sábado, 4 de julio de 2015

UNA NOCHE EN BANGKOK Murray Head O QUIZÁ EN EL PERÚ



En el intelectual antro del Poder Jodecial, perdón, en los ambientes del Poder Judicial habita un Dios aunque todavía no ha sido bien definido o estudiado científicamente.

La mujer símbolo de la justicia no tiene una venda en los ojos sino unos anteojos ahumados oscuros para evitar la radiación ultravioleta emitida por la población asistente y no le vean para dónde miran sus angelicales ojitos.

Allí nadie ha visto el tablero de ajedrez pero para la defensa de su Estado todo lo dan, hasta el pudor y la vergüenza. Dicha mujer parece un ser metamorfoseado de fémina y le cuelgan otras cosas más que las que detalla en las manos y debajo del vestido, a veces pienso que es una alucinación pero me parece que es el cuerpo de Alan García Pérez con unas tetas al aire para chupar y se llama Perú con 'P' de lo que sea.

Todo sea por la defensa de su democracia.