jueves, 11 de febrero de 2016

MILITANTES DE PODEMOS DE ESPAÑA DICEN QUE CANDIDATO JULIO GUZMÁN COPIÓ. MECANISMOS ELECTORALES DE CÓMO LA DERECHA REACCIONARIA PERUANA UTILIZA A LA “IZQUIERDA” PARA LLEGAR AL PODER; OBJETIVO: GARANTIZAR EL CONTINUISMO NEOLIBERAL.

Es más que demostrable que todas las encuestadoras en el Perú durante las últimas décadas han empleado sus encuestas y simulacros electorales para inducir a la opinión pública nacional a decidir u orientar su voto, a promover o casi “imponer” candidatos y no como meras organizaciones para presentar la opinión general de todos los peruanos. Unas empresas más que otras están en dicha clasificación y que le han servido de manera concertada en dicha actitud para favorecer a uno u otro candidato de la preferencia de los grupos de poder y de los defensores del sistema capitalista tradicional peruano. Todos sirven al poder, ninguno refleja la realidad. No mencionamos las encuestadoras de seguridad del estado reaccionario las que son los que ofrecen las líneas directrices para las demás encuestadoras.

Como parte de una observación personal de militantes españoles de “Podemos”, han encontrado similitudes en el diseño de la campaña y no en la copia de su programa, es decir, en la forma y no en el fondo. Usted puede leer dicho artículo líneas más abajo después del artículo del bloguero.

La “arremetida” mediática contra Julito Guzmán como parte de los golpes bajos y altos de la campaña electoral se corresponde con la postura adoptada por los que se denominan como de “izquierda” en el Perú conscientes de que el hombre de la extrema derecha reaccionaria en el Perú está utilizando el camuflaje, imitar posturas y metodologías de campaña de la “izquierda” para estafar a aquellos mismos individuos en el país que se inclinan por las posturas de “izquierda”.

Esto no es casual (como tampoco es casual que los militantes de Podemos en España hayan observado esto y no solo yo en el Perú), es parte de una campaña premeditada que proviene desde las canteras de un sector específico de seguridad del estado (como es la tendencia, bien harían en constituirse en alguna empresa privada formal), ahora encubierto con ciertos personajes asesores de por ejemplo como ha mencionado la periodista Rosa María Palacios del caso específico de 3 ‘especialistas’ del grupo general de Macro Consult que formalmente están detrás de la campaña del Julio Guzmán.

Es el caso de los farsantes de la fábrica de la inteligencia peruana, que en términos de la intencionalidad de los personajes instrumentados o fabricados se corresponden con la necesidad  de encontrarle salidas y soluciones viables a entrampamientos propios del sistema que por ejemplo con los denominados “políticos tradicionales” de inicios de los 90 permitió la emergencia política del primer farsante público llamado Alberto Kenya Fujimori Fujimori del que ya sabemos todos los peruanos qué fue lo que dijo y qué fue lo que hizo, es decir, el engaño, la traición y la mentira bajo el argumento del rescato y reconstitución del sistema capitalista peruano que durante su gobierno se llamó de reconstrucción nacional como consecuencia de la guerra contra la subversión que por consideraciones políticas de la guerra se llamó lucha contra el terrorismo.

Fue el primer “outsider” de la fábrica de la inteligencia institucional que se comió a toda la “izquierda” desde que tengo uso de razón por supuesto (no sé si hubieron más antes circunstancias y personajes similares lo cual es muy posible). Obviamente que los agentes de la fabriquita de seguridad del estado reaccionario peruano bien que sabían lo que hacían mientras que los demás, nosotros, no; es decir, manipular el descontento de las mayorías para utilizando a la “izquierda”, la derecha reaccionaria se consolidase en el poder y la justificase con cualesquier argumento como en el caso del japonés peruano Alberto Fujimori fue la ofensiva y avance de la subversión senderista y emerretista.

Luego vendría el segundo farsante de la fabriquita del ex SIN, el hombre-cubierta Ollanta Humala Tasso con la acción de Locumba para la fuga de Vladimiro Montesinos Torres del Perú hacia Venezuela y su aventurera y politiquera marcha militar por Moquegua. Está demostrado que es el fujimontesinista que utilizando a la verborrea radical de la “izquierda” y de los “nacionalistas”, logró embaucar a todos los sectores de la “izquierda” en el Perú haciéndose pasar como el “salvador”, el “Gran Transformador”, el “revolucionario” que puso de vuelta y media el escenario público y político nacional presentándose como una gran alternativa, el “peligroso” “outsider” alternativo y salvador.

