domingo, 17 de enero de 2016

LOS “ENGAÑADOS” A PROPIA VOLUNTAD: CIERTO TIPO DE ELECTARADO NACIONAL, LAPSUS, ELECTORADO NACIONAL


Nos quieren hacer creer que hay “opciones” para escoger y eso es totalmente falso. Se quejan de que hay individuos que promueven acciones contra el juego político y democrático electoral en una suerte de inducción a una mordaza voluntaria a no decir lo que se piensa y que debemos prestarnos al ‘jueguito democrático’ electoral, esa que nos miente al presentarnos candidatos que dizque ‘piensan diferente’, que prometen hasta lo impensable, lo innombrable e incluso con capacidad de ‘debatir’ sus espurias y engañosas propuestas. Solo les falta señalarnos directamente como delincuentes terroristas para sepultar nuestra libertad de expresión.

Lo interesante es que la gente común y corriente necesita creerse estos cuentos y tomar sus “decisiones” no importando si los estafan o no para luego quejarse, despotricar contra los “traidores”, toda una suerte de show circense electoral, aceptable dentro del contexto del juego político. No me cabe la menor duda que entre los maestros del Perú que despotricaron contra mis actitudes de no acatamiento de la huelga magisterial del 2015 votarán por algunos de estos rufianes y rufianas y tendrán luego la opción de ‘quejarse’ oportunamente, acusarlos de ‘traición’ y exigir su ‘renuncia’ por ‘incapacidad moral’ o lo que fuera (como si los fueran a escuchar) o peor que pidan eliminen la empresarial y global ley de reforma magisterial.

Hablan tan entusiasmadamente incluso de “outsiders” en la necesidad de ellos de presentar este proceso como democrático donde hasta se puede escoger entre estos ‘outsiders’ para que la gente crea que hay individuos que expresan su sentir y pensar en sinónimo de pseudos “anti sistema”. Todo un cuento electoral al que los tontos voluntarios conscientes e inconscientes están dispuestos a seguir la corriente a sabiendas que es totalmente falso, una tremenda mentira que sirve para aderezar falsos escenarios y candidatos de pacotilla que trafican con ilusiones y necesidades sabiéndose que son más de lo mismo, más del sistema único.

Se está gastando saliva y dinero en esta campaña y en otras similares. Nadie es diferente, nadie es cambio de nada, harían bien si todos los candidatos se fundiesen en uno solo.

LOS JÓVENES SON LOS MÁS ILUSOS, aquellos que en razón a sus inexperiencias y desconocimiento histórico se las creen estos escenarios fabricados por intelectuales de pacotilla, analistas a sueldo que inventan e instrumentan sus ‘propias izquierdas’ para dar valor a sus razonamientos mediáticos, acreditados por las formalidades de la presunta seriedad y responsabilidad, creíbles más si todavía son de las universidades más prestigiosas de nuestro país.

Ciertamente que no todos debemos pensar necesariamente igual pero es lamentable que tengamos que acudir a ‘votar’ por una amenaza a nuestros bolsillos y a la desatención pública en diversos servicios (por cierto, hoy tan venidos a menos casi iguales o peores que en las condiciones de mediocridad e incompetencia en que se encontraban las empresas públicas antes de las privatizaciones).

Parece agradable observar escenarios hilarantes como estos donde la mentira piadosa democrática se ha convertido en una ‘necesidad’ para ‘convivir’ a través de los medios de comunicación oficial como si se desconociese que ya existe toda una estructura de poder político, económico y militar que garantiza la continuidad del modelo neoliberal y del sistema capitalista peruano unido a toda la retahíla de delincuencia, inseguridad ciudadana y caos interno (sus subproductos) destinado a construir, en la práctica y no en la retórica, una sociedad dividida, fracturada y administrada por empresas de propiedad privada incluyendo las de seguridad ciudadana, es decir, la de aprender a convivir entre la marabunta, la corrupción, la mediocridad e incompetencia del sistema y sus productos sociales. Eso es lo que van a elegir en las elecciones venideras, más de la misma porquería para escoger entre variopintos candidatos y candidatas que incluso se autodenominan ilusa, fanfarrona y engañosamente como de “izquierda”.

