jueves, 28 de noviembre de 2013

ENCUBRIENDO AL ¿ESTADISTA? OLLANTA HUMALA TASSO. LA OLLA DE OLLANTA.



La tele llorona del caso Óscar López Meneses no tendrá nunca de acabar más aún si es en nombre de la pacificación nacional del que Ollanta Humala Tasso quiere ser su gran mentor, es decir, la de figurar como el ‘pacificador’ en los libros de historia del Perú.

Un año y 8 meses “sin que se dieran cuenta” de que se protegía al operador del delincuente terrorista Vladimiro Montesinos Torres y en las narices de Ollanta Humala. Nada es casual.

Por estos días, la prensa y los medios policiales pretenden hacernos creer que el comandante PNP Alfredo Marín Salazar (el jefe del Estado Mayor de la Sub Unidad de Acciones Tácticas -SUAT-) luego de haber confesado que adulteró (inicialmente dijo que no) el cuaderno de control del servicio de seguridad que se prestaba a la casa de Óscar López Meneses (como si esa fuera la evidencia, la prueba, de que Palacio de Gobierno no sabía de dicha protección) es el único responsable de este escándalo pues eso percibe la opinión pública y que eso ‘resuelve’ este enredo.

Marín (según él algo nada fuera de lo ‘común’) afirma que hizo esas tachaduras el 19 de junio de este año 2013 (y no el 2012) y se pasa por alto, casi adrede, el hecho de que la protección ya venía desde el mes de marzo del año pasado 2012.

Las tachaduras no son el hecho trascendental como para ‘desvincular’ al gobierno y a Ollanta Humala en este caso, las investigaciones no se están haciendo con la seriedad ni la imparcialidad respectiva (una comisión de este Chongreso no garantiza absolutamente nada, excepto la impunidad como el que venían buscando para Fujimori y sus secuaces en prisión). El gobierno, “los poderes del Estado” y sus fuerzas armadas y policiales están actuando como jueces y partes  en este caso, corrillo al que al parecer se están subiendo algunos periodistas de renombre, ojalá nos equivoquemos. Aquí no cometeremos el error de la periodista Cecilia Valenzuela (quien fue catalogada como ‘irresponsable’ por Óscar López Meneses al divulgar esta protección) de Willax TV al hacer un posterior llamado apresurado (casi de ‘arrepentimiento’) al pedir que este caso pase al olvido y dejemos de hablar de este en razón a las consecuencias derivadas que ponen en tela de juicio la validez de la constitucionalidad aplicativa de las leyes, de la concertación orquestada de todos los poderes del Estado (para la impunidad de sus delitos) y del carácter ‘democrático’ del gobierno que las sustenta y representa; que le da trabajo también.

Esperamos que algunos reputados periodistas no se presten a las jugadas tendenciosas del poder solo por el hecho de evitar a toda costa los escándalos que involucran a Seguridad del Estado dado que solo son personas (lo mismo que el cargo de presidente) y pueden cambiarse, así de simple. Desde mi poca experiencia como bloguero, si bien uno puede equivocarse en algunos nombres, uno no puede equivocarse en fechas y publicar datos sin tener la certeza o la seguridad de los mismos, errores que pueden conducir a desviaciones tendenciosas en la opinión pública.

La esposa de Ollanta Humala, Nadine Heredia, actuando como vocera de éste, ha dicho que la comisión que debe investigar este caso debe considerarse desde 1990 pues involucra dicho personaje OLM a todos los gobiernos sucedidos desde aquel entonces. Cierto, es coherente el pedido de dicha señora pero oportunista en razón a que no solo deberá quemarse con este escándalo el gobierno actual sino todos los anteriores. Es decir, insinúa con total razón que todos están metidos en la misma olla de Ollanta y que no deben hacerse a los cojudos con este escándalo mediático.

