturas, con electricidad. Nos torturaron y nos preguntaron por esos curas y por la posta sanitaria de Montoneros”. Dos días después los sacaron en un camión, a las 4 de la mañana. Riquelme se cayó sobre una persona, que le preguntó:
–¿Quién sos?
–Lorenzo.
–¡Que suerte, no quería morir sola! –le respondió Balmaceda.
Los llevaron a un descampado y los hicieron arrodillar. “Yo quería morir de pie y gritando alguna consigna heroica como en las películas. Pero tenía la garganta cerrada. Me pegaron un empujón y se fueron. Pensé que estaba muerto. Haydé me decía que nacimos de nuevo el mismo día y que la gordura la salvó de que la violaran.”

Guardias con FAL

Durante los días de ausencia de Riquelme, el capellán Martín González le dijo a su novia: “Este se fue a curar guerrilleros”. La detuvo en el Colegio el grupo de marinos que se habían instalado en el Observatorio. Mientras le pegaban, González participaba. “Decí dónde está, mejor que hables porque si no no puedo hacer nada por vos”.
Riquelme se había refugiado en la casa de una compañera de facultad, hija de un militar. A las nueve de la noche la novia no pudo resistir más. Lo llamó por teléfono al número que él le había dado, le preguntó dónde estaba y le pidió que la esperara allí. “Veinte minutos después caen y me levantan. Encapuchado, me llevan hasta una casa operativa, creo que en Bella Vista. No me creían que ya había estado secuestrado, me torturaban y me decían que había estado curando gente.” A la madrugada lo sacaron de allí. Uno lo asía del brazo.
–¿Qué va a pasar? –preguntó Riquelme
–No sé, están decidiendo –le respondió.
Lo llevaron hasta una ruta y lo tiraron en una zanja. “Cuando se van me levanto, camino y reconozco que estoy a 200 metros del Colegio Máximo, en el barrio que está enfrente.” Recién días después, Riquelme pudo hablar con su novia. “Me cuenta que me entregó porque González le dijo que colaborara. Yo lo conocía desde que fui boy scout. Siempre venía de la Escuela Lemos con chofer en una F100 del Ejército, acompañado por dos guardias con FAL. Nunca pude acercarme para hablar con él.” Graciela Podestá recuerda que el sacerdote de apellido español comentó: “Espero que esto sirva de lección”.
El uso de armas era habitual en el predio jesuita. “Bergoglio nos mandaba a hacer guardia nocturna con carabinas .22 y balas de plomo, cuando se recuperó la pileta de natación de los fondos del Máximo y hubo algún intento por bañarse de la gente del barrio aledaño, donde hacíamos catequesis y visitábamos las casas”, recuerda Mom Debussy. Riquelme fue uno de los jóvenes que lo intentaron. “El hermano Rivisic me tiró con la 22, porque me metía en la piscina. Me pasó cerca de la pierna y me dijo que la próxima vez me tiraba a pegar”, recuerda.

Almuerzo con granadas

En el Observatorio “había gente izquierdosa. Mariano Castex llevó ahí a muchos profesores de Exactas reprimidos en la noche de los bastones largos, curas progres, ex seminaristas. La Marina lo limpió. En 1975 hubo un Congreso controlado por el SIDE y la Marina”, dice Riquelme. Sus recuerdos coinciden con los de Mom Debussy. Ellos no se conocen y las entrevistas se realizaron por separado.
“Bergoglio invitaba al Colegio Máximo a oficiales de Campo de Mayo, que venían de uniforme. Una vez llegaron varios con ropa de combate y unas granadas redondas colgando. Los recibió en el comedor viejo del tercer piso, que después el mismo Bergoglio clausuró. Estábamos cenando y llegaron con un capellán”, recuerda Mom Debussy. Podestá y Ríos cuentan que en el barrio corren historias sobre cuerpos enterrados en las adyacencias del Colegio Máximo y su viejo cementerio. Según esa leyenda un cuidador del Colegio y varios vecinos vieron fantasmas de gente sangrante.
Después del segundo secuestro, Riquelme se fue a vivir en una casa de la calle Malabia al 1400, en la Ciudad de Buenos Aires, que pertenecía a la Faternidad de Hermanitos del Evangelio Charles Foucauld. Allí vivían los curas Jesús y Mauricio Silva Iribarnegaray. Mauricio trabajaba como barrendero municipal.
El 22 de mayo de 1977, Riquelme se fue de la Argentina hacia Francia, donde aún vive. Su hija, nacida en París, se apasiona por entender aquella época. Desde hace dos años estudia Ciencias Políticas en la Argentina. “Mauricio me acompañó al aeropuerto. A él lo secuestraron quince días después”, y sigue desaparecido. En París, participó en la denuncia de las atrocidades de la dictadura. “Adur estaba deprimido. Algunos padres le escribieron que era un sinvergüenza que vive en el dorado exilio y a mi hijo lo mataron. Por eso aceptó ese rol ridículo de capellán del llamado Ejército montonero. Lo secuestraron en 1980 cuando llegó con documentos falsos e intentó ir a Brasil para acercar a las Madres de Plaza de Mayo al papa”.
Desde París, Riquelme le hacía el control telefónico. Cuando Adur dejó de llamar, Riquelme avisó a los asuncionistas, que son dueños del diario La Croix, pero recién al cabo de una semana aceptaron publicar una nota en condicional. “Me decían que Adur sabía lo que le podía pasar. Jesús también sabía, les contesté”.

Notas: