viernes, 9 de enero de 2015

GLADIO, EJÉRCITOS SECRETOS DE LA OTAN Y ALIADOS, EL PODER OCULTO DETRÁS DEL PODER OFICIAL

Diré honestamente que hasta ayer no sabía de los antecedentes de los Ejércitos Secretos de la OTAN que supongo se generaron después de la II Guerra Mundial (II-WW) y que involucraron los acuerdos secretos de los sectores de la extrema derecha (incluyendo a los nacionalistas militarejos como en el caso peruano actual) para configurar la OTAN y la formación de cuerpos militares que operaran a todo nivel, de manera clandestina. Que definitivamente las Primaveras Árabes se configuraron bajo estos mecanismos políticos (incluso con el uso de las redes de internet) y militares (la avanzada de la OTAN).

Hubiera querido transcribir literalmente el texto que nos ofrece Thyerri Meissan pero les doy la dirección para que puedan leer allí con más detenimiento para que no crea que aquí solo se muestra los hechos y las personas solo por opiniones personales racionales y lógicas. Aclaro, lo que se manifestó hasta hoy en el blog sí ha correspondido a la opinión personal del auto del blog que también ha tomado noticias, datos y referencias de diversos medios digitales y escritos de toda tendencia. También, las que manifesté y que parecieran hechos de mi fantasía, de mi paranoia por involucrar irresponsablemente a individuos y organizaciones se correspondieron con mi experiencia personal vivida en el conflicto interno de nuestro país y la evolución de los hechos en el contexto global tal y como la alianza del imperialismo sionista norteamericano y aliados con el integrismo imperialista islamista y aliados. Comprendiendo con fundamento que Al Qaeda fue hasta hoy y será todavía una herramienta (parte de los ejércitos secretos) del capitalismo global en el mundo.

No es extraño por ello que en Libia se haya generado una circunstancia violenta y de terrorismo por parte de los amos de estos mercenarios que han polarizado dicho país para poder configurarlo con ‘oposiciones’ y posiciones disque antagónicas pero que todos responden al mismo jefe, al mismo patrón. Juego en el que obviamente se encuentra Francia, así como países aliados formalmente (miembros de la OTAN) como no también.

Podría justificarse el accionar de la OTAN (NATO en sus siglas en inglés) en el contexto post bélico de la II-WW. Lo que vino haciendo desde el 2000 con su alianza con Al Qaeda y en alianza con los oligarcas de los diversos países árabes solo con el afán económico de remodelar y reconstituir el escenario unipolar del capital (post II-WW) no justifica ni se sustenta sino en una política imperialista sionista euro-norteamericano y árabe, intervencionista, genocida y terrorista, descarada y todavía impune a la que han concurrido alegremente como meros espectadores las diversas instituciones internacionales ‘garantes de la paz’ como la ONU. Esta vez no lo digo por cóleras malsanas, paranoia, resentimiento o deseos de venganza como podría interpretar el lector de todas las tendencias sino que son hechos incuestionables, innegables y evidentes, y como se puede ver, hasta con antecedentes históricos.

Cierto, en las circunstancias globales que vivimos, leer es tedioso y la necesidad de encontrar las noticias elaboradas solo para masticar y tomar ya no resulta fiable y se presta al manoseo. Pero en estas circunstancias globales es algo necesario o imprescindible que le hará entender y explicar el porqué de las circunstancias actuales de cada país como es el caso de la experiencia vivida, que se vive y todavía se vivirá en el Perú y obviamente en el resto del mundo.

Aquí lo que quería compartir con los lectores. Disculpas a Red Voltaire por haber tomado solo un fragmento inicial del artículo.

GLADIO: ALIANZA MILITARY CLANDESTINA


por Daniele Ganser

Historiador suizo, especialista en relaciones internacionales contemporáneas. Sus trabajos acerca de las redes Gladio en Europa y de los ejércitos secretos de la OTAN ligados a los neonazis y otros movimientos fascistas le valieron un gran reconocimiento académico. Se dedica a la enseñanza en la universidad de Basilea, Suiza.

La Operación Gladio –desarrollada por la OTAN como guerra clandestina en contra de los comunistas durante la Guerra Fría– tejió una red de complicidades en Europa. Al descubierto, la coordinación que el Allied Clandestine Committee efectuó respecto de las redes stay-behind en Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Gran Bretaña y Estados Unidos. Pese a las evidencias, la alianza militar atlántica niega la existencia de los ejércitos clandestinos.

