sábado, 28 de marzo de 2015

ESPIONAJE GLOBAL: PARA SABER LAS TENDENCIAS GLOBALES DE LA POBLACIÓN E IMPLEMENTAR DETERMINADAS MEDIDAS PREVENTIVAS (CASO DEL INTERVENCIONISMO GLOBAL ACTUAL CON LA FALSA FACHADA DE LA “LUCHA CONTRA EL TERRORISMO”) Y EMPRESARIALES (ECONÓMICO – FINANCIERAS)

"TÚ ME ESPÍAS, YO TAMBIÉN TE ESPÍO"
Respecto del espionaje que hago mención para saber las tendencias de la población en cuanto a sus usos y necesidades en internet, el caso dado a conocer por parte de Edward Snowden respecto del espionaje del gobierno norteamericano sobre su propia población y sobre los gobiernos o estados vecinos del mundo sale a relucir un aspecto que no se comenta mucho en las redes o al menos es lo que veo.

Las argumentaciones del gobierno norteamericano respecto de realizar el espionaje con fines de garantizar su seguridad nacional va más allá de la simple acción contra el terrorismo sobre EEUU y sobre el globo. Eso solo es la mascarada, el pretexto para encubrir acciones de otra índole tal como se evidencia en el caso del espionaje a la presidenta alemana Ángela Merkel entre otros funcionarios latinoamericanos (entre ellos las escuchas telefónicas que dicho sea de paso en el Perú está en tela de juicio en el Chongreso peruano con respecto a la participación de la sucursal de siempre de la CIA, la actual DINI).

Desde el aspecto de las diversas tendencias globales, el espionaje es la herramienta más oportuna y adecuada para saber cuál es el comportamiento de la población más aún si cree tener la libertad total de tomar decisiones y ejercer conductas (en pleno ejercicio de su ‘libertad’).

Ya no es necesario que los países potencia en general (no solo EEUU) infiltren o siembren directamente a sus agentes para espiar los datos, informes, situaciones, diversos registros, que en la época de la Guerra Fría post Segunda Guerra Mundial eran imprescindibles para que ellos tomaran las decisiones más importantes y así posicionarse en el mercado global. Algo de eso sucedió con las ‘Guerras Preventivas’ implementadas después del 11S como parte del contexto de refundar el sistema unipolar sionista norteamericano que hoy como parte de dicha estrategia militarista intervencionista ha declarado al actual gobierno de Venezuela como una “amenaza” a dicho país.

En cuanto concierne a la población global y de sus usos y hábitos dentro del contexto de la cada vez más autónoma e inteligente computacional red de internet, el espionaje sirve muy bien a las diversas empresas que ofrecen servicios diversos y a quienes se les hace imprescindible la de disponer de datos e informaciones para la toma de decisiones empresariales inmediatas y oportunas recurriendo a las diversas agencias de inteligencia norteamericana si nos referimos específicamente a EEUU. Es decir, ya no hacen falta realizar encuestas contratando a personas que se encarguen de preguntar boca a boca los gustos, necesidades, requerimientos de la población que  muchas veces resulta relativo dado que sus respuestas no reflejan necesariamente su verdadera necesidad u opción. En cambio mientras el individuo recurre a internet bajo la premisa de la libertad de opción o de escogimiento, de la ‘libre’ navegación, bajo la creencia de que su ‘privacidad’ está garantizada, los datos proporcionados por estos son más fidedignos (al 99%) que los obtenidos mediante encuestas imprecisas y variables no tomadas en cuenta o que interfieren en la veracidad del dato o de la información.

A esto es a lo que absolutamente probable se está refiriendo Mario Vargas llosa con respecto a su tan cacareada “libertad” y por la que se desvela y esfuerza intelectualmente en su periplo literario y principalmente político y por lo que ha sido recompensado con el premio nobel (tipo Azángaro, casi mismo ‘Armani’) que se regala como pan caliente para quienes contribuyen decididamente a este propósito de fortalecer el desarrollo de determinados intereses económicos afines al sistema capitalista global (sionista y árabe principalmente). Es comprensible que se reconozca en ese contexto dicho premio nobel pues no estoy hablando de las implicancias inmorales, inescrupulosas, terroristas y genocidas demostradas en la praxis que encubren posturas políticas como las de Mario Vargas Llosa al amparo de una supuesta ‘libertad’ y ‘democracia’ (como el caso de las revoluciones naranja, verbigracia ‘primaveras árabes’, incluyendo las permanentes intentonas desestabilizadoras contra el actual gobierno venezolano) y que hoy se expresan vívidamente con el administrado y digitado terrorismo permanente en Libia, en Irak con el ‘Estado Islámico’ norteamericano y se pretende reformular en el caso Sirio con la intromisión y el chantaje del terrorismo; intentando defender lo indefendible, si así fuera, mercenariamente. La reciente defenestración del presidente de la organización que otorga los ‘premios nobeles’ da mucho que pensar. No sería ético que dicho premio, teniendo en cuenta las raíces y propósitos nobles de su fundador, tenga el carácter de premiar a mercenarios diversos, incluso de la literatura.

