sábado, 26 de diciembre de 2015

'ENEMIGO INTERNO': ¿ESTÁ LA ELITE FINANCIERA ESTADOUNIDENSE INTERESADA EN EL CRECIMIENTO DEL EE.II. O "ESTADO" ISLÁMICO?


'Enemigo interno': ¿Está la élite financiera estadounidense interesada en el crecimiento del EI?

Bueno, la intensión inicial era hacer negocio con la guerra de invasiones democráticas, luego primaverales aunque solo sean de cliché. En eso habían sido instruidos los militares norteamericanos (antes y después del 11S) y posteriormente los demás miembros de la OTAN (sino antes inculcados en el negocio de la "lucha contra el terrorismo").

La reconstrucción de los países destruidos era un hecho evidente (caso de Irak) y que no necesariamente iba a ser compartido por la competencia, es decir, el monopolio de determinadas empresas que hoy ven la intervención por ejemplo de la 'competencia' Rusa como un estorbo y no precisamente como un aliado. Es de suponer lógicamente que el gobierno de Bashar Al Assad solicitará a empresas del sector amigo para la re-construcción que al sector enemigo de la competencia.

Diremos entonces que este escenario global actual es parte de la guerra económica, que engloba la visión del uso económico, político y geo-estratégico del terrorismo (lo que incluye al fanatismo de la religión violentista en el Medio Oriente).

Es más que evidente para cualesquier hombre, grupo o sociedad, que el capital financiero no tiene bandera ni fronteras.

Esa clase de "enemigos internos" los hay en todos los países del mundo. En el Perú ya lo vivimos con esa determinada clase empresarial que se colocó las botas, chalecos y armas en los dientes (en los 80s y 90s) para la contra ofensiva de la guerra contra el 'terrorismo' el mismo que hasta ahora (al margen de su desarticulación) aparentemente ha virado en muchos aspectos en sentido contrario a dichos intereses del capital nacional e internacional y tiene un rumbo definido para el largo plazo.

Es improbable que suceda en el Perú lo que viene sucediendo en el Medio Oriente pues las fuerzas no convergen en ese sentido lo que no niega el carácter de lucha de clases en medio de la Guerra Interna Fría que sí puede constituir situaciones similares en términos de conflicto social y político. No hay tontos en el país de uno u otro lado que ni el terrorismo importado podrá torcer (me refiero al terrorismo importado por el "enemigo interno").

Que EE.UU. y sus aliados en la OTAN defiendan actualmente al EE.II. o "Estado" Islámico se configura desde la perspectiva de configurar una suerte de "Estado" fantoche exportador de terrorismo mercenario y afín al predominio y defensa del capital.

Es el uso del enemigo al más alto nivel de decisiones de inteligencia y que a los miembros y diferentes líderes del EEII no les queda otra opción pues pende sobre sus cabezas como suerte de espada de Damocles para que hagan lo que no quieren hacer y prestarse al juego del terrorismo del Pentágono como un acto de sobrevivencia que en el contexto de la ofensiva de interferencia rusa (a la que se le ha declarado medio año más de "sanciones económicas") no se sabe si los países de la OTAN podrán sostenerla en el tiempo.

El lector si tiene la capacidad de entender (que quizá era también por eso de darnos a las "víctimas") comprenderá por qué el bloguero hacía referencias personales al respecto en el país (en este y anteriores medios) de los mecanismos de "seguridad" del Estado reaccionario peruano en la lucha contra la subversión englobado en el contexto de la "Lucha" global Contra el Terrorismo (el terrorismo del enemigo por supuesto y no contra la suya), es decir, la de obligar a la población y a ciudadanos en general (tal y como lo hacía también Sendero Luminoso) a actuar con o contra su voluntad como parte del contexto de la Guerra Interna (ya no hablamos de la "guerra sucia" pues esta no existe sino simplemente la guerra como lo explicó claramente Santiago Martin Rivas el miembro combatiente revolucionario guerrillero, como hacía referencia la torturada Leonor La Rosa, del paramilitar Grupo Colina que muy bien hoy podría haber recalado en una suerte de sucursal del EEII o "Estado" Islámico).