sábado, 5 de julio de 2014

ALTO A LA INSANÍA TERRORISTA SIONISTA JUDÍO ÁRABE: ES URGENTE PACIFICAR EL ESTE DE UCRANIA



Es lamentable pero es un hecho inevitable que Vladimir Putin está ‘atado’ de manos para intervenir en el Este de Ucrania y no precisamente porque quiera no hacerlo.

Ante la indefinición de intervenir militarmente por parte de Rusia y enfrentar el acoso de los intervencionistas y desestabilizadores globales del “eje del bien” y defensores de la ‘democracia’ cabe la necesidad de ir abriendo las fronteras de Rusia para los inmigrantes rusos y pro-rusos del Este de Ucrania dado que la limpieza étnica de Piotr Poroshenko es inevitable que se consolide en el este de Ucrania al amparo del exabrupto denominado como “restauración de la vida normal en la región”.

Los soldados de Kiev luego del bombardeo ya tomaron Slavianks y a los habitantes que quedaron allí les volverán a hablar de su nueva y remozada democracia y de la necesidad de restablecer los suministros de alimentos y reconstruirles sus casas, darles buenos trabajos y todas esas cosas de la democracia de Kiev. Los milicianos en razón a su escaso armamento y de bajo poder de respuesta tuvieron que retirarse dada la superioridad numérica y la de poder de fuego, ello unido a la imposibilidad del gobierno de Vladimir Putin de entregarles armas sea este en calidad de préstamos, clandestino o en venta.

Putin no quiere jugar al mismo papel demente, genocida y terrorista de los EEUU y sus aliados como en Siria al apoyar abiertamente a los delincuentes terroristas sirios en razón al diferente propósito buscado en el contexto de la multipolaridad, es decir, ha apostado por la vía pacífica y la no intervención en los asuntos de los países, motivo por el que no puede ni debe intervenir militarmente en el Este de Ucrania.

Puede resultar hiriente a la susceptibilidad de muchos izquierdistas y pro rusos que se esté actuando tan displicentemente en el Este de Ucrania. La única respuesta contundente y válida que puede ocurrir en el Este de Ucrania es la que los propios habitantes han decidido tomar y la que defenderán como autodefensas así pierdan todo lo que les pertenece y tengan que invariablemente recomenzar sea en la misma Ucrania, en otro país o en Rusia.

La mano de hierro de Poroshenko está a la altura de su nacionalismo y de la necesidad de distinguirse de los rusos en el afán de integrarse política, económica y militarmente en el escenario europeo y pro occidental, o más claro, en el escenario del predominio del capital judío sionista árabe (¡si parece un plato de lentejas made in Usa!).

La desesperación norteamericana y judío sionista árabe ha traspasado los límites de la cordura o cualesquiera por considerarse. Está en juego su condición como nación más que como potencia global y la necesidad de recolonizar los países es su objetivo central sin importar si para ello utiliza a Cristo o al mismo Diablo juntos.

Algo ya apesta en el escenario global, no sé si soy yo…