sábado, 13 de septiembre de 2014

EL SEGUIMIENTO DE LOS PLANETAS O “ESTRELLAS ERRANTES” ¿A TRAVÉS DE LAS LÍNEAS DE NAZCA? FASE NEGRA Y FASE BLANCA DE CHAVÍN: LA APARENTE ‘DUALIDAD’. ANTECEDENTES DE LAS LÍNEAS DE NAZCA Y DE LOS CAIMANES Y JAGUARES DE CHAVÍN

A mi modo de ver, las Líneas de las pampas de Nazca además de servir como un mapeo de las estrellas o constelaciones del espacio, además de la Luna sirvieron también para seguir el movimiento de aquellos astros denominados como “estrellas errantes” o de todos los planetas en ese sentido “visibles”, algo así como una esquematización (sobre las pampas de Nazca) del Sistema Solar en relación a las constelaciones (mono, colibrí, araña, etc.) y las demás estrellas.
Esas líneas se corresponderían no solo con las observaciones repetitivas anuales de nuestro planeta Tierra sino también a observaciones estelares que probablemente abarcan décadas, siglos o más tiempo.
El resultado de ello también lo hemos tenido en Egipto con lo expresado simbólicamente en la cúpula del Templo de Denderah, en la Piedra del Sol de la cultura Maya en México y aquí en el Perú con lo expresado a través de las Líneas de Nazca lo que denota la creatividad y el ingenio del pensamiento humano para expresar los mismos eventos o fenómenos estelares observados independientemente del lugar y las personas involucradas (astrónomos).
Cúpula del Templo de Denderah
Al decir esto, es que sabían del movimiento de los planetas alrededor del Sol (incluyendo el sentido de los mismos). Esto se deduce de la observación natural que estoy realizando dado que es por demás absurdo suponer que no lo sabían. Por ejemplo, el Obelisco de Tello de Chavín ya expresa este conocimiento en cuanto a sus expresiones litográficas plasmado allí como lo expuesto en un artículo de este blog respecto al seguimiento del presunto planeta Venus (digo presunto todavía dado que desconozco investigaciones con respecto a este tema y a mi condición de observador aficionado por el cual el lector debe tomar el contenido de estos temas con mucha prudencia y criterio).
Deduzco que los Chavín llegaron a la conclusión y probablemente en momentos previos a su decadencia (la causa cognitiva principal) que el Sol no era el centro del Universo sino que se comprobó que después de muchos siglos de observación que el Sol también se movía a través del espacio estelar (como se logró en Egipto). Esto habría sido la causa para el cuestionamiento filosófico del Sol como Dios principal o exclusivo creador de todas las cosas además de centro del universo pre-Chavín.
La humanización (u hominización propiamente dicho) del Dios Sol surgiría más como resultado de un hecho subjetivo, conceptual, analítico e interpretativo que como resultado de la observación astronómica correspondiente (Moisés marca la creación o el inicio monoteísta del subjetivo, incipiente y casi cavernícola pero evolutivo Dios humano, dejando atrás al ancestral monoteísmo solar egipcio y a sus derivaciones politeístas). Una utilización histórica, política-social o politiquera del conocimiento astronómico como mecanismo de ejercicio y/o manipulación del poder. Es así que en las culturas Greco-Romanas o anteriores se asociaban diversos eventos astronómicos con el nacimiento o muerte de reyes o similares, algo que podría haber sucedido análogamente en las antiguas culturas del Perú pre hispánico.
El seguimiento de las “estrellas errantes” tales como Mercurio, Venus, Marte entre otros, sirvieron en última instancia para hacer un seguimiento indirecto del movimiento de traslación del propio planeta Tierra alrededor del Sol.
