domingo, 8 de marzo de 2015

CORTINERA CANCILLERÍA PERUANA TODAVÍA NO DICE NADA SOBRE EL ASESINATO A MANSALVA DE MEXICANO ANTONIO ZAMBRANO MONTES POR PARTE DE LA POLICÍA NORTEAMERICANA: DEBE PEDIR QUE UNASUR INTERVENGA EN EEUU TAL COMO LO HIZO PARA CON VENEZUELA


Busto del héroe chileno Arturo Prat Chacón en la Escuela Naval del Callao en Perú (asesino del teniente peruano del Monitor 'Huáscar' Jorge Velarde Castañeda), una estatua en sugestivo y subliminal mensaje de la reacción y la oligarquía peruana.
 
El 10 de febrero del 2015 fue asesinado por agentes de la policía de Pasco, un suburbio de Washington (EEUU) con 17 disparos el migrante mexicano michoacano Antonio Zambrano Montes de 35 años de edad estando desarmado y luego de haber presuntamente utilizado piedras para evitar su detención y luego de que supuestamente agrediera a dos policías para posteriormente huir de ellos en Pasco, al sureste del estado de Washington (Estados Unidos), según dieron a conocer medios locales estadounidenses.


Fue asesinado como a un perro dijeron algunos. Sus restos ya fueron trasladados de EEUU a Guadalajara y ya fueron velados el jueves 05 de marzo pasado a la comunidad de La Parotita, en el municipio de Aquila.

Preocupados los miembros de la Cancillería Peruana al parecer por cosas de apoyo a los derechos humanos luego de haber pedido que UNASUR interviniera en Venezuela luego de la muerte del adolescente por disparos efectuados por un policía que creyó estaba en riesgo su seguridad. El Secretario General de UNASUR Ernesto Samper (ex presidente de Colombia) visitó a diferentes personajes e instituciones venezolanas incluyendo al presidente Nicolás Maduro (condescendiente él) para pedirle se respeten los derechos humanos en dicho país. La prensa mundial hizo eco de esta ‘intervención’.

En tal razón, todavía estamos esperando la manifestación de la Cancillería Peruana para que pida (sea a la UNASUR o a la OEA) se ‘intervenga’ en EEUU por el asesinato a quemarropa de este migrante mexicano.

Es más que bien evidente, que sabemos que Cancillería de Perú hizo ese pedido a órdenes expresas de sus patrones de la Embajada Norteamericana en el Perú como parte de la búsqueda de desestabilización en Venezuela (si es que no es un golpe de estado como argumenta Nicolás Maduro). Una acción de ‘deslinde’ del ya cambiado gobierno humalista neoliberal neo fujimontesinista con los seguidores de Hugo Chávez frente a los escándalos por corrupción del gobierno humalista nadinista que busca cortinas de humo para vendernos una imagen falsa de ‘unidad’ frente a los casos de espionaje detectados en la Marina de Guerra del Perú.

Es más que evidente demasiada intromisión perversa y politiquera en el caso de Venezuela que no es del agrado incluso hasta de algunos sectores que se ufanan en demostrar representatividad ‘democrática’. Eso incluye la carta suscrita por los ex presidentes Óscar Arias de Costa Rica, Alejandro Toledo de Perú, Fernando Henrique Cardoso de Brasil y de los mexicanos Felipe Calderón y Ernesto Zedillo, cinco grandes “luminarias” de la democracia latinoamericana.

Si bien UNASUR no fue bienvenido por la oposición a Nicolás Maduro, eso se ratifica con las promesas de apoyo económico al gobierno de Maduro para paliar la escases de productos diversos. La intromisión de algo tenía que valer. Maduro argumenta que también hay pretensiones de asesinarlo y de provocar en Venezuela una coyuntura similar a la de países como Libia, Siria donde se han dividido política, militar premeditadamente por los EEUU y sus aliados de turno para mejorar su administración con el pretexto del “terrorismo” del que a la actualidad no hay diferencia alguna de uno o de otro lado aunque ha resultado ser más perversa y genocida la generada por los EEUU y sus aliados.

Recordemos que “el proyecto del bloque regional sudamericano UNASUR) nace a partir de la operación militar  (llamada operación Fénix) realizada en territorio ecuatoriano el 1ero de marzo 2008  (sin permiso del gobierno de Ecuador) por el gobierno colombiano del entonces presiden te de Colombia, Álvaro Uribe que terminaría con la muerte de uno de los líderes de las FARC colombianas, el guerrillero y alto mando: Raúl Reyes.