La justificación de este caricaturesco personaje con respecto a su “cambio de postura política” o mejor dicho de desenmascaramiento o descubrimiento como un reaccionario de la ultraderecha disfrazado de “izquierda” y “nacionalista” fue mucho más ingenua y ridícula pues la amenaza terrorista ni siquiera era tal sino que se valió solo de un recurso verbal: “no sabía que el Perú ya tenía una estructura política y económica diseñada, construida y que no se podía cambiar” por no decir sinceramente que proseguir con su engaño hubiera involucrado un golpe de estado (como lo hizo Chávez en Venezuela), una potencial guerra interna civil (como la desatada por Sendero Luminoso en 1980 el que dicho personaje la combatió con las armas de la dictadura cívico militar fujimontesinista) para el cual no estaba a la altura pues era un infiltrado en una presunta revolución “nacionalista” peruana fingida para mantener las reformas estructurales del fujimontesinismo lo que él derivó en un neo-fujimontesinismo durante su gobierno del 2011 al 2016. Decir otra cosa para la historia es mentir, falsear los registros históricos. Algún día sabremos el papel de la Embajada Norteamericana en el cambio de actitud de Ollanta Humala Tasso a donde fue a pedir clemencia de rodillas y hoy es un súbdito más, un rastrero más.

Ahora se nos pretende ‘imponer’, gracias a la inteligencia encubierta, por tercera vez desde los 90, a un tercer personaje de fábrica inteligente, un nuevo farsante de la continuidad neoliberal neo fujimontesinista. Si bien se están cuidando muy bien en las formas de manipular y utilizar a los sectores que el “nacionalismo” defraudó, las pudieran aglutinar nuevamente para que se ejecute por tercera vez que la ultra derecha reaccionaria del Perú utilizando a la “izquierda” y sectores políticos similares puede proseguir alegremente por el camino del continuismo.

Ciertamente que nada personal tengo contra este nuevo farsante de “Todos por el Perú” (su elección es intrascendente para el país en general que tendrá que soportarlo si lo elige), menos yo (el término “todos” ya está demasiado prostituido como para que tenga vigencia o para seguir soportándola en aras de lo que sea). Me parecen más sinceros las posturas políticas de los y las demás candidat@s que no vienen con mentiras exageradas ni bien disfrazadas, mucho menos pretendiendo utilizar a la “izquierda” del Perú para estafarlas como lo han venido haciendo los ya tan venidos a menos “outsiders”.

Desde mi apreciación personal, el JNE que funge de ‘independiente’ y ‘serio’ está esperando a que se defina esta situación para darle o no una patada en el poto al “outsider” y evitar lo inevitable, es decir, que se enrarezca el escenario político electoral y que amplios sectores se segmenten y desvíen a los candidatos minúsculos de la “izquierda” en los que hasta el Alan García está prendiéndoles velas desesperadamente a todos los santos que sí verdaderamente hacen milagros en el Perú (Poder Judicial, Narco militares y políticos, JNE, encuestadoras de opinión, medios de comunicación de radio y TV ramplones, entre otros).

Julio Armando Guzmán Cáceres, peruano, también de nacionalidad norteamericana y judía por estar casado con una norteamericana de religión judía Michelle Ertischek desde el 2011 con quien tiene una hija llamada Mariela. Julio se casó en 2003 con Ximena Cáceres del Busto, con quien tuvo dos hijas (Emilia y Clara); se divorciaron en 2009. Tomado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Julio_Guzm%C3%A1n#cite_note-11.

El resultado de la criollada de los “outsiders” en el Perú ha sido y es: engaño descarado, traición, farsa post electoral, estafa, es decir, la continuación de la dictadura cívico-militar fujimontesinista con el apoyo ‘involuntario’ e inconsciente de la ‘izquierda’ peruana.

El apoyo electoral mediático del 2011 al Ollanta Humala tuvo el fin de evitar que la ultraderecha cavernaria fascista fujimontesinista llegara al gobierno, hubo una razón que la sabían los mecanismos de seguridad del estado, una de las razones por las que el Ollanta se tiró un cague olímpico sobre la voluntad popular que lo eligió. Sabíamos en cierto modo que podíamos perder, ganando las elecciones, y así fue.

Pese a que en esencia es la misma, Julio Guzmán con su carita de cojudo, es más “peligroso y pernicioso” que el Ollanta Humala aunque a éste le servirá de tapadera pues están también detrás de su candidatura que intenta rellenar el espacio que ocupó el Ollanta que nosotros conscientemente permitimos lo llenara el 2011 (por las razones que sean) pero no ahora que ya no nos hacen falta falsos ‘salvadores’, ‘revolucionarios’ y ‘radicales’ de pacotilla, farsantes electorales de medio pelo.

Solo nos queda ‘garantizar’ que los electores decidan libremente, sin engaños ni mentiras, sin estafas, sin manipulaciones