viernes, 31 de octubre de 2014

NADA BUENO ¿PARA QUIÉNES? - U.S.A. Y FILIALES LATINOAMERICANAS: FÁBRICAS DE TERRORISMO

A propósito del artículo de Mirko Lauer sobre “Nada bueno”

Nada bueno


Un libanés comprobadamente dedicado a manipular materiales para la confección de explosivos en una vivienda de Surquillo, suena ominoso. Las versiones que llevaron a su captura lo sindican como miembro de Hezbollah, uno de los brazos terroristas del gobierno de Irán. El soplo vino de fuentes de inteligencia extranjera. Esto es más o menos lo que traen los medios.

Pero la parte comprobada es de por sí muy preocupante. ¿Qué hacía Muhamad Amadar en Surquillo? ¿Armaba explosivos para uso local o para la exportación? ¿Enseñaba a fabricar bombas a alguna organización peruana? ¿O practicaba? Si acaso eran para uso local, ¿podemos pensar en uno de esos atentados antijudíos en lugares inesperados, como fueron los dos de Buenos Aires, 1992, 1994?

Otro escenario hipotético horripilante es que alguna banda del narcotráfico esté considerando pasar a mayores en respuesta a algunas de las grandes capturas de cocaína en los últimos tiempos, como los 7,000 kilos de Trujillo. Este tipo de escaladas han sido contraproducentes para los narcos en otros países, pero igual se siguen produciendo. En esto la droga es mala consejera.

La presencia de Hezbollah en América Latina es evidente desde hace tiempo. Los estadounidenses la consideran una suerte de organización de servicios para el crimen organizado en la zona. Cosas como consejos estratégicos, armamento, acceso a redes internacionales, entrenamiento de combate. El pago que recibe va a sus operaciones en el Medio Oriente, aunque el subsidio de Teherán está estimado entre US$ 100 y US$ 200 millones.

En efecto existen algunas pruebas concretas de lo anterior, como los vínculos detectados con la banda narcotraficante Zetas, de México. Hace dos años un miembro de Hezbollah confesó vínculos con la narcoguerrilla colombiana. Al año siguiente otro miembro confesó haber pagado a un equipo mexicano para asesinar al embajador de Arabia Saudita en Washington. No llegó a materializarse.

El Perú parece más bien alejado de esos siniestros circuitos internacionales. Pero a la vez es perceptible que en algunas zonas del país la violencia relacionada con el crimen organizado va en aumento. De modo que es vital llegar a una comprensión de qué es lo que el asolapado Amadar estaba haciendo en el país. Por lo pronto no se le conoce trabajo alguno.

Que Amadar esté casado con una peruana que antes estuvo casada con un estadounidense agente de la DEA, le da al asunto un giro novelesco que también se presta a preguntas. Hasta aquí no hay otros datos sobre su vida, y hasta el momento no circula una versión de los interrogatorios, y no está de más prepararse para alguna forma de desenlace insólito.

COMENTARIO DEL BLOGUERO SSMM:

Algo es más que evidente hasta para un ciego, la necesidad de terrorismo no solo en el Perú sino en toda Latinoamérica es un deseo de navidad en medio de la creciente crisis global. Sabemos muy bien a qué juegan los agentes de la DEA en México por lo que dicho país es hoy (gracias a la 'intervención' yanqui de "lucha contra el narco terrorismo") un antro de violencia y delincuencia incluso gubernamental, ya veremos a qué se llega con eso de la de pretender armar un escenario similar en nuestro país. Good Luck.

En cuanto a la desaparición todavía presuntamente forzada de los estudiantes (de los 57 ‘desaparecidos’ inicialmente, 14 fueron encontrados vivos y quedan 43 por encontrar). No sabemos todavía a ciencia cierta si al margen de que estén vivos o muertos, esto, sea un plan macabro a lo Halloween para desestabilizar aún más la precaria situación mexicana, algo así como la del sueño de marihuana de algún psicópata degenerado norteamericano de la Casa Blanca por pretender convertir a Latinoamérica en el antro puteril del terrorismo made in Pentágono sionista en alianza con sus degenerados aliados mercenarios de Al Qaeda y en general de la extrema derecha a escala global movilizada, caso del Medio Oriente, con los recursos de los petrodólares vía el “Estado” Islámico, petróleo que la están comprando Israel, EEUU y demás aliados en el Medio Oriente.