Como observación personal, hace más de dos meses (mediados o fines de Mayo) me percaté de que había una “estrella errante” de color rojo intenso fulgurante al anochecer que aparecía por el lado Este del horizonte. Mirando hacia el Este, lo marqué entre dos estrellas con el cual formaban un triángulo imaginario y luego de esos dos meses la “estrella errante” se movió de Este a Oeste (específicamente en dirección Nor-Oeste) pasando por entre las dos estrellas que mantuvieron sin alterar sus posiciones y distancia visual en el espacio. Cuando dicho ‘triángulo’ referencial se aproximaba al cenit o casi por sobre mi cabeza, dicha “estrella errante” dio una especie de ‘vuelta’ de regreso del Nor-Oeste al Sur-Este retornando casi al mismo punto desde donde lo marqué inicialmente después de atravesar por entre la línea imaginaria de las dos estrellas fijas. En vista a que tenía forzada las vértebras cervicales al levantar la cabeza hacia atrás y más aún debido a que dicho ‘triángulo’ con el transcurso de los días y semanas ya pasó del cenit, tuve que mirarlo ya no con mi frente hacia el Este sino hacia el Oeste del horizonte ‘cambiando’ la posición de las estrellas fijas pero que la “estrella errante” prosiguió con su alejamiento con respecto de ellas en la dirección Oeste al Este, es decir, en la misma dirección por la que se traslada nuestro planeta Tierra alrededor del Sol.
Fue el día 23 de junio del 2014 en que me intrigué con otras dos aparentes estrellas que titilaban casi igual que éste y del mismo modo como marqué al primero hice con estos dos con referencia a dos estrellas fijas próximas a ellas.
Al 26 de agosto del 2014, más de dos meses después, la primera “estrella errante” ha denotado estar desplazándose de Oeste al Este, es decir, en el sentido de traslación de nuestro planeta. Además, la distancia de esta “estrella errante” con respecto de aquella línea imaginaria que unía a las dos estrellas de referencia (no alteraron su distancia ni su posición con respecto a las demás estrellas y específicamente en relación a la constelación del mono, el colibrí o el jaguar hembra Chavín) es ahora casi cuatro o cinco veces mayor y en su movimiento de traslación está acercándose hacia la cabeza de la constelación del jaguar hembra Chavín (o mono Nazca). Es decir, desde mi punto de observación se ha abierto referencial y aproximadamente unos 40° (del Oeste terrestre hacia el Este) desde la posición inicial de medida del 23 de junio (mirando hacia el Oeste del horizonte terrestre) hasta el 26 de agosto.
Cabe anotar que su desplazamiento desde el miércoles 20 de agosto al lunes 25 de agosto ha sido aproximadamente de 10° (5 días), es decir, de casi 2° de desplazamiento por día. A esta “estrella errante” se le ha identificado como al planeta Marte.
Solo una, de las otras dos “estrellas errantes” marcadas (la que está casi en el mismo sentido y dirección del de Marte), ha mostrado un ligero alejamiento respecto a su posición marcada en relación a sus respectivas dos estrellas fijas referencia (que no han alterado sus posiciones). La que está en la misma dirección de movimiento del planeta Marte (al cual Marte ya lo rebasó luego de haberse “aproximado” o haber estado lo más cerca posibles el domingo 24 de agosto del 2014) en relación a la distancia recorrida por Marte, éste hasta ahora presunto planeta solo se ha desplazado (también del Oeste hacia el Este terrestre) una distancia aproximadamente de la octava parte de la distancia entre aquellas dos estrellas fijas de referencia para este todavía presunto planeta.
El otro presunto planeta (que está en la misma dirección de traslación del planeta Venus) no muestra distancia de alejamiento significativo respecto de otras tres estrellas fijas de referencia pero aparentemente pareciera haberse desplazado casi en una distancia imperceptible hacia dentro del triángulo pero en sentido contrario a la del planeta Marte y a la del otro presunto planeta, es decir, de Este al Oeste del horizonte terrestre. De verificarse para el próximo año que permanece en la misma posición (y quizá una década después) confirmaremos que no se trata de planeta alguno sino de otra estrella más sobre el espacio.