Es decir, hablando en castellano resumido, no se producirá investigación imparcial ni seria y todo (absolutamente todo) quedará en dimes y diretes (no es causal que Alan García haya dicho que este gobierno ‘es una pérdida de tiempo’ refiriéndose a temas de ‘desarrollo’ aderezando aún más el circo gubernamental). Al menos esta señora no habla las huevadas que habla el congresista Abugattas con respecto a un ‘golpe de Estado’ y que solo refleja en su percepción personal dicha sensación y no sin razones apelando a su consciencia y decencia política que el poder se lo ha metido por el culo; de quien es chistosa, por no decir cínica, su afirmación respecto del caso OLM de “que se investigue el caso de Óscar López Meneses... y que se llegue a fondo”.

Es terrible cuan bajo han llegado todos (gobiernistas y no gobiernistas) los que se han prestado a la criollada del “plan de búsqueda de impunidad de todas las acciones del Estado en la guerra interna” como para en nombre de la democracia restaurada y la ‘paz’ lograda (del que Alberto Fujimori se declara el mentor y pide a posteriori una estatua frente a Palacio de gobierno cuando debe estar preso ya en la Base Naval del Callao o en Piedras Gordas y no en un cuartel de la PNP), de los costos involucrados en este (olvidando a rajatabla lo sucedido durante la dictadura cívico-militar Fujimontesinista), de una pírrica y absolutamente falsa ‘victoria contra el terrorismo’, cuando de lo que debería de hablarse es de una mediática ‘victoria contra el comunismo peruano’ y no contra la ‘izquierda peruana’ pues hablar de izquierdas en este país es hablar de cualesquier huevada.

Lo más asombroso para mí es que la ‘izquierda oficial’ peruana no dice ni ‘ésta boca es mía’ subiéndose al carro gobiernista y ‘democrático’ o servir como furgón de cola pues para no entrar en conciliábulos ni cercanías ni posturas con los remanentes en armas del partido Comunista del Perú o ser catalogados de terroristas o ‘anti sistema’ (como a los del Movadef). Sabia y sana decisión para ellos. En nombre de ellos tendremos que tragarnos las inspiraciones democráticas de estos en aras de la estabilidad y la institucionalidad democrática en el país. Como para trapear el piso (del que ni las afirmaciones de Henry Peace sobre la de no dejar pasar estas acciones del fujimontesinismo no tienen ni razón de ser en concreto pues no se trata solo de decir mediáticamente sino de hacer permanentemente; yo creí que al igual o menos que el cojo Javier Diez Canseco, que ya se había muerto, vociferando en su lecho de muerte contra los senderistas de mierda por el hecho de haber cagado a la izquierda en el Perú).

Todo sea por la felicidad de los demócratas de nuestro país. ¡Y después la recua de este país me cataloga mediáticamente de infiel, inmoral y cochino y hasta pretende darme muerte por esa razón!

No en contradicción con lo que manifiesto aquí, algunos ingenuos huancavelicanos pero convencidos reaccionarios Fujimontesinishumalistas han salido ahora a “hacerme frente” tildándome públicamente de “soplón” en su ingenua percepción de que podrían ‘ejercer’ alguna acción mental mediática represiva o algo por el estilo (como si tuviera algún compromiso con la basura que denunció convenientemente Ollanta Humala). Ese cliché no es nuevo para mí, ya lo hicieron quienes aceptaban, aprobaban o validaban las ejecuciones extrajudiciales en nombre del Estado (caso de los estudiantes de la Cantuta por ejemplo), luego aquellos que estuvieron del lado (como antagonistas también funcionales) de los mercenarios delincuentes terroristas de Al Qaeda que se prestaron al juego terrorista funcional al imperialismo judío sionista árabe que en otros medios (incluyendo públicos) denuncié inmediatamente después del 11S (que sectores de la izquierda hasta me tildaron de ‘loco’ por aquel entonces y que lo hicieron del mismo modo con otros personajes en la web que nos vimos involucrados directa o indirectamente en esos escenarios).

