viernes, 6 de junio de 2014

VIRAGES OPORTUNISTAS Y MEDIÁTICOS A FUERZA DE LAS CIRCUNSTANCIAS: MARIO VARGAS LLOSA, HILLARY CLINTON Y VLADIMIRO MONTESINOS



Ya lo había dicho casi hace más de una década, el tiempo perdido ha sido demasiado, pero fue tanta la desesperación y la necesidad de mantener el sistema unipolar que reconocer los errores a estas alturas son solo efectos del fracaso de la política intervencionista "contra terrorista". Son solo estilos de hacer política. La ex URSS optó por desintegrarse con el Glasnost y no por inventar mecanismos geopolíticos genocidas de supervivencia tal como lo hizo EEUU, los países europeos y sus aliados árabes-sionistas (incluyendo a sus mercenarios de Al Qaeda).

Reconocer tardíamente que haber votado a favor de la intervención militar en Irak fue un ‘error’ es un argumento de Hillary totalmente falso en razón a lo actuado por dicho país y a su racionalidad fascista y genocida al amparo de su oportunista 'democracia', ello se corresponde más con una actitud politiquera y electoral como la que utiliza para embaucar a sus promiscuos conciudadanos y pretendiera ingenuamente que nosotros 'aceptemos' su monserga por razón de las circunstancias generadas como repuestas a esta aventura militar de reconstitución del sistema unipolar que pretende presentarse con otro rostro como el que pretende mostrar Hillary Clinton. La mona aunque se vista de seda, mona se queda.

Del mismo modo, Mario Vargas Llosa (no es que haya ‘tomado consciencia’ tal y como lo harían los estudiantes de la PUCP o de la universidad La Católica para presentarse como 'de izquierda' en su carácter indefinido de derechistas la que definirán cuando se articulen con los mecanismos del Estado reaccionario) acoge la necesidad de reconocer no solo los errores sino la decadencia de occidente para en base a ello apuntalar nuevas estrategias políticas y geopolíticas en el nuevo contexto multipolar.

La posición de las nuevas potencias emergentes a escala global (Rusia, China) no se distinguirá de la de los países potencias tradicionales con cuales lejos de tener potenciales rivalidades (el ‘peligro’ de una tercera guerra mundial) tienen más cercanías que se irán perfilando en el mediano plazo.

En nuestro país, Vladimiro Montesinos Torres casi gritando con su silencio (en la confrontación con su pareja de fechorías en la DINOES en el Fundo Barbadillo de Ate Vitarte) ha comprendido hace mucho tiempo (desde el inicio de la campaña electoral del 2011 al “enfrentarse” con la candidata Keyko) que lograr que (aunque sea simulando un falso ‘enfrentamiento’ y ‘deslinde’ como el que implementó el 2011) la hija de Alberto Fujimori llegue al poder es de necesidad vital e irremplazable en relación al de cualesquier otra personalidad; solo así tendrá la única chance de poder salir de la cárcel y lograr su libertad. Este y solo este ha sido la razón por la que no quiso declarar hoy contra Fujimori en el caso de la compra con dineros del Estado de las portadas de los diarios Chicha en su segundo gobierno para descalificar a cualquiera de sus opositores. Su fingido amor a Jesucristo no es realmente cierto (como para suponer un 'arrepentimiento'), pero si el amor para su propio Dios montesinista que es totalmente distinto al del Dios de Fujimori y la de estos al de Keyko y al del Alan García y al del Dios del Cardenal Cirpriani (comprendo pues es parte de la función personal de la idea del Dios Cristo).

En razón a las circunstancias de que el neo fujimontesinista de Ollanta Humala Tasso ha iniciado desde hace algunos años el desmantelamiento de acusaciones que enlodan a las fuerzas armadas y de todos los involucrados en excesos por la defensa del Estado reaccionario peruano durante la guerra interna contra el Partido Comunista del Perú Sendero Luminoso, nos hacen deducir que la candidata Keyko Fujimori sí tiene todas las opciones el 2016 para ser la primera presidenta del Perú y lograrlo inclusive en primera vuelta aun hablando las estupideces que utilizó en su campaña del 2011 y a pesar de cualesquier esfuerzo que realice la oposición contra ello.