lunes, 26 de enero de 2015

LEY PULPÍN O LEY LABORAL JUVENIL (18 A 24 AÑOS): SE AGOTÓ EL NÉCTAR DE FRUTA Y LA CAJITA AL TACHO DEL BASURERO


Envase colorido pequeño (de forma triangular, incluso con forma de carrito) con néctar de fruta dirigido para el consumidor infantil, si bien que no ofrece gran cosa, satisfacción breve pero que no calma la sed o las expectativas de los que se quisiera sacar más provecho chupándoles hasta la última gota oculta en lo más profundo del envase. Ganar experiencia no es suficiente, 12 horas de trabajo para un sueldo mínimo o inferior es un abuso, un trabajo propio de los jóvenes burros de carga. La plusvalía (plus valor, excedente de trabajo en dinero del que se apropia el empresario y no le retribuye al trabajador) generada por estos jóvenes no les regresa a sus bolsillos, se quedan los empresarios y revierten como impuestos al Estado. La idea era buena, las capacidades de los cuerpos para lograrlo no eran viables, hubiera sido mejor declararlos formalmente como esclavos o burros económicos.

Este gobierno ya sabe que el sector de los jóvenes no los quiere ni hoy ni mañana. Ese mensaje de los jóvenes va también para Alan García, Keyko y demás inquilinos de palacio de gobierno por venir.

Al congreso realmente le faltaron los cojones suficientes como para aprobar a caballazo dicha ley. Primó el clientelismo reeleccionista. Una viva muestra de que el Humalismo ya fue, que habría que adelantar las elecciones presidenciales pues Humala es un farsante.

De su fracaso, bueno pues tiene a los maestros para desfogarse en pro del desarrollo y el progreso del país.

¿Qué pasó con el argumento del tonto útil del Movadef, ese cuco oportuno para los momentos más difíciles?, revisen la inteligencia y la infiltración, está fallando. ¡Dividan a los jóvenes siquiera!, desarrollen un texto más elegante, refinado y concertado con algunos 'socios' que la apoyen tal como se hizo con la Ley de Reforma Magisterial, en eso ustedes son buenos, hagan como que les consultan a todos los jóvenes, que participan en el debate, en la implementación, en todo.

Partan de que los jóvenes ya son ciudadanos y no débiles mentales, mocosos por los que hay que tomar decisiones, ¡si ni siquiera tienen el nivel intelectual de los maestros del Perú!

Dada el resquebrajamiento oportunista y mediático del gobierno humalista, la desintegración de la concertada unidad oportunista generada a instancias del gobierno humalista por promover las reformas neoliberales, no era extraño el que podríamos haber asumido que dicha Ley no prosperaría. Aunque había las dudas al respecto pero que nos dicen que la campaña electoral del 2016 ya se inició y los humalistas ya no cuentan.

Se dice que hay una división en dos bandos dentro del ‘nacionalismo’, eso es totalmente falso, es solo un cuento que quieren hacernos creer (también para los que quieren creérsela), dicha división o dos ‘facciones’ nunca existieron ni existirán, solo se hace para darle formalidad a la presencia de una presunta “izquierda” embaucadora en el escenario electoral para el 2016 para que las fuerzas de la derecha (APRA) y extrema derecha (Fuerza Popular fujimontesinista) no capten la simpatía y los votos de los volubles electores de moda. Carlos Tapia podría ser relanzado nuevamente como “vocero” del ‘nuevo nacionalismo’ y su proyecto fatuo de la Gran Transformación, es decir, vendernos nuevamente gato por liebre por otros comerciantes. Después de ganada las elecciones le meterán otra patada en el culo forever and ever. Para eso sirven. Realmente están por las huevas.

En otras circunstancias esta ley pulpín podría haber prosperado, el servilismo económico (trabajo negrero) pudo haber quedado reglamentado por ley, quizá en otra ocasión puedan intentar liberalizar (sin vacilar por temor a revueltas internas) el empleo juvenil para fortalecer los ingresos empresariales, luego con ello (garantizar) la inversión nacional, ende fortalecer los ingresos del Estado y de por sí lograr el desarrollo nacional. Prosperará si de por medio no nos vienen con que ellos (las minorías iluminadas) y solo ellos tienen toda la razón del mundo. Alan García es inteligente para ello, mismo faenón; Keyko es muy rústica, pero quién sabe; Toledo es muy torpe el borracho; nadie tiene los huevos que ha demostrado el embaucador general Ollanta Humala (mismo heredero de Fujimori y montesinos) para hacer lo que los anteriores presidentes no pudieron ni quisieron hacer en su momento.

La derogatoria de la ley pulpín solo muestra que se ha desinflado el humalismo neoliberal y hay que preparar su salida y decirle adiós, hasta nunca mentiroso embaucador, lo mismo que a los congresistas que no supieron defender esta ley muy bien elaborada a la altura de las necesidades del empresariado nacional. Derogatoria de la ley pulpín, un fruto de la politiquería nacional y del cinismo de esta ‘democracia’ que se ha orinado del miedo de que las protestas de los jóvenes sean el inicio de protestas mayores a nivel nacional. Las consecuencias de la derogatoria de esta ley laboral, una primera expresión de debilidad gubernamental las estaremos viendo después a todo nivel.
La cara de cachaco de Ollanta Humala no sirvió de nada, menos la cara de prudencia de Nadine.