En razón a la gran importancia que tiene, el espionaje encubierto hasta antes de las revelaciones de Edward Snowden, se consideraba y se considera aún como casi una ‘Cuestión de Estado’ del que sin embargo el gobierno peruano pretende hacer un mamotreto de show investigativo como parte de ‘garantizar’ la ‘privacidad’ y las ‘libertades políticas’ de las personas en el país. Tremendo despropósito pero solo para impresionar a los afectados y al ingenuo y crédulo público en general que se desvela siempre porque les digan oficialmente que ‘todo está bien’ y ellos dispuestos a creérselo todo. En las actuales circunstancias nacionales y globales, el espionaje es imprescindible incluso en el mismo momento en que escribo o publico este artículo, o más específico, desde que accedo a internet o desde que acceden a cada una de las máquinas o computadoras que han sido fabricadas con aditamentos informáticos que el usuario no tiene por qué conocer ni se tiene que estar divulgando (salvo el de encubrirlo adecuadamente o de hacerlo público caletamente mediante la acomodación al mercado en término de innovaciones como medio de satisfacer determinadas necesidades, intereses e inquietudes del internauta).

 A todas luces, en razón a las implicancias de las revelaciones de Edward Snowden, entre otros personajes, es que se deduce la gravedad de dicha acción (considerado como un acto de ‘traición a la patria’ con aparente ‘justa’ razón, por no hablar específicamente de traición a los principales grupos de poder económico globales con nombres propios), que si bien alerta a la población mundial de los alcances del internet y de la falsa “seguridad” que mercadean los EEUU y los diversos promotores de la ‘libertad’ y la ‘democracia’, ha puesto en riesgo el modus operandi del sistema tras bambalinas que intentaba pasar desapercibido intentando constituirse en una suerte de “Dios” que lo sabe todo, que lo puede todo incluso maquiavélica y casi religiosamente como la de disponer con total impunidad de la vida de cientos, miles y millones de vidas humanas.

A propósito de la reciente marcha promovida por el Juan Luis Cipriani en contra del aborto en Lima, tragicómica es la postura de la Iglesia en su acto político contrario al aborto (“terapéutico”, lo pongo entre comillas en razón al consabido cinismo e hipocresía de las prácticas médicas del género humano) dado que si bien no permite el aborto en el vientre humano, sí permite, consiente politiquera-religiosamente su aborto una vez nacido (caso de la negación de los derechos fundamentales a los gays como es el caso de la ‘Unión Civil’, la indiferencia o silencio meditado y concorde con el intervencionismo arbitrario norteamericano en Irak al amparo de mentiras ya demostradas; o con eso de “los derechos humanos son una cojudez” en relación a los que simpatizaban o se correspondieron directa o indirectamente con el accionar de Sendero Luminoso en la década de los ochenta avalando hasta ahora con su silencio e indiferencia matanzas gubernamentales como las de Putis que no prosperan ni prosperarán en el Poder Judicial), algo así como la de darle a la potencial víctima la ‘oportunidad’ de ‘defenderse’, de correr mientras las lanzas y flechas (entre ellas: excomuniones, denuncias de pecado e inmoralidad) le están cayendo, la de tener la ‘suerte’ de sobrevivir o en el menor de los casos la de ser ‘perdonado’ por obra y gracia del pensamiento religioso moral humano encarnado en el Espíritu Santo (vía el arrepentimiento). Lamentablemente no nacemos con uso de razón y cada nuevo ser vivo tiene que repetir el ciclo de la vida (obviamente el suyo propio y no el de otros como torpe, ingenua e ignorantemente se asume) y quizá sea lo más adecuado aunque resulte despiadado para muchos de los casos, algo así como estar expuesto al Principio de la Incertidumbre de Heisenberg (mecánica cuántica) y no a los casi parametrados designios del Dios (el administrador del Cielo humano) ni del Diablo (el administrador del Infierno humano) fácticos evolutivos seres-concepto bioquímico-cerebrales inherentes y exclusivos al género humano. Las hienas, los leones, las ratas, el virus del VIH, el virus del ébola, el bacilo de la TBC, las bacterias de la gonorrea, las moscas, los perros y las cucarachas no necesitan del portentoso Dios humano; ¿o es que el espíritu de ellos se va al Cielo o al Infierno?, ¿allí también sucede lo mismo que a los humanos?, ¿dos mundos paralelos acaso en relación a los que se van al Cielo y los que se van al Infierno?; ¡lo que puede hacer la incipiente imaginación humana en razón a su necesidad de respuestas razonables: credo, fe!, obviamente en su absoluto derecho (lo contrario sería equivalente como a no estar en capacidad de garantizar los derechos mínimos y fundamentales de las personas sean cuales sean sus opciones religiosas, sexuales y de vida como es el caso por ejemplo de la eutanasia).