Ya anteriormente durante estos meses transcurridos, el planeta Venus que aparecía al amanecer y permanecía brillante hasta pasados las 06 am, desde mi punto de observación en el distrito de Huachocolpa (donde laboro), ahora al 10 de setiembre del 2014, en razón a estar clareando el alba mucho más temprano (5:40 am ya deja de ser visible) dicho planeta está ‘tirado’ un poco más hacia el Este (digamos algo menos de 10° de traslación del Oeste al Este del horizonte terrestre en casi los tres meses transcurridos). Ello nos indica que se está moviendo en la misma dirección que el planeta Tierra (de lo contrario se hubiera aproximado más de Este a Oeste) pero algo más rápidamente que nosotros alrededor del Sol.
Resultaría absurdo pensar que astrónomos tan avanzados y dedicados exclusivamente a las observaciones astronómicas, ojo, durante siglos, como parte de su relación con el poder social-político y el presunto “control sobre los fenómenos de la naturaleza” como los de los astrónomos de Chavín o los de Nazca no pudieran haber conocido todos estos eventos estelares al detalle. No soy astrónomo de profesión pero mis breves y esporádicas observaciones me hacen suponer que sí sabían perfectamente de estos eventos y que luego de siglos de desarrollo astronómico, las Líneas de Nazca son la expresión más avanzada de estos conocimientos en el antiguo Perú y pre-Inca (las mismas líneas que hoy personas ajenas a la conservación de nuestro invaluable patrimonio cultural están invadiéndola, depredándola y destruyéndolas al amparo de sus necesidades y su crecimiento poblacional sin control así como por la falta de la decisión gubernamental por garantizar dicho patrimonio cultural).
Claro, es evidente y más que cierto que esos conocimientos astronómicos ancestrales ya no le hacen falta a la humanidad, tenemos telescopios poderosos como el Hubble y tendremos en el futuro otros telescopios navegadores por el espacio, naves espaciales, teorías modernísimas, planisferios estelares y planetarios computarizados para registrar el movimiento más mínimo de los astros y de las estrellas más distantes jamás imaginadas y de observar, entre otros adelantos tecnológicos y aquellos por venir, es decir, que las Líneas de las pampas de Nazca en Ica Perú ya no importan en su valor y uso, es decir valga la redundancia, lo mismo podrá decir algún día la humanidad de la idea del Dios que los peruanos conocemos como Cristo, que otros conocen como Yahvé, Alá o cualesquier otros que hay por allí. Hoy en día con todos los conocimientos científicos tecnológicos hemos llegado a saber con bastante precisión dónde están casi todos los astros pero no sabemos dónde mierda estamos parados, ¡increíble! ¡Que María Reiche nos recoja confesados!, que algún día leeré su libro si logro tenerlo íntegramente sin alteraciones o cosas por el estilo. ¿Alguien podría obsequiármelo?
Al 08 de setiembre del 2014, la hasta ahora presunta estrella errante que se mueve casi junto al planeta Marte sí ha demostrado haberse alejado casi el doble de la distancia con respecto a la línea imaginaria que une a las dos estrellas fijas que se registró el 26 de agosto. Es decir, sí se trata de otro planeta. O sea, desde el 23 de junio del 2014 al 08 de setiembre del 2014, Marte se ha abierto en un ángulo de aproximadamente 55° de Oeste al Este, mientras que el otro planeta apenas lo ha hecho en aproximadamente 2,5° en el mismo tiempo denotando que se mueve muchísimo más lento que los demás.
Lamentablemente, sobre el presunto planeta marcado dentro de tres estrellas fijas no será posible seguir haciéndole un seguimiento prolongado dado que al oscurecer ya está por ocultarse por el Oeste del horizonte terrestre y apenas permanece visible por menos de media hora aproximadamente y luego se oculta por los cerros. Con este tendré que esperar al año próximo y ubicarlo solo después de ese tiempo o quizá más, no lo sé.