Esta operación desataría una crisis diplomática entre tres países: Colombia, Venezuela y Ecuador.

El ideólogo del proyecto geopolítico latinoamericano sería el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien deduce que de este conflicto podría surgir iniciativa común de defensa en el continente latinoamericano. Un año después, nacía el Consejo de Defensa Suramericano.

El nuevo organismo militar prevé una reunión anual de los ministros de Defensa y dos reuniones anuales de los viceministros.” Tomado de: http://nuevageopolitica.blogspot.com/2009/03/nueva-geopolitica-de-america-latina-que.html

En el escenario intervencionista norteamericano con bases militares en aumento en Latinoamérica y el desplazamiento actual de cientos (sino miles de soldados de las FFAA norteamericanas) de soldados tanto a Chile como a Perú (se dice, por ahora solo para entrenamiento de las FFAA nacionales latinoamericanas no habiendo razones contundentes de un ‘peligro potencial’ que justifiquen ese desplazamiento militar, incluyendo armas), actualmente el papel de UNASUR no está muy en claro. La actual distensión entre Perú y Chile por el caso de espionaje en la Marina de Guerra del Perú está siendo actualmente utilizada como una cortina de humo mediática por parte del gobierno del Ollanta Humala para encubrir los casos de corrupción de su gobierno y de su partido. Mientras el león verde yanqui se pasea alegremente por Chile y Perú (asumimos que bajo el pretexto del narcotráfico), los gatitos pelean y berrinchean, se jalan de las mechas para impresionar, para sorprender a los ingenuos e incautos que se creen dichos conflictos de la oligarquía peruano chilena.

No es que el caso peruano sea correspondiente con la actual Guerra Fría global entre los EEUU (y aliados) y Rusia (y aliados), al contrario, se pretende aprovechar esta ‘distensión’ para realizar purgas, persecuciones y fortalecer el control del poder de las fuerzas reaccionarias y vende patria del país que son las principales causantes y promotoras de actos de traición y espionaje contra nuestro país. Parece paradójico en quienes se ufanaron de buscar la integración global con Chile (Alan García se refería a la Gran Nación Perú-Chile), intentando falsear, negar, borrar o cambiar los registros histórico bibliográficos de la Guerra con Chile, incluso llegando hasta el colmo o la desfachatez de permitir que el busto del héroe chileno Arturo Prat esté entre los pasillos de la Escuela Naval del Callao de la Marina de Guerra del Perú, incluso intentando ridiculizar la imagen de Grau y de su legado que nunca hubiera permitido que un enemigo suyo que intentó asesinarlo fuera a ser colocado en una base militar suya en su propio territorio.

El circo montado por el gobierno peruano y la Cancillería de Perú busca distraernos de la problemática actual, se busca la impunidad. Otros propósitos se verán al mediano plazo. Es lamentable para el gobierno, lo repito, de que Sendero Luminoso no esté siendo funcional a sus pretensiones tal y como lo venía haciendo desde la captura del Presidente Gonzalo.

La ‘unidad’ a la que se refiere el Ollanta por el caso del espionaje marino, es solo la unidad de los líderes de los diferentes partidos políticos tradicionales del país que sin excepción están envueltos en actos de corrupción y promiscuidad política en torno a la búsqueda de la impunidad general del Estado y sus organizaciones politiqueras (incluyendo por los delitos de lesa humanidad que el Poder Judicial peruano está en capacidad de negar, cambiar o reformular leguleyamente), no es necesariamente la ‘unidad’ de todos los peruanos. No me presto ni alegre ni gratuitamente al (incluso) falso circo como para repetir el corrillo.

Aquí les dejo el blog de César Vásquez Bazán respecto al busto de Arturo Prat Chacón en la Escuela Naval del Callao: http://cavb.blogspot.com/2012/01/altos-mandos-de-armada-peruana-honran.html nos da una idea general de la actitud mental de afinidad a la traición a la patria asumiendo sentimientos chilenos solo por ánimos de ‘integración’ falsa pero que en última instancia nos muestra la idea central de la oligarquía americana de protegerse frente a los enemigos internos específicamente de la extrema izquierda latinoamericana.