Es innegable, verdaderamente cierto que lo que decimos (o hacemos, no solo aquí) no ha de ser del agrado de muchas personas o individuos, sean estos servidores, funcionarios o no del Estado. Ya lo dije hace algún tiempo, si quieren meterme un tiro en la cabeza, háganlo, así de simple. Es fácil disparar, solo tienen que apretar el gatillo y ¡puummm! Lo que hacemos no es propio de los cobardes, tampoco de los valientes. Quien ha asumido conscientemente la ‘cosa’ pública se tiene que exponer a que lo enjuicien, lo sancionen, lo manoseen, le metan el dedo, lo eructen, lo vomiten o lo liquiden. Esa es la gran ventaja de quienes permanecen tranquilos en sus casas (indiferentes a que si se los chupan o no) o deambulan por las calles como papeles usados movidos por el viento.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

LA N.S.A. ESPIÓ LOS HÁBITOS SEXUALES EN INTERNET DE PERSONALIDADES MUSULMANAS



 Aquí el artículo en Actualidad RT noticias sobre el caso: http://actualidad.rt.com/video/actualidad/view/112568-nsa-espio-habitos-sexuales-musulmanes

Quizá sea una exageración emplear el término de ‘personalidades’ (aunque ya sabemos comprobadamente que hasta los miembros más reputados de la Iglesia visitan dichas páginas pornográficas, tal como se puso de manifiesto en el pontificado de Benedicto XVI), pero la relatora de noticias dice lo siguiente (bajo el título de “Espiral de espionaje”):

La NSA monitoreó las acciones en internet de personas que presuntamente hacían propaganda de corte radical. Según los medios que se basan en los documentos secretos revelados por Edward Snowden, la agencia de seguridad incluso registró sus visitas a páginas de pornografía con el fin de desacreditarles posteriormente. En concreto, se trata de seis sospechosos de promover ideas extremistas en la red, uno de ellos sería un ciudadano estadounidense o un residente en este país. A cada uno los detectaron y asignaron con lo que se califica de vulnerabilidad en los documentos. Algunos de estos rasgos descritos son por ejemplo visitas a páginas web con pornografía. Ninguno de estos seis individuos está acusado oficialmente de colaborar con terroristas aunque los archivos identifican a unos como partidarios de la idea de que el gobierno norteamericano estuvo involucrado en los atentados del 11 de setiembre del 2001”.

No es extraño que los organismos de Seguridad de los Estados en general implementen este tipo de acciones para controlar, quebrar o ‘eliminar’ a sus adversarios potenciales. Eso se corresponde con la política de la doble conducta moral (caso del típico doble rasero norteamericano sionista) puesto que dichas ‘ventajas de la información’ son utilizadas no siempre con fines humanitarios sino todo lo contrario, bajo la premisa de que ladrón que roba a ladrón tiene mil años de perdón y que por ello se justifica cualesquier acción contra estos aunque ello involucre la eliminación física o la utilización de estos como conejillos de indias para planes diversos incluyendo los del Terrorismo de Estado. Son los usos de la moral como recurso para la guerra en general.

Aquí en el Perú todavía se sigue utilizando ese argumento como parte de la “guerra fría” derivada de la guerra interna con los seguidores de Abimael Guzmán, tanto por agentes policiales y militares así como por la población en general tenga o no la autoridad moral para hacerlo (general o totalmente sin tenerla pero que la justifican dentro del contexto de la guerra). Ello no solo contra los combatientes y simpatizantes de la guerrilla maoísta sino también entre quienes se disputan cuotas del poder del Estado (caso de los poto audios de Lourdes Flores, el chuponeo fujimontesinista por contrato promovido por Óscar López Meneses y compañía oficialista  de turno gubernamental, etc.).

Son las formas de escudriñar, escarbar, en los probables sentimientos de culpa de los individuos y aprovecharse de sus contradicciones mentales (neurosis paranoides) a consecuencia de ello (pudiendo o no exponer la seguridad de quienes las realizan) y potencialmente en contra de aquellos en razón a su estructura mental parametrada modelada por las religiones y la sociedad en su conjunto.

Como si al elemento humano no le fuese a gustar el sexo y sus sensaciones (habría que extirparles a los sacerdotes sus genitales para que ello no ocurra), pero que definen determinados perfiles psicológicos para caracterizar a dichos individuos (más aún dentro del contexto de las acciones preventivas en la “lucha contraterrorista”).