En su desplazamiento de Oeste a Este (en sentido contrario al aparente ‘desplazamiento’ de Este a Oeste del jaguar hembra o mona Nazca), el planeta Marte está digamos ‘casi’ por ‘tocar’ imaginariamente la cabeza del jaguar hembra de Chavín o del mono Nazca. En razón a los ciclos anuales de la Tierra, podría marcar ese día y esperar a que dicho evento se suceda otra vez con respecto a los días terrestres que asumo dudo coincida con el tiempo anual de la Tierra y siempre que ‘la posición’ de aquellas estrellas fijas sea la misma, es decir, que nuestro incipiente ‘Sistema Solar en construcción’ permanezca siempre en el mismo lugar, fijo, con los movimientos constantes para los planetas que la conforman.
Mientras nuestro planeta Tierra por este fecha (10 de setiembre cercano al 23 de setiembre o sea al equinoccio de primavera) está girando sobre su eje de Oeste a Este, la Tierra y los demás planetas están trasladándose (algo así como en un mismo plano) alrededor del Sol en dirección aproximada de Sur-Oeste_Oeste a Nor-Este_Este con referencia a los puntos cardinales de la Tierra (mirando o con la frente hacia el Este del horizonte).
También hay que anotar que por la mañana a eso de las 07 a.m. del 10 de setiembre 2014 (como proyección desde el momento en que deja de ser visible al clarear la mañana y salir el Sol) la constelación de las 3M (Tres Marías) o caimán macho o del jaguar macho Chavín (o caimán ancestral) está por sobre mi cabeza y en el lado opuesto (debajo del pie u opuesto o al otro lado del planeta Tierra) está la constelación del jaguar hembra (o mona Nazca) que al anochecer a eso de las 07 pm está por sobre mi cabeza (de aquí a un año se repetirá la misma situación, pero de aquí a medio año se invertirá la situación, es decir, la mona ahora estará sobre mi cabeza en la mañana y en el lado opuesto de nuestro punto de observación sobre la Tierra al anochecer estará el jaguar macho o 3M).
Constelación del Caimán (el 'cuerpo' de estrellas el lector puede distinguirlo muy bien por la madrugada de este mes de setiembre en dirección Sur-Este) o de los 7 Pocitos. También conocido como Orión, Tres Marías. Con algo de su imaginación podrá ver que dicha disposición se ajusta a la imagen del rostro de caimán como el que se denota más abajo en el caimán sobre la cabeza del 'sacerdote' de la Estela Raimondi vistió frente a frente, de pie.

Constelación del Jaguar Chavín (la disposición lo puede visualizar este mes de setiembre al anochecer sobre el cenit mirando hacia el Sur terrestre, las 'patas' los puede proyectar en otras estrellas que no dibujé) o también llamado como 'mono' o 'mona' Nazca, luego de ver en el espacio la constelación, compárelo Ud. con la línea de Nazca de la siguiente foto). Definitivamente si busca un jaguar, mono o animal cualquiera en su forma definida nunca lo encontrará.
