sábado, 24 de mayo de 2014

LA MASACRE DE ODESA EN UCRANIA NO EXISTIÓ, SON SOLO MENTIRAS DE LOS FEDERALISTAS PRO RUSOS




Lo vimos por la TV y por el internet, el local sindical de Odesa se quemaba con hombres adentro.
Ahora sabemos que eran vídeos digitalizados, que el fuego era parte de un programa computarizado Ruso, el humo era el resultado de la misma tecnología.

Los diarios europeos y norteamericanos informaban a sus conciudadanos diciendo que habían muerto 38 ucranianos en un enfrentamiento sin especificar la información ni detallar los hechos, algo así como ‘semilla de pasto brota en el suelo’, o ‘mi pedo no tenía color’.

Los que saltaban de los balcones para no quemarse ficticiamente lo hacían para impresionar y por esa razón, producto de malformaciones psíquicas o mentales, diarios como The New York Times no podían escribir informaciones falsas y trucadas pues eso no es su lema ni propósito.

Los fascistas ucranianos que estaban protestando frente al local solo estaban pasando y se quedaron mirando el incendio por lo impresionante del hecho dado que los propios sindicalistas se prendieron fuego para impresionar.

Es explicable como mencionan medios europeos, no había agua y el calor era muy insoportable como para entrar a rescatar a los sindicalistas tal y como recogieron de boca de los fascistas ucranianos reporteros de la BBC de Londres. Intentaron sí apagarlo con sus salivas pero ya nada se pudo hacer.

Es también en razón a ello que la comunidad internacional no pudo formarse una opinión precisa de los hechos, es decir, la de protestar contra los sindicalistas por haber originado ellos mismos el incendio para incinerarse solos. Eso nos parece conocido aquí en el Perú en el caso de los estudiantes de La Cantuta quienes se quemaron solos tal como lo comprobó la Marthita Chávez.

Los 2 periodistas rusos ‘retenidos’ en Ucrania están escondiéndose voluntariamente para simular que los fascistas ucranianos los han secuestrado, es comprensible, se quiere dañar la seguridad e integridad de los fascistas autodenominados gobernantes ucranianos.

Amigo lector, no se deje sorprender por vídeos digitalizados por los muertos de Odesa, ellos lo hicieron antes de arder a lo bonzo. Quién sabe también, como bien dicen los medios norteamericanos y europeos, dichos muertos no existan y solo sea propaganda tremendista de la prensa rusa y acólitos para influir negativamente en el establecimiento de la democracia en Ucrania, Rusia, Irán, Corea del Norte y China. Ellos son insensibles, no comprenden que la oligarquía norteamericana y europea también tiene derecho a que sus hijos tengan un pan para llevarse a la boca, un pan hecho con la harina ucraniana pero no un pan hecho con la harina de sus propias empresas tales como Monsanto que últimamente está siendo defenestrada, ofendida injustamente por causa de los gusanos comunistas que se comen sus productos.

Ya sabe amigo lector, no se la crea todo lo que digan los medios pro rusos, ellos están mintiendo y siendo manipulados por el gusano que vemos en este artículo que ya ha tenido la osadía de comerse 5 papas del saco de papas guardado en mi cocina. ¡Muerte al gusano!, ¡muerte!

"ELECCIONES" EN UCRANIA

Las actuales elecciones promovidas por la OSCE en Ucrania buscan legitimizar el golpe de estado en Kiev como reconocimiento tácito del fracaso de la política intervencionista del capital judío árabe a escala global. Ya no pueden hacer intervenciones sin aplastar sus principios más elementales que dicen defender como ‘democracia’ y falsa ‘libertad’ sino la de mostrarse como los delincuentes fascistas terroristas que son. Delincuentes y mercenarios al servicio del capital como lo son la mayoría de candidatos a la presidencia ucraniana.

Lo que diga la constitución política de Ucrania (de donde pretende cogerse Vladimir Putin) poco tiene ya que ver puesto que el golpe fascista ya se dio y en su momento no surgieron las fuerzas necesarias para hacerles frente al aventurerismo mercenario premeditado en las usinas del Pentágono (al margen de los derechos sociales de los involucrados en las protestas, provocar genocidios premeditados incluso con el aval ‘democrático’ para reducir la población mundial y reordenar la economía global en relación a sus exigencias y necesidades; por qué no comienzan por ligarles las trompas a todas las norteamericanas luego del segundo hijo ¿no?). Ya lo dije con respecto a la falsa paz que nos ofrecen los estados ‘democráticos’ que se les permite constituirse y ‘desarrollarse’ solo hasta donde se lo permitan los estados anteriormente potencias únicas tales como EEUU y sus aliados Europeos.

Es obvio, sea quien sea el ganador de este escenario mediático de reacomodo político (y económico mundial), solo se proseguirá con la misma política ya iniciada intentando presionar a Rusia y a la comunidad internacional hacia el mismo fin. Es decir, se debe exigir procesar judicialmente en la Ucrania ‘legal’ por venir a los que provocaron las masacres y asesinatos en las diferentes provincias en crisis, actualmente bajo el amparo de Rusia y un sector de la comunidad internacional. Estas elecciones solo son un show mediático en razón al entrampamiento en que han derivado los sucesivos planes del imperialismo judío árabe a escala global quienes antes criticaban a los fascistas a muerte y hoy en relación al Dios Capital los ven con muy buenos ojos, algo así como muy buenos discípulos. Ucrania derivará en un show más que permitirá potenciar a los países del sistema multipolar sin excepción.

A todas luces, el escenario futuro de Ucrania no es el más halagador para ese país. La misma suerte que en Egipto parece esperarle y las soluciones tendrán que emerger desde dentro y no desde fuera sea quien sea el títere payaso que esté en el gobierno y al mando de sus fuerzas militares.

No nos debe preocupar que se disuelvan estados otrora llamadas potencias mundiales ni mucho menos si ese país es EEUU. Posteriormente volverán a constituirse tal y como sucedió como con Alemania y Rusia, o como bien podría suceder con China.

Los verdaderos problemas no son los actuales en el contexto global, los verdaderos problemas todavía ni siquiera los podemos avizorar y ni la ‘caída’ de cualesquiera de estos países las resolverán mucho menos el tráfico vergonzoso que se hace con lo que se llama ‘democracia’.