Por ejemplo, si revisaran o rastrearan las páginas web en internet a las que tengo acceso con mi computadora, detallarían las incontables páginas pornográficas a los que accedo pública o privadamente. Faltarían archivadores y espacio para almacenar dichas informaciones.

Como diría la Paisana Jacinta “¡la cochinada que tienes en tu cabeza…!”; quién como ella, fiel hasta la muerte a su Wuasaberto, así pues ya tiene garantizado un lugar especial en el Cielo, y yo, en el infierno de los religiosos y cucufatos de este país.

¿Será que las mujeres musulmanas durante el acto sexual al gemir de placer gritan “¡Alá, Alá!”?, ¿no será ¡alí, alí! como diminutivo sensual de allí?, o ¡Allah akbar, Allah akbar! (traducido: "¡Dios es grande, Dios es grande!"), "sí mamacita, sí". ¡Oh my god, oh, my god!, “¡Dios, Dios!”; ¿con los judíos no será ¡Yahvé, Yahvé!?, “no mamacita, todavía no la veo”. Pobre de aquellos cretinos a los que les pusieron el nombre de ‘Jesús’, ¿sus mujeres en el clímax repetirán: ¡Jesús, Jesús!?

Al fin de cuentas, si bien si hasta al Cristo puede pasársele o ‘hacerse al cojudo’ en algunos casos probables de desviaciones o perversiones sexuales, a la NSA por supuesto que no.

martes, 26 de noviembre de 2013

NO A LA SUSTITUCIÓN DE JESUCRISTO SEGÚN EL PAPA FRANCISCO O LA SUSTITUCIÓN DE LOS DIOSES EN GENERAL. LOS APUS DEL ANTIGUO PERÚ NO FUERON DIOSES




No se le puede negar al denominado Papa de Roma Francisco su afán reivindicador de la Iglesia y la función evangelizadora de los miembros de la Iglesia a quienes él les pide salgan de sus claustros a las calles y se enfrenten a riesgo de su integridad física abandonando la comodidad a la que se han visto desde hace mucho tiempo.

Ciertamente que el contexto más blando que le ha tocado recibir respecto a la de Benedicto XVI le permite hacer quecos y vericuetos en el nuevo contexto multipolar y la necesidad de acomodar a la Iglesia en el nuevo escenario mundial.

Acaba de decir que “Dios no se reemplaza” puesto que “causa daños” (dicho esto en la clausura del año de la Fe), que “Dios es el centro de todo y su sustitución causa daños”. “Jesús es el centro de la creación y sustituirlo por otra cosa, provoca daños para el ambiente y el hombre”. Obviamente después de mostrar al mundo los presuntos restos mortales de San Pedro del que se acepta ciegamente como verídicos en razón a una “cuestión de Fe”.

A estas alturas del desarrollo de las ciencias en general a escala global, las “cuestiones de Fe” ya no son suficientes para sostener, moldear y modular el pensamiento humano en un sentido humanista, social, de justicia, de valores humanos o lo que fuese en términos de la religiosidad que hasta ahora se creían “inmutables por los siglos de los siglos”. Una aseveración coyuntural del siglo XX que no avizoraba los cambios a sucederse con respecto al desarrollo social y humano a las que deberán actualizarse si no quieren quedarse obsoletos y caducos.

Lamentablemente, la religión y la creación humana del dios ya no son suficientes para explicar ni resolver las contradicciones generadas en su propio seno (para ni mencionar al sistema capitalista que les dio cobijo ante la arremetida ‘comunista’ del siglo XX). El hecho de haber monopolizado durante muchos siglos el ideal religioso y divino filosófico, en estos días está perdiendo peso y valor real concreto. Si bien los grupos de poder político y social posteriores a las primeras comunidades primitivas generaron y perfeccionaron progresivamente el sustento filosófico para anclar sus intereses materialistas (en estos tiempos del capital) a la divinidad del Dios (sea este Jesús o cualesquier otro), el haber hecho eso solo se corresponde con la racionalidad del pensamiento filosófico científico de aquellas épocas, es decir, hasta fines del siglo XX. En estos tiempos es insostenible mantener esa unidad contradictoria ya y que puede recalar a niveles de antagonismo.

