sábado, 7 de junio de 2014

UNIÓN CIVIL EN EL PERÚ DE TRANS GÉNEROS Y DEMÁS ‘MINORÍAS’. CIPRIANI CANDIDATO SENIL



Se contradice el propio Cardenal de Lima Juan Luis Cipriani Thorne al decir que “la mayoría del país ya estableció acuerdos previos” de cómo debe ser la organización social - religiosa del país al manifestarse en contra de la Unión Civil de gays a los que calificó de minorías sin valor. Debería él recordar que el 2013 en una alocución suya se ratificó en el argumento de que “la Iglesia no tiene un carácter ‘democrático’” pues nadie los elige o nadie los tiene que elegir salvo la voluntad de la Curia con sede en Roma, de eso no me he olvidado. ¿De qué acuerdo habla?

Es falso que las mayorías tengan un acuerdo previo del que la gente común y corriente ni tienen idea de cómo funciona y se instrumenta, ni han sido consultados. La Fe del cristianismo y del catolicismo no ha sido consultada conscientemente a nadie, se ha perfilado desde las huestes del Clero Romano a instancias del poder sobre los demás, en el Perú impuesta desde 1532 a través del gobierno del terror y la barbarie ideológica de la Fe, incluso a instancias del tribunal de la Inquisición, impuesta a niños de nuestro país carentes del razonamiento necesario como para al menos cuestionar la idoneidad y/o la oportunidad de determinado acto de Fe. ¿Alguien respetó mi decisión con respecto a mi bautismo, dicho sea de paso, inconsulto? Lo que menos puede decir categóricamente Cipriani es que la mayoría ya estableció en acuerdos 'previos' cómo deben ser las cosas. A pesar de ello, entiendo que mi bautismo vía el chantaje del clero carece de valor pues no valida ningún acuerdo en razón a que ahora hago las cosas (y decido) con pleno conocimiento de las causas y las consecuencias, y que la religión y su(s) Dios(es) ya carecen de valor concreto, real y científico para mí.

Vuelvo a dar mi opinión a favor de dicha unión civil aunque con ciertos reparos con respecto a la tutela de niños(as) en adopción.

Su comparación es demasiado burda, torpe, mediocre, por no decir estúpida, algo así como que su Dios lo es tanto de Pilatos, Pizarro, Hitler, Netanyahu, Bush, Montesinos, la Madre Teresa de Calcuta, Santa Rosa de Lima, no importa si es rico o si es pobre porque eso ya está establecido así, pero no de los homosexuales, gays, lesbianas ni trans. ¿A dónde se puede llegar con un Dios de tan pequeña estatura como el de las grandes mayorías de judíos y católicos del planeta? Al final de cuentas, esas minorías también tendrán que ir por la derecha o por la izquierda por donde las mayorías tienen que ir y no hay en el Perú gente loca y estúpida como para ir por el centro de la vía (como para no mencionar a los transportistas infractores que van en sentido contrario y contra las señales de tránsito provocando accidentes y muertes, y sin embargo siguen trabajando, incluso en los asuntos de la Fe).

Lea ud. el siguiente artículo publicado en el Diario La República de Perú:
http://www.larepublica.pe/07-06-2014/la-llamativa-explicacion-de-cipriani-sobre-el-derecho-de-las-minorias
 
El arzobispo de Lima comparó los derechos fundamentales de la minoría con el deseo de una persona de ir en bicicleta por el medio de la avenida Brasil.
 
En medio de la polémica por el proyecto de unión civil entre personas del mismo sexo, el cardenal Juan Luis Cipriani ofreció una explicación sobre la relevancia de la defensa de los derechos fundamentales de una minoría.
En su programa radial de RPP, el arzobispo de Lima aseguró que no todas las personas tienen el derecho a que se haga realidad todo lo que piensan. Para ejemplificar su afirmación, indicó que un grupo de siete personas “tiene derecho muy pequeñito” a comparación de un numeroso grupo.
Consideró que el derecho fundamental de una minoría no puede ir en contra de lo que la mayoría ya estableció en acuerdos previos.
Para explicar ello, refirió que una persona no puede establecer que todos los jueves se desplazará en bicicleta por la avenida Brasil, porque esta vía ya fue fijada para el transporte público, por lo que se tendrá que trasladar por la derecha.
Agregó que esa persona argumentara que sus derechos fundamentales no han sido respetados, pero en realidad eso no es democracia, porque ya existe un acuerdo para que la avenida mencionada sea para autos y buses.
“Sí es un derecho vivir, es un derecho de todos, pero si tú quieres ‘yo quiero que los días jueves ir en bicicleta por el medio de la avenida Brasil’. Perdón, eso no es democracia, nos hemos puesto de acuerdo para que la avenida Brasil sea para carros, tú tendrás que ir en bicicleta por la derecha. ‘Pero, ¿cómo? No respetan el derecho de las minorías’. No, todos nos hemos puesto de acuerdo, como no es un derecho fundamental,  hemos decidido que tú irás por la derecha de la avenida, hay muchos carros por el centro”, expresó.
Horas antes, la ministra de la Mujer, Carmen Omonte,  expresó su apoyo a la unión civil entre personas del mismo sexo, argumentando que los derechos fundamentales de las minorías no pueden estar supeditados a la decisión de las mayorías.