Cuarta parte

En forma paralela al Comité de Planificación y Coordinación (CPC) ­–como se le renombró al Clandestine Committee of the Western Unión­–, un segundo puesto de mando secreto que funcionaba como un cuartel general stay-behind fue creado por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a principios de la década de 1950 bajo el nombre de Allied Clandestine Committee (ACC).

Al igual que el CPC, el ACC estaba en contacto directo con el comandante en jefe de la zona Europa, el supreme allied commander europe (saceur). Éste, a su vez, estaba bajo control estadunidense. Según las conclusiones de la investigación parlamentaria belga sobre la Operación Gladio, el ACC fue creado en 1955 y se encargó de “la coordinación de las redes stay-behind en Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Gran Bretaña y en Estados Unidos”. Según el informe sobre la investigación belga, en tiempo de paz, las funciones del ACC “incluían la elaboración de directivas destinadas a la red, el desarrollo de sus capacidades secretas y el establecimiento de bases en Gran Bretaña y Estados Unidos.

En caso de guerra, se suponía que debía preparar acciones stay-behind (ejércitos secretos) conjuntamente con el Supreme Headquarters Allied Powers Europe (SHAPE); a partir de ahí, “los organizadores tenían que activar las bases clandestinas y preparar las operaciones”. El comandante del Gladio italiano, el general Inzirelli, afirma que “las relaciones en el seno del ACC eran totalmente diferentes” a las que existían en el CPC. “La atmósfera era claramente más relajada y amigable que en el CPC”. El ACC, fundado en cumplimiento de “una orden expresa del saceur al CPC”, al parecer “se convirtió en una ramificación” de este último.

Parece que ese organismo sirvió sobre todo como un foro donde se compartía la experiencia del Gladio entre los jefes de los servicios secretos: “El ACC era un comité esencialmente técnico, un foro donde uno podía intercambiar información y experiencias, mencionar los medios disponibles o en estudio, compartir sus conocimientos sobre las redes, etcétera”. El general Inzirelli recuerda: “Nos hacíamos favores mutuamente. Cada uno de nosotros sabía que si le hacía falta un experto en explosivos, en telecomunicaciones o en represión para una operación, podía dirigirse sin problemas a un colega extranjero ya que los agentes habían recibido el mismo entrenamiento y utilizaban el mismo tipo de equipamiento”.

Los radiotransmisores llamados Harpoon eran parte del equipamiento de todos los miembros del ACC. La firma alemana AEG Telefunken los había concebido y fabricado a mediados de la década de 1980, por orden del comité de dirección de Gladio, a 130 millones de marcos, para reemplazar un sistema de comunicaciones que se había hecho obsoleto. El sistema Harpoon podía transmitir y recibir mensajes radiales codificados a una distancia de 6 mil kilómetros, permitiendo así la comunicación entre las redes stay-behind que se encontraban a ambos lados del Atlántico. “El único equipamiento que tienen en común todos los miembros del ACC es el famoso radiotransmisor Harpoon”, reveló Van Ussel, un miembro del Gladio belga que había utilizado ese equipo personalmente en la década de 1980, cuando era un miembro activo de la organización.

Según Van Ussel, “ese sistema se utilizaba regularmente para transmitir mensajes entre las bases y los agentes (en particular durante los ejercicios de comunicación por radio), pero estaba destinado sobre todo a la transmisión de información de inteligencia en caso de ocupación”. El ACC disponía de bases en todos los países europeos, incluyendo una en el Reino Unido. Desde esas bases se podían activar y dirigir las unidades presentes en los territorios ocupados. Al parecer, el ACC editaba manuales destinados a los miembros de Gladio. Estos manuales indicaban los procedimientos comunes a seguir en la realización de acciones clandestinas, las comunicaciones radiales codificadas y el salto de frecuencia, así como el abastecimiento por vía aérea y los aterrizajes.