Resulta curioso a nuestros días (no para los tiempos pasados de gloria de la Fe) que la Iluminación, la verdad, la sanación, el control moral social, a causa de la Fe religiosa, hayan radicado a través de esos tiempos pasados (y todavía vigentes en grandes sectores de la población) en la mantención de la ignorancia del común de las gentes, la mentira (aunque piadosas), el miedo y el engaño (como el del manto de Turín, las palabras del Dios judío a Moisés en el monte Sinaí, etc.), la hipocresía y el cinismo (la doble conducta moral). Épocas de oscurantismo que han servido para hacer florecer filosóficamente a la religiosidad y a la idea del  Dios o de los dioses en general.

Decir que ‘el Dios no se reemplaza’ no es un término preciso. Afirmar a nuestros tiempos que ‘es el centro de la creación’ tampoco lo es. Sustituirlo es cambiarlo por otro y no se corresponde con la actual tendencia (aunque todavía muy endeble y pobre) de prescindir de esta idea (no así de los preceptos morales) por su rigidez propia a la de organizaciones feudales (aquella de los “señores feudales”); salvo que como crítica severa al modelo global imperante, Francisco comprende bien el peligro que encierra la coyuntura actual a la Fe, aquella que los del Opus Dei y demás sectores religiosos paradójicamente todavía vienen contribuyendo alegremente a fortalecer, a sostener.

La concepción de la religión y la Fe como recursos para la conquista y el sometimiento ya no son viables ni sostenibles a la actualidad. Con el transcurso de los años tampoco lo será.

La religión católica impuesta en el antiguo Perú a través de la conquista española, la religión (evangelización) como vanguardia, avanzada de la conquista, ha tenido sus éxitos innegables y tangibles que ni la emancipación de 1821 la pudo borrar.

Los antiguos señores feudales pre Incas e incas antes de la llegada-intromisión de los españoles, dueños de inmensas extensiones de territorios, aquellos que eran ‘adorados’ como Apus (incluso se les paseaba públicamente en andas en procesión como señores principales y no como ‘Dioses’, incluso aquellos que Pachacútec tomó como ‘momias prisioneros’ y los españoles en un primer momento devolvieron o restituyeron temporalmente por compromisos a sus aliados); mediante la extirpación religiosa de idolatrías con claros ribetes políticos económicos, se les expropió a través de ello sus propiedades con el pretexto histórico y mal pensado (a mi modo de ver hasta hoy) por muchos proclives historiadores y antropólogos hasta nuestros tiempos en la necesidad de hacer creer a través de sus pensamientos filosóficos de que los antiguos peruanos eran “politeístas”, que adoraban a “varios dioses” (a la piedra, a los cerros o distorsionadamente denominados como “apus”, al jaguar, al águila, etc., etc.), que eran bárbaros y salvajes endemoniados, practicaban el canibalismo y toda retahíla de adjetivos exacerbantes que justificasen su ‘evangelización’ forzada, su ‘cristianización’ como recurso para remodelar la propiedad de la Tierra a consecuencia de la conquista entre los españoles y sus aliados (quiteños, chancas y posteriormente sectores incas debilitados y sometidos).

Para esas épocas, la Fe y la religión católica han sido correspondientes con la conquista y sus necesidades políticas, militares y económicas. La instrumentación ‘perversa’ de la idea de aquel Dios y su posterior enraizamiento en la racionalidad de los pobladores del nuevo Perú era inevitable y casi ‘necesaria’ de esa manera digámoslo así.

No es casual que pecando de miopía e ingenuidad ‘científica’ George Walker Bush con la anuencia solapada de la Iglesia católica y el conciliábulo con las demás iglesias del mundo entre ellas la judía y la musulmana, hayan pretendido instrumentar una suerte de “guerra moderna de los cruzados” tal como hizo mención Bush en el apogeo del intervencionismo (de “lucha contra el terrorismo”) pretendiendo que todo quede sujeto a sus necesidades y decisiones mediáticas, incluidas los argumentos de la religión o los de la Fe. Un producto de la manipulación de la mente humana dado su todavía estructura mental de esclavo feudal.