Mirko Lauer se frena en su análisis cuando vincula a Amadar (presunto miembro del Hezbollah) con la ex hembra de un agente de la DEA norteamericana. Lo del sentimiento anti judío nos quiere vender como limón de emolientero (recontra usado) como si los degenerados israelíes que masacran no solo en Palestina sino a escala global con el poder económico que hasta hoy detentan no le fuera suficiente para entender la gravedad de su postura ingenuo respecto a los ‘sentimientos anti judíos’. Eso es basura barata, fabríquense otra. Nada de lo que salga de boca de los Estados Unidos y de sus aliados puede ser tomado en cuenta o siquiera muy en serio, excepto la verdad de los hechos y de los acontecimientos.

Aquí en el país ya se hicieron ensayos de manipulación de mercenarios senderistas y de arrepentidos a todo nivel así como doble agentes de inteligencia del ejército sembrados dentro de Sendero Luminoso (recuerde el lector el caso del doble agente Mesmer Carles Talledo).

No nos venga Mirko Lauer con posturas ambiguas y presuntamente inocentonas (a lo Rospigliosi) con respecto al crecimiento de la delincuencia que otras instancias gubernamentales la quisieran llevar a otros niveles tales que podría equiparárseles a los del “terrorismo” al mismo estilo del Pentágono norteamericano judío.

Más de uno (delincuentes terroristas de la extrema derecha que me aman con todo su corazón) quisiera para nuestro país un escenario que le diera fortalezas a la prevalencia de la delincuencia gubernamental organizada como caso análogo al de México (dicho sea de paso, de comprobarse las desapariciones con pruebas fehacientes, no habladurías ni suspicacias, Peña Nieto debería de largarse de la presidencia o el pueblo mexicano debería exigir mediante marchas pacíficas su retiro voluntario), soñar no cuesta nada, el cual es el anhelo actual de los famosos senderólogos a sueldo de la embajada norteamericana en el Perú.

En el escenario internacional, me parece una acción todavía muy tibia por parte de Rusia (por no mencionar a China) el despliegue de bombarderos y de su aviación que se asemeja al dicho ese de mucho ruido y pocas nueces. ¡Métanle un bombazo a los iunaites de 10 kilotones que a los gringos no les importa nada, posshh hombre!

De algo sí que estamos más que seguros por la experiencia de la guerra interna, que, más de mil peruanos reaccionarios estarían felices de contribuir con su granito de arena al sembrado de terroristas de cualesquier cuño en el Perú. Y a propósito ¿cuál será la siguiente ‘función’ mediática asignada por seguridad del estado al Movadef o es que no querrán chocar con los angelitos dado que no son muy dóciles?, ¿pero si yo he visto que hay muy buenos jinetes en la policía montada durante las diversas movilizaciones sindicales y manifestaciones sociales diversas?

La todavía presunta desaparición de estos estudiantes mexicanos tiene relación directa con la necesidad de mantener la imagen de logros y éxitos en las reformas educativas no solo que involucran a México sino a toda Latinoamérica en general. Solo una guerra interna como el caso peruano justificaría la desapariciones forzadas de estos estudiantes (en el Perú ni siquiera se hizo eso, es decir, la de desaparecer a estudiantes que quemaron a las ex buses Enatrus, que ni se compara con lo de la Cantuta que se hizo solo bajo certezas de sospechas o la de la matanza de Barrios Altos por simple desfogue de impotencia contra un enemigo ‘cobarde’ que ‘no daba la cara’ y se ‘escondía en la calumnia y el terrorismo’).

Especula (innecesariamente) demasiado Mirko con este tema dado que ni hay siquiera una manifestación oficial sobre el tema y que eso de “prepararse para alguna forma de desenlace insólito” ya hasta me suena a cachaciento periodístico. Esperemos los bombazos, los hechos, las víctimas, el terrorismo mediático (que al parecer tanto le angustia a Mirko Lauer) y finalmente la verdad, que eso sí duele (sino pregúntenles a los usanos sobre su invasión mentirosa y genocida a Irak y su alianza con los delincuentes terroristas de Al Qaeda y compañía… petrolera).

De lo que debería preocuparse públicamente Mirko Lauer es de si puede hacerse desarrollo, crecimiento y país sin terrorismo en el Perú, que de haberlo hecho ya hubiera despotricado (incluso a muerte) contra la política terrorista norteamericana en alianza con Al Qaeda y con la OTAN, pero como vemos, solo se las quiere dar de intelectualoide y analista casi al mismo nivel que de Rospulgoso.