Algo que debo aclarar al lector, es que respecto del presunto planeta Venus que hago mención, no tengo la seguridad de que sea Venus o Mercurio debido a que no realizo ningún seguimiento de ellos salvo la luminosidad y prevalencia de uno de ellos al amanecer (en la posición Nor-Este de la coordenada terrestre) pese a que las demás estrellas dejaron ya de ser visibles y persiste incluso hasta minutos antes de la salida del Sol. Considerando que en el mismo día y al anochecer inmediatamente de ocultarse el Sol y al aparecer las estrellas, hay otra presunta estrella en la posición Nor-Este que titila con casi la misma intensidad y brillo (luz blanca y no rojiza) y que es muy evidente en relación al escaso brillo del de las demás estrellas, parecido al que aparece en las madrugadas. Ello indica que, en relación a la Tierra, ambos están en posiciones contrapuestas al Sol o que no puedo afirmar nada al respecto, es decir, hasta ahora sin saber quién es quién. Ese trabajo se lo dejamos a los astrónomos debido a que esto perturba mi trabajo de profesor. La intención del bloguero no es determinar exactamente la posición actual de los planetas, del Sol y la Luna o de las demás estrellas ni mucho menos en base a ello proveer dónde se encontrarán en un año o más, ni menos cuando volverán a estar en determinada posición como para reproducir eclipses, elaborar modelos a escala del sistema planetario al modo de Johannes Kepler o cosa que se le parezca. El tiempo no alcanza menos para fijar una estrella nocturna con respecto a un pórtico o a un agujero en el techo y observar durante décadas si aparece repetitivamente en el mismo punto central marcado o si se ha ido desplazando hacia algún lado del agujero y poder así deducir con más tiempo de observación cuál es el sentido de traslación de todo en sistema solar, mucho menos.
FASE NEGRA Y FASE BLANCA DE CHAVÍN: LA APARENTE ‘DUALIDAD’
Sabemos también que por esta fecha de setiembre (equinoccio de primavera en el hemisferio sur) el jaguar macho está siendo visible por las madrugadas y la hembra por las noches, de aquí a seis meses alrededor del mes de marzo (equinoccio de otoño en el hemisferio sur) se invertirá la situación y el jaguar macho será visible por las noches mientras que la hembra será visible por las madrugadas, es decir, que para cada jaguar hay dos fases: una de madrugada antes del amanecer o de salida del Sol (fase blanca Chavín) y la otra momentos después del anochecer o de ocultarse el Sol (fase negra Chavín) pero en relación al movimiento de traslación terrestre alrededor del Sol y en relación a la posición de la misma con respecto a las dos constelaciones principales de los jaguares hembra y macho. Es decir, que los colores blanco y negro de Chavín estarían más asociados a la aparición u ocultamiento del Sol o de si determinada constelación prevalece cercano al amanecer (blanco) o cercano al anochecer (negro). Por esa razón es que los Chavín representaron el año solar con 4 jaguares (la posición de las 2 constelaciones principales, o sea del jaguar macho y del jaguar hembra en relación al Sol y a la Tierra), dos aparentes parejas mirándose frente a frente en un punto de unión boca a boca en relación a los equinoccios (cada pareja en alusión del mismo jaguar que se ha ‘dividido’ conceptual y aparentemente en dos jaguares –un par- solo para explicar su prevalencia en la fase blanca y/o en la fase negra, es decir, su correspondiente acercamiento al solsticio o su alejamiento del solsticio sea de verano o el de invierno). Que se asocie la posición de la Tierra en relación a 4 distintas constelaciones ya es otra cosa, más parece aquello del dominio ancestral del periodo del caimán primigenio en su fase más evolucionada o final.
A veces se me pasa por la cabeza que en la Estela Raimondi en su vista de pie, frente a frente con el ‘sacerdote’ Chavín, podemos apreciar a la constelación del caimán (3Marías o el de los 7 pocitos de Chavín) en sus 4 posiciones espaciales del caimán durante el año como cabezas superpuestas como ‘trofeos’ sobre la cabeza del ‘sacerdote’ y en la vista al revés o de cabeza de la Estela Raimondi podemos apreciar a la constelación del jaguar en sus 4 posiciones espaciales del jaguar durante el año. Es decir, La representación de las 2 constelaciones espaciales principales: el caimán y el jaguar ancestrales en lados opuestos vistos desde un punto del observador sobre la superficie de la Tierra (la Tierra se traslada aproximadamente entre la línea imaginaria que une a estas dos constelaciones y muy probablemente el Sol también).