Quienes crean que pueden embaucarnos como a adolescentes estúpidos o jóvenes ilusos que por el afán que sea se creen las monsergas de la democracia electoral, se equivocan de cabo a rabo. La totalidad de los candidatos harían bien en consolidar propuestas continuistas avalados por los logros que hasta ahora les han venido dando resultados y sostenerlas en el tiempo hasta el día en que les revienten en la cara. No somos borregos electorales, eso lo hemos demostrado durante la Guerra Interna, durante la Dictadura Fujimontesinista, durante el gran fraude etno nacionalista, etno cacerista, al que algunos ilusos pretenden sostener todavía prestándose a soterrados juegos mercenarios pro imperialistas del tipo sionista árabe con caretas de ‘revolucionarios’ de quienes hemos venido escuchando últimamente estupideces de guerras civiles internas y cosas por el estilo como si el Perú en su totalidad estuviese habitado por los imbéciles de siempre y que se dejan meter el dedo por la caprichosa amenaza, por aventurerismos caudillistas o por el argumento que fuera.

No solo en el sector educación se puede observar la “gran preocupación” por la emergencia de sectores radicales de izquierda específicamente del Partido Comunista del Perú. Parece válida la ‘preocupación’ de estos sectores de “izquierda” (caso del sindicato de maestros del Sute liderado por el sector legal formalizado de Patria Roja) la de hacernos creer que bajo el amparo de las estructuras de este sistema capitalista peruano se nos garantiza la estabilidad y la seguridad internas como si las experiencias de la “lucha” contra el terrorismo, tanto en el Perú como en el Medio Oriente y el uso del terrorismo mercenario y de las huestes primaverales del imperialismo y de la construcción a instancias del sistema capitalista de la delincuencia y las narco bandas (incluyendo las narco paramilitares como en el caso de los Zetas en México constituidas a instancias de Fuerzas Especiales de las Fuerzas Armadas de México que dizque se “rebelaron” y lo que es peor no se atreven a hacer nada contra este engendro oportuno de la seguridad del estado reaccionario mexicano a los que el Chapo Guzmán dizque se “animó a competir” a hacerle el juego mediático –sangriento-  como les gusta  a los televidentes de los narco amorosos como Pablo Escobar, una suerte de malos adorables y mimables sino canonizables incluso por el Vaticano, mismos ositos de peluche pero rellenos de cocaína, como para no mencionar las épocas gloriosas del delincuente terrorista mercenario del capital imperial sionista árabe de Osama Ben Laden, casito mismo ‘Che’ Guevara el muy CSM).

Por afán politiquero, clientelista, mercenario, laboral, de sobrevivencia o por lo que fuera, solo el electarado nacional peruano se las cree este proceso electoral de recambio, de reemplazo de fantoches candidatos presidenciales y se preocupan de aquellos que ladran rabiosamente monsergas como las de los fanfarrones y atorrantes ‘outsiders’ construidos por la necesidad del jueguito electoral nacional. De darse el caso, ya escucharemos nuevamente inocentadas ridículas e infantiles convincentes como el del ‘revolucionario y/o rebelde’ Ollanta Humala Tasso al decir, luego de haber sido elegido presidente y haber adoptado la ‘hoja de ruta’ (a cambio de su puta ‘transformación’) que “no sabía que las estructuras políticas, sociales, económicas y militares del Perú ya estaban establecidas así” y que recién se había dado cuenta, genial el cachaco huérfano por aquel entonces solo hasta el día en que fue adoptado por su mujer.

Al paso en que vamos en el camino de la mediocridad y la incompetencia del sistema capitalista peruano y a nivel internacional por cierto, se hace necesaria e imprescindible la formación, la consolidación de sindicatos, gremios, asociaciones, comunidades de gentes o lo que fueran (aunque sea ilegales) que no serán de la caprichosa aceptación de los estamentos del poder de turno ni de los sindicatos como el SUTE CEN preocupados en una reforma que si bien necesaria pero que no puede arrastrar de manera inconsciente a determinados sectores del país como a búfalos hacia el barranco solo en aras del sacrificio empresarial por la ‘democracia’ o como se le quiera llamar. Por las experiencias vividas hasta ahora, confiar nuestra seguridad y destinos solo en los ‘democráticos’ (tal y como sucede en México con la mexicanización) sería un gravísimo error en la historia reciente de nuestro país la misma que seguirá aún sin nosotros recayendo una gran responsabilidad en las generaciones presentes y venideras.


Bueno, al menos la TV sirve hoy por hoy para estar al tanto de la comidilla que representan absolutamente todos los fantoches candidatos electorales. Que el electorado nacional en cuestión aproveche de su candidato ganador por el tiempo que les dure.