domingo, 3 de mayo de 2015

ATAQUE DE LAS FARC AL EJÉRCITO REACCIONARIO COLOMBIANO ¿CUÁL CRIMEN DE GUERRA?

Show mediático de Santos

El ejército reaccionario colombiano se está quejando de crimen de guerra la eliminación física de 11 soldados que defienden al sistema reaccionario colombiano.

Como resultado de un ataque de respuesta de las FARC a acciones militares de la gente de Santos que se escuda en una presunta acción legal y de presunta autoridad moral por sobre la población colombiana que apoya a las FARC fueron eliminados soldados que descansaban tranquilamente dentro de un escenario de guerra fría.

Fueron sorprendidos mientras dormían, mientras estaban relajados, como resultado de ello un sector del gobierno de Santos ha continuado atacando bases militares de las FARC.

La indignación por ese ataque se ha puesto manifiesto solo en Colombia, los medios de comunicación están traficando con este suceso que se da pese a saberse que se está en guerra permanente y que no hay una paz definida salvo conversaciones e intentos.

De manera casi análoga, aquí el ejército reaccionario peruano atacó una base militar del PCP en armas en el VRAEM donde falleció el (c) ‘Willian’ entre otros mientras descansaban apacible y relajadamente. Nadie dijo nada de crímenes de guerra por el hecho de estar lejos de sus fusiles y en reposo, nadie se mariconeó, es parte de la guerra interna de nuestro país.

Ha sido un golpe necesario de las FARC frente a quienes se creen con la autoridad suficiente para imponer sus decisiones políticas y militares unilaterales lo cual es errado desde toda perspectiva de análisis.

Los combates seguirán, nadie les devolverá la vida a esos estúpidos soldados que definitivamente también tienen las manos manchadas de sangre y pretenden hacerlos pasar mediáticamente como ‘pobrecitos’ que dormían luego de ver su película de TV favorita o el discurso de amor y paz de Santas y de las FARC o la peli de la Bella Durmiente.

Las quejas del gobierno de Santos son vanas, sus acciones de bombardeo son las más correctas contra las FARC, se corresponden con una falsa paz que pretenden traficar en Colombia y que no lo resolverán conversaciones en la Habana ni en los EEUU ni en Rusia ni en el cielo del Cristo.

Estos estúpidos soldados están merecidamente bien muertos, solo les corresponde las acciones de respuesta como lo viene haciendo el gobierno de Santos y sus matarifes de la ‘paz’. Definitivamente murieron por idiotas. La prensa reaccionaria colombiana debería encargarse de aclarar que murieron en manos de los terroristas de las FARC; que de la noche a la mañana se volvieron locos para socavar los diálogos de ‘paz’ por las cuales están sobreviviendo mediáticamente pero que no ha de durar por siempre.

Nada concreto se ha realizado con los diálogos de paz en Colombia más que solo pedir que dejen las armas para esquilarlos mejor, no existe ni existirá la voluntad entre ambas partes, no es de la conveniencia de sus patrones norteamericanos, no se corresponde con sus necesidades imperialistas ni con las necesidades emergentes del nuevo contexto mundial. Santos no puede ofrecer nada concreto más que la misma podredumbre latinoamericana que pervive al amparo de las fuerzas armadas norteamericanas y que también fueron la causa por la que emergieron las FARC.


Entiérrenlos nomás sin mucho cacareo.