 
   Vistas de pie (las 4 cabezas de caimanes) y de cabeza o al revés (las 4 cabezas de jaguares, vea el detalle de que la boca del Dios Sol cuyo rostro con ojos y dientes ladeados, es casi idéntico al rostro presente en el Lanzón monolítico, observe que éste ya se tragó la parte de los ojos del jaguar más cercano a él) de la Estela Raimondi.
Para sociedades pre-Incas o quizá más propiamente dicho como pre-Chavín como los de las culturas del antiguo Perú donde el varón jugaba el papel preponderante y más activo que en relación al de la mujer (más pasiva y de papel secundario) es que asocio los meses de setiembre, octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo con el jaguar macho y es el que predominará desde que se hizo visible desde la madrugada antes del amanecer y perdurará siendo nocturnamente visible hasta antes del inicio del anochecer durante seis meses (en otras palabras: “sale” o ‘aparece’ durante la madrugada por el Este para después de ese tiempo de casi 6 meses ‘ocultarse’ progresivamente o ‘desaparecer’ en sus salidas nocturnas por el Oeste del horizonte terrestre, para luego dar comienzo al mismo proceso visual pero ya con la otra constelación, es decir, la del jaguar ‘hembra’). Es durante este periodo del jaguar ‘hembra’ (asociado en términos solares al caimán ‘hembra’ ‘de ida’ y ‘de vuelta’) que la Luna puede ser seguida con bastante claridad en sus salidas nocturnas que cuando predomina el jaguar ‘macho’ y las lluvias y nubes no permiten seguir a la Luna con claridad o su visibilidad se vuelve casi nula. No es casual que en Chavín, el Dintel de los Jaguares esté frente al Pórtico de las Falcónidas.




Foto y detalle del Dintel de los Jaguares de Chavín (tomado de internet).
Creo que al inicio o en los pininos de mis observaciones astronómicas estuve totalmente errado al asumir que debido a la productividad de la tierra, el florecimiento de las plantas, el incremento de la población de animales, entre otros, se asociaba a la fertilidad de la mujer y por ende le debería corresponder las 3M (Tres Marías) al jaguar ‘hembra’ (lo que se denota también en las figuras litográficas en una de las caras del Obelisco de Tello) no se correspondían a la racionalidad Chavín ni mucho menos a la de los antiguos pobladores del antiguo periodo pre-Chavín. En razón a la prevalencia del caimán primigenio o ancestral (asociado al seguimiento de salidas del Sol) es que se sustituyó el caimán primigenio por el del jaguar ‘macho’ y no precisamente por el del jaguar ‘hembra’ en razón a la definición precisa de la observación astronómica de las posiciones de las constelaciones, el Sol y la Tierra específicamente. El varón era el que determinaba las relaciones sociales de producción y la supervivencia de las manadas, luego de las tribus y finalmente de los grupos humanos asentados en determinado lugar. Debido a ello es que el jaguar ‘hembra’ se estableció solo por oposición espacial astronómica (que no quiere decir que no haya predominado en periodos ancestrales o primigenios en determinados grupos humanos –algunos lo vieron y representaron litográficamente como la constelación del escorpión- pero sin haberse enraizado ni generalizado en la racionalidad de la población por aquel entonces) en relación al del jaguar macho. Todo parece indicar que no existieron 4 jaguares para los astrónomos Chavín sino solo uno, pero quizá sí para el pensamiento subjetivo del común de las gentes de la época (incluyéndonos a nosotros en la actualidad).
