viernes, 30 de octubre de 2015

ANONYMOUS, LA DESPERSONALIZADA HERRAMIENTA MEDIÁTICA DEL IMPERIALISMO Y DE LA DELINCUENCIA INTERNACIONAL: CASO MYRIAM FEFER Y CHAVÍN DE HUÁNTAR.



El caso del asesinato de Myriam Fefer lo había afirmado en este blog que estaba siendo utilizado por ciertos mecanismos de “Seguridad” del Estado para servir de “soporte procesal” al caso de Chavín de Huántar que ya se desmoronó con lo cual el caso Fefer también caerá por su propio peso.

Como consecuencia del desplome del caso de Chavín de Huántar el que defendió el actual Primer Ministro (presidente del Consejo de Ministros humalista) doctor Pedro Cateriano Bellido mediante la vía de la “concertación” por la “defensa del estado” (léase impunidad en los delitos de lesa humanidad o crímenes del estado) al margen de lo recientemente mostrado por las declaraciones de Luis Chanduví García (ex empleado de Eva Bracamonte, dizque Hacker informático), lo que es evidente es lo que ya habíamos demostrado (casi luego de su creación por parte de la inteligencia del Pentágono en el contexto de su política intervencionista e imperialista en el marco de la “Lucha contra el terrorismo”) con el uso político de la agrupación “Anonymous” que estaba siendo utilizado indistintamente por los grupos de poder afines al capital para manipular a la opinión pública internacional para evitar la ideologización y el uso político de las protestas emergentes de por aquel entonces para evitar que agrupaciones extremistas de izquierda y de enemigos del imperialismo llegaran a capitalizar a su favor.

Aclaro, la intención del artículo presente del bloguero no tiene intenciones de mostrar los hechos con ánimos de ‘venganza’ (como lo fue creo yo en cierto modo en su tendencia inicial) ni menos declarar culpables o inocentes a los involucrados en el caso Myriam Fefer. Menos busco hacer una suerte de ‘aniquilamiento selectivo’ (mediante “juicios populares”) contra jueces y magistrados del poder judicial que como expresión nata de la inteligencia peruana se subieron al coche de los maniqueísmos elaborados a instancias de “Seguridad” del Estado con la finalidad de garantizar la impunidad total de los involucrados en la guerra contra el terrorismo en el Perú cuya expresión máxima sigue siendo el caso de la toma de la embajada japonesa y los Comandos Chavín de Huántar en términos de las ejecuciones extrajudiciales allí ocurridas y que todavía espera un juicio esclarecedor que demuestre que las órdenes las dio Alberto Fujimori Fujimori y su asesor en jefe Vladimiro Montesinos Torres que con el fallo judicial del gobierno quedaron impunes e ilesos en la lucha contra el “terrorismo”, obviamente con los halagos de Vladi a la justicia peruana que sabe muy bien de qué o con qué pie cojea.

En las declaraciones de Chanduví se pone de manifiesto claramente cómo se instrumenta esta situación en la que participó Juli Naters con conocimiento de causa en razón a haber armado un vídeo atribuido a la “organización” “Anonymous”, es decir, entes sin rostro ni responsabilidad que pretendieron manejar a su favor o provecho que es para lo que finalmente fue creada. Es decir, ha sorprendido a la opinión pública nacional e internacional.

Chanduví dice que Juli Naters (“esta es la versión que queda ¿ya?”) fue la promotora directa del video de Anonymous a lo que ella dice que fue por “tonta” por haberse ‘dejado’ ‘estafar’ por dicho personaje hacker. No dice que no lo hizo sino que reconoce que sí lo hizo (el vídeo donde se muestra que actúa como moderadora del lector Anonymous lo prueba). Entiendo muy bien que detrás de estas lornas (incluyendo al padre de Eva, Marco Bracamonte) hay cocodrilos del Poder Judicial a los que parece los dientes ya se les han gastado y que sus acciones por su Dios y por la plata parecen más válidos que por lograr la concreción de actos de evidente inteligencia nacional. Si creen que la inteligencia norteamericana al que sirven ciegamente como lameculos les rendirá frutos, deberán pensarlo muy bien. Quizá el problema no sea de la inteligencia gringa sino de determinados individuos no aptos para estos menesteres y que no se puede forzar la verdad más allá de lo permisible ni mucho menos las mentiras hasta querer demostrarlas como verdades fácticas e incuestionables (incluso con “pruebas” científicamente fabricadas con el “aval” de algunos países como España) solo porque unos hijos de puta del Poder Judicial así lo determinen con el fin de que algunos pinches “héroes de la Patria” en la lucha contra el “terrorismo” la pasen piola tal y como manda la tradición castrense hasta el día de hoy. Quizá haya algo que no sabemos respecto de la Fefer y se mantiene en el oscuridad y sea esta una más de las perlas por las que brilla nuestro país y su Poder Judicial. Como dice Gerald Oropeza al referirse a su tío Alan.

Anonymous ha devenido en una suerte de garrapata revolucionaria del imperialismo que avanza si este avanza y se detiene si esta también se detiene. Son más válidas las acciones de gente abierta e identificable con nombre propio que las ratas ‘revolucionarias’ que se esconden cobardemente detrás de máscaras, y que hombres públicos asumen las consecuencias de sus actos tal y como sucede actualmente con Snowden y WikiLeaks tengan o no tengan como personas la autoridad ni la integridad moral para hacerlo.


Ideal sería designar urgentemente a una comisión investigadora que indague a fondo lo que viene sucediendo en el Poder Judicial en el caso Fefer (incluyendo el de Chavín de Huántar) en cuanto a cada uno de los funcionarios jueces y magistrados involucrados en este entramado de impunidad concertada humalista nacionalista fujimontesinista “a lo Cateriano” desde las más altas esferas del poder. Ciertamente ellos tienen la posibilidad de ser jueces y parte en el negocio de la justica en el Perú aunque resulte asqueroso admitirlo y le resta credibilidad a esa monserga de que la “justicia es ciega” cuando se comporta realmente como puta que se levanta el rabo de los ojos en nombre de la defensa de la democracia peruana. Claro, hubiera sido bonito que la subversión en el Perú nunca hubiese existido y vivir las fiestas a la mexicana.