Si bien se reconocen las ventajas, oportunidades y beneficios que otorga el acceso a las redes informáticas a cualesquier usuario (incluyendo a las redes sociales como Facebook, twitter, blogs); algo que ya es un hecho irrefutable es que la LIBERTAD INDIVIDUAL, en cualesquier entorno del internet, YA NO EXISTE NI ESTÁ GARANTIZADA POR ABSOLUTAMENTE NADA NI NADIE. Algo así como que las diferencias entre lo público y lo privado ya no existen. ¡Hasta dónde han llegado las necesidades del imperio del capital sionista o no por controlar absolutamente cada una de nuestras vidas! El Dios humano sí que se preocupa por nosotros los putos infieles.

Pero sin embargo, cabría hacerse las preguntas siguientes: ¿qué si no se hiciera el espionaje?, ¿delito o necesidad?, ¿libertad?, ¿democracia neoliberal o presunto comunismo? Pensar que de todos los temores de formas de esclavismo político y de eliminación de libertades de los que se responsabilizaba potencialmente a los comunistas posteriores a la Segunda Guerra Mundial por parte de los anticomunistas, hoy, amparados en terminologías vagas e imprecisas como los de “libertad” y “democracia”, éstos son sus principales promotores y defensores. Como se diría: el engaño tiene patas cortas, que la dialéctica lingüística (no el de la naturaleza) solo sirve para confundir, engañar, interpretar errónea y bipolarmente los fenómenos sociales de la humanidad (el ser humano tendría que hacer una revolución histórica evolutiva al respecto, aunque sea solo al nivel de la utopía) tal como es el caso actual de la “lucha” de la oligarquía global contra el “terrorismo” aplicando maquiavélica antiética e inmoralmente la misma premisa.

“Escoge solo uno, estúpido ser humano: ¿blanco o negro?, ¿el Dios o el Diablo?, ¿Barak Obama o Vladimir Putin?”. Como le dirían al amante infiel: ¡escoge; tu mujer o yo! Ya podríamos estar previendo que una nueva gran ola revolucionaria mundial estará en ciernes pero sin saberse cuando, donde el caos global actual (que busca formas permanentes de exterminio masivo y a largo plazo) solo es el preludio.


Divide y vencerás reza un dicho. EEUU, al amparo de una falsa libertad y una presunta democracia ha fomentado la división de las sociedades del globo, culturas, religiones, etnias y lenguas con el fin de posteriormente enfrentarlos entre sí. Ya no es novedad que en Colombia una diputada haya recientemente pedido que se divida el Caquetá entre mestizos e indígenas por problemas de tierras y de convivencia política más que racial. No en vano nuestra afable esposa del Cholo de acero inoxidable Ellian Karp de Toledo entre otros personajes, alegre e ingenuamente desde la presidencia, haya estado promoviendo la diversidad cultural (incluso al amparo de una supuesta identidad) con el argumento de la ‘inclusión’ tan empleado últimamente en nuestro país, que a larga nos dirá si tan cacareada “inclusión” no es sino algo más de “exclusión” cuya expresiones más evidentes las estamos viendo en el contexto político y militar en el Medio Oriente. Solo si lo permitimos.