ANTECEDENTES DE LAS LÍNEAS DE NAZCA Y DE LOS CAIMANES Y JAGUARES DE CHAVÍN
Los antecedentes del uso de las líneas para fijar la posición de los astros o de las estrellas bien que pudieron ser mucho más anterior incluso a Chavín, como por ejemplo el del medio rostro o ‘de perfil’ representado con una línea recta de Sur a Norte en el geoglifo de Chupacigarro de Caral delineado con piedras sobre el suelo y no siguiendo la característica silueta de costado del rostro humano y del que la posición del ojo les indicaba, desde su punto de observación, el punto medio sobre el horizonte terrestre en relación a las salidas del Sol entre el Nor-Este al Sur-Este terrestres durante el año, punto medio (producto de la línea imaginaria trazada perpendicularmente al eje Norte-Sur) que les indicaba los respectivos equinoccios (el de primavera y/o el de otoño), algo así como que el ‘lado’ de la media cara visible del rostro de Caral sobre la superficie terrestre se correspondía con su otra media cara en apariencia ‘oculta’ o ‘debajo’ de la Tierra (los dos lados astronómicos del planeta Tierra) y no necesariamente la relación conceptual subjetiva entre lo vivo (‘el mundo de arriba’) y lo muerto (‘el mundo de abajo’). Un aparente medio rostro representando simultáneamente dos medios rostros (es decir, un solo rostro, una expresión gráfica bien elaborada de una aparente “unidad de los contrarios” en términos de una concepción astronómica dinámica y no estática).


Geoglifo de Chupacigarro o chupicigarro, tomado de Internet. El ojo está orientado al Este terrestre por donde sale el Sol y muy probablemente también mire hacia el Sur a las constelaciones circunscritas al Polo Sur en relación al eje de giro Norte-Sur terrestre (no es casual que las personas fallecidas en el antiguo Perú fuesen enterradas en posición fetal mirando en dirección al Sur).
El observador se colocaba sobre la base de la cabeza y proyectando la línea imaginaria entre el punto o piedra del extremo inferior de la mandíbula con el superior de la cabeza del rostro de perfil en línea el que debía coincidir con la salida del Sol por el horizonte Este en dos fechas específicas como resultado de la noción y conocimiento de la traslación de la Tierra alrededor del Sol del que para estar seguros, en términos astronómicos, de dicho movimiento son necesarios la configuración y el seguimiento de las estrellas o constelaciones para adquirir dicho concepto, y en razón a ello, asumir que solo por la falta de evidencias concretas en Caral, como sí las hay en Chavín, no quiere decir que no sabían de la rotación y traslación terrestre alrededor del Sol, lo que a Caral no lo convierte en una cultura posterior ‘distinta’ a Sechín ni mucho menos anterior con Chavín, diferencia que solo estaba dado por los periodos evolutivos, el crecimiento poblacional y las correspondientes relaciones sociales de producción establecidas y el mejoramiento y uso de tecnologías.
En Egipto se tiene el famoso Templo de Denderah donde hay una cúpula donde se han plasmado en piedra los signos del zodiaco egipcio que representan a los espacios de tiempo durante la vuelta que da el Sol alrededor de la Vía Láctea (para más detalle vea el vídeo completo en youtube de 48 minutos en http://www.youtube.com/watch?v=D4olhFUIU5I de Infinito TV). De modo similar, ‘asumo’ que los dibujos de las líneas de Nazca tenían el mismo propósito la que investigaciones futuras probablemente nos confirmarán o desestimarán. Aquí un fragmento (el hecho de que la fuente se catalogue como de ‘paranormal’ o ‘fuera de lo normal’ no le quita el mérito debido a la defenestración de dicho término en relación a la defensa que hacen los grupos de poder del monopolio del conocimiento, a lo que yo podría en el mejor de los casos añadirle el significado de ‘fuera de lo estúpido’ sin pretender hacerle el juego a investigaciones anticientíficas o pseudo científicas):
video
El lector podrá comprender que el uso de los signos del zodiaco que se hace por parte de los medios de comunicación escrito específicamente (periódicos peruanos) en apariencia se corresponden con los signos del zodiaco de la cúpula de Denderah en Egipto dado que estos signos se establecieron básicamente para seguir al movimiento del Sol alrededor de la Vía Láctea y que en la racionalidad de los filósofos de aquellas épocas fueron trasladados como explicaciones de las conductas humanas como resultado de la necesidad de la manipulación mental del común de las gentes (tal y como se instrumenta hoy en día con signos que no tienen mayor trascendencia solar astronómica más que solo los nombre de los signos lo que deviene en una tomadura de pelo o en una serie de ‘consejos’ para los lectores predispuestos a creerse ‘casi’ todo lo que se les diga o lo que les conviene y que la casualidad bien que podría dar soporte) y ende como instrumento de poder político sobre las sociedades bajo su tutela. Que esto haya sucedido también en las culturas pre-Chavín y post-Chavín no resulta para nada absurdo.