Ciertamente que muchos estuvieron de acuerdo. Nosotros no, es decir, la de justificar asesinatos y genocidios en nombre de la religión o de la idea o concepto de un Dios cada vez más degenerado y decadente, en aras de proteger lo que fuese.

Es en estas circunstancias de paz y no de guerra que las Iglesias en general tienen ahora los mayores desafíos, puesto que en tiempos de guerra, el sometimiento mental religioso de las gentes es más factible, es decir, como en Libia, como en Siria, estamos volviendo a tiempos retrógrados del pensamiento humano, aquellos que les son óptimos a reducidos grupos de poder (casi monárquicos), al pensamiento liberal y neoliberal, al capitalismo y al imperialismo (judío específicamente si nos basamos en el modelo unipolar norteamericano global del siglo XX todavía en intentos de reconstitución persistente).

Aunque no lo quieran o algunos no lo quieran creer, la vía futura no es la “sustitución del Dios” por otro o por otra cosa. Esa no es la visión más oportuna y congruente con el desarrollo social y el desarrollo del pensamiento humano (cada vez más crítico y racionalista). El Dios del siglo XX tendrá que quedar allí y los pensadores y filósofos religiosos de hoy deberán de dejarse de huevadas y de perder el tiempo en mantener filosofías religiosas que para otras épocas fueron ‘necesarias’ o pertinentes, acordes con el desarrollo y la programación de las estructuras mentales según los intereses del poder o de los grupos de poder económico y político imperantes que instrumentaron la religión y la Fe a sus necesidades.

Desde esa perspectiva, me parece congruente el deseo (un buen deseo) de Francisco de que Jesucristo salga de su encierro en la Iglesia y eso comienza por el reconocimiento de los demás, de todos aquellos que no son iguales como ellos ni piensan igual. Un gran desafío para quienes han vivido aupados en el poder; o según ellos, es implemente un acto de ingenuidad hermosa y angelical del denominado Papa Francisco. No sé si lamentablemente o no, pero, hay programas en la televisión que no nos cansamos de ver repetidamente una y otra vez. Ben Hur, la crucifixión de Jesús, el chavo del 8, el chapulín colorado, al pendejo(a) de mi ‘enemigo(a)’.

Romper esas ataduras o esos esquemas políticos y religiosos generados y consolidados durante muchos siglos atrás no será tarea fácil para estos individuos pues ello podría involucrar la destrucción de la Iglesia como un instrumento de poder político (aunque se niegue aquello), aunque no necesariamente de la Fe religiosa la que científicamente se puede adaptar a la sociedad o des-adaptar cuando sea necesaria (tal y como vino o viene sucediendo actualmente de manera empírica y filosóficamente subjetiva). El sueño de los ateos de acabarlo con todo no es más que una pajeada mental que solo se concibe en sus ridículas pero inspiradas cabezas y es recíprocamente correspondiente del mismo modo con los que sostienen la Fe y la religión, y también no deja de lado a los diferentes tipos de agnósticos que no aceptan ni rechazan ninguna idea posible (incluyendo la del Dios) solo porque simplemente sus cerebros no van más allá de su bóveda craneana o porque ‘perciben’, ‘sienten’ ‘científicamente’ que no se puede descartar absolutamente nada en el escenario de probabilidades del Universo.

La globalización de la Fe, la religión y la idea del Dios en las actuales circunstancias con los esquemas de siglos pasados es simplemente un exabrupto que solo la represión (con el castigo divino, sino la guerra), el engaño, la mentira piadosa pueden sostener. Es decir, habrá el Dios para rato, no se entristezca.

Su Dios los guarde a ustedes.

Atentamente: el bloguero. Sin ninguna religión (no en su acepción estrictamente política, puesto que en última instancia la religión es simplemente una forma sofisticada y especial de la política), sin ningún Dios cualesquiera de los humanos, sin su Diablo; solo con ustedes y sus creencias a mi alrededor.