El ACC tenía un sistema de presidencia rotativa con un mandato de dos años. En 1990, dicha presidencia estaba en manos de Bélgica. La reunión del ACC que tuvo lugar durante los días 23 y 24 de noviembre se desarrolló bajo la presidencia del general de división Raymond Van Calster, jefe del SGR, los servicios secretos militares belgas. El general Inzirelli recordó que “al contrario del CPC, el ACC no tenía una dirección establecida y permanente. La presidencia del comité se asumía por dos años y rotaba entre todos los miembros por orden alfabético”. Por esa razón, el ACC no estaba sometido “al mismo dominio de las grandes potencias”. Inzirelli afirmó que él prefirió trabajar en el ACC en vez de hacerlo en el CPC, bajo control de los estadunidenses: “Tengo que reconocer, por haberlo presidido yo mismo durante dos años, que el ACC era un comité verdaderamente democrático”.

OTAN niega la guerra clandestina

En el marco de toda investigación exhaustiva sobre la Operación Gladio y las redes stay-behind, salta a la vista la importancia de las transcripciones y grabaciones de las reuniones del CPC y del ACC como fuentes esenciales. Desgraciadamente, a pesar de los años transcurridos desde el descubrimiento de esa red altamente secreta, las autoridades de la OTAN se han limitado, al igual que en 1990, a oponer el silencio o el rechazo a las exigencias del público en ese sentido. Al realizar nuestra propia investigación, durante el verano de 2000, cuando nos pusimos en contacto con el servicio de archivos de la OTAN para solicitar acceso a informaciones suplementarias sobre Gladio, esencialmente sobre el CPC y el ACC, recibimos la siguiente respuesta: “Después de haber verificado en nuestros archivos, no existe huella alguna de los comités que usted menciona”.

Lo demás que continúa lo puede encontrar en dicha dirección y en la Red Voltaire. http://www.voltairenet.org/article163459.html#
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Es en cierto modo en ese escenario que se suceden los acuerdos de paz en Colombia y la ofensiva contra Sendero Luminoso y el PCP en armas (incluyendo la ‘apertura’ hacia Cuba) dado que no se quiere que el contexto actual de repliegue forzado del imperialismo interven-sionista a la región tenga obstáculos e impedimentos que desestabilicen aún más el escenario de guerra económica dentro del contexto multipolar ya creado y en desarrollo. Especulé hace mucho tiempo que dicho repliegue involucraría el retorno con el ‘jale’ de sus mercenarios (terroristas a sueldo y/o por manipulación religiosa-política) de Al Qaeda o la descentralización de sus diversos mecanismos ejecutivos acordes a las necesidades de cada país o región. Eso recién se está configurando (hasta podrían ser ‘blandos’ y ‘permisivos’ como con el caso del MOVADEF en el país y no precisamente estar siempre como se dice 'pelea de perros'). No podemos decir con exactitud que lo sucedido en Charlie Hebdo con estos presuntos “lobos solitarios” (le llaman así) se corresponda todavía con esta circunstancia regionalizada, eso lo veremos en el trascurso de nuevos acontecimientos por sucederse.

Las expresiones de Carlos Marx tomarán cuerpo con más fuerza en este nuevo contexto, es decir, la lucha de clases a la orden del día en un escenario de mediana recuperación económica global pero que no significará que se retome el escenario económico del siglo XX pasado, así se haga un cambio generacional (y mental) global. Cierto, no podemos negarle a los sionistas, que los países donde pusieron su pólvora y su indignación social y religiosa tales como en Libia, Egipto y demás Primaveras Árabes que tendrán el CONTROL TOTAL y el recurso de la religión para mediante la represión, el exterminio racial, cultural étnico y religioso mantener el control neocolonial de la situación y actuar como países satélite, ‘perros’ con collar al cuello (¡Presidente Fido Alan, saca la lengua, levanta la colita, date una vueltita!, ¡Pfi pfi pfi pfi!, ¡toma tu Ricokan!, ¡tuh, tuh, tuh, ataca, ataca, ataca!, ¡hazte el muertito!, ¡eeeeso, tú sí que eres un perro de raza!). Era obvio, Elián Karp se hubiera muerto de hambre en el África con su visión culturalista y étnica pues no hay mucho que hacer por allá dado que el servilismo mercenario neocolonial puede ser hasta gratuita, ¿será así en el Perú?, dado que hasta el judío sionista Baruch Ivcher en su televisión Frecuencia Latina se había convertido en ‘defensor acérrimo’ de los pobres indígenas peruanos (todavía, creo).