Para uno, los signos del ‘zodiaco’ anual o signos por meses del año, actualmente puede rayar en la estupidez pero no necesariamente para el común denominador de las gentes quienes pueden tomar esos consejos como hechos inevitables o del ‘destino’ y no como que malintencionadamente, personajes afines al control del poder la utilicen para promover desbarajustes emocionales en determinados personajes sociales y políticos, incluso hasta como recurso de veladas ‘amenazas de muerte’ por decirlo así (tal y como sucedió en el contexto de la Guerra Interna en el Perú a la que alegremente se enrolaron adivinas y ‘pitonisas’ que dizque todavía ‘te adivinan’ ‘tu destino’). Ello bien que pudo haberse implementado con los astrónomos y ‘consejeros’ del Templo de las Falcónidas en Chavín donde se tenían a 7 ‘seres alados’ hacia la izquierda y 7 hacia la derecha totalizando 14 del que en razón a la ‘doble cara’ como el del rostro de Caral totalizaban 28 que son los días del mes siguiendo a la Luna para establecer el año lunar en correspondencia con el año solar; algo que muchos utilizan como recurso para hablar de una supuesta “dualidad” en la percepción y la concreción Chavín, inherente al pensamiento práctico subjetivo del común denominador de las gentes de la época (como el del concepto subjetivo Inca del ‘mundo de arriba’, ‘este mundo’ y el ‘mundo de dentro o el de abajo’ como derivaciones conceptuales subjetivas propias de la religión en el antiguo Perú).


Ser alado de medio rostro. Seres como este están en el Pórtico de las Falcónidas cuyo dintel está incompleto en la loza negra (lado negro) pero completa en la loza blanca (lado blanco) como puede observar en la foto siguiente (pórtico reconstruido luego de un derrumbe y/o por acción de algún terremoto).
 Es decir en términos astronómicos (lo que denominan como los términos de la élite o la casta sacerdotal), un movimiento ‘de ida’ y ‘de vuelta’ (en relación directa con el movimiento oscilante de salidas del Sol por el horizonte terrestre) representado con una figura ‘de perfil’ característico de las representaciones litográficas en Chavín, donde el ‘presunto’ caimán hembra y caimán macho, dizque en ‘presunta’ cópula representados en el Obelisco de Tello (que a mi modo de ver se refiere solamente a un solo caimán, el del caimán ancestral o primigenio, aquel el de los grupos humanos nómades o errantes que habitaron las selvas americanas, caimán que coexistió probablemente con el jaguar, en término de constelaciones como las que se pueden ver en el espacio en lados contrapuestos de los que no se puede afirmar categóricamente ‘quién persigue a quién’ en sus aparentes desplazamientos de Este a Oeste por el espacio nocturno, el que tampoco era hembra ni macho para aquellos nómades sino que podían observar en el espacio en dos periodos distintos donde cada uno prevalecían sea hacia el amanecer o sea hacia el anochecer) nos señalan el movimiento solar tanto de ‘ida’ (en relación al caimán “macho” o jaguar “macho” o constelación de las 3M o Tres Marías que actualmente, desde junio a diciembre, antecede a la salida del Sol) como de ‘vuelta’ (en relación al caimán “hembra” o jaguar “hembra” o constelación del mono Nazca, que desde diciembre a junio, antecede a la salida del Sol.