domingo, 19 de octubre de 2014

TODO POR QUEDAR BIEN CON LA RELIGIÓN Y CON EL DIOS DE LOS PERUANOS

Estoy pensando seriamente (creo) en enrolarme a la congregación de los Hermanos de la Fe para que no se metan conmigo de por qué no tomo bebidas alcohólicas constantemente y solo así lograr que dejen de hacer comentarios diversos sobre mi persona respecto también a por qué no participo de las fiestas religiosas y costumbristas de las localidades donde llego a trabajar. Ya no me siento bien yendo a las iglesias a rezar aunque sea por compromiso u obligación (ni siquiera por indiferencia), a cargar (para mí) simples palos en forma de cruces de madera o imágenes sean cuales sean estos, a repetir los versos de los sacerdotes o a responderles frases afines.

Lo malo de ello es que no tengo religión, ni Dios, ni desarrollo la Fe que ellos prodigan (tampoco pretendo), para pertenecer a dichas congregaciones y por consecuencia de ello ser respetado en mis actitudes u opciones personales. Ya no sé qué hacer sin que genere la imagen de inadaptado o insociable o peor todavía, la de ateo.

Creo que debo buscar la manera de hacerles entender mi manera de ser, de pensar y lograr así que no sea considerado como una falta de respeto mutuo.

No podemos ser del mismo criterio, de la misma racionalidad, de la misma manera de pensar y actuar. Ya no existen afinidades en esos términos psicológicos religiosos culturales. No se pueden negar, ocultar o maquillar esas diferencias ideológico-culturales en aras de un presunto respeto, convivencia o tolerancia, mucho menos porque así lo determinen las mayorías.

Atahualpa antes de arrojar la Biblia al suelo y de ser tomado prisionero.
 
La actitud del Inca Atahualpa de haber tomado la Biblia y luego la de tirarla al suelo me parece racional y coherente a su estatus político-religioso de aquella cultura de la época, sin embargo, guardando las consideraciones sobre el contenido literario de dicho libro filosófico histórico y el tiempo y sabiendo (en su nivel de formación intelectual y de Rey) Atahualpa el significado de ese texto escrito extranjero, yo podría hacer lo mismo o darle algún valor higiénico tal vez.

Sin embargo, en base a mis antecedentes de mis experiencias pasadas (digamos neurótico bipolares) la condición personal, cultural y filosófica de mi persona, me exige a mantener al margen y con las distancias necesarias las costumbres y la Fe de quienes tienen religión y Dios.

El ingenuo Atahualpa ofreciendo oro por su liberación (para luego realizar probablemente una persecución contra los invasores católicos).
 
Es por demás cansado tener que estar aclarándoles a las personas pero tampoco me parece tener que convivir en sus costumbres religiosas solo por la inercia de dichos eventos o por las 'obligaciones' sociales e históricas del caso.

Atahualpa momentos antes de ser ahorcado y quemado por los españoles cristianos en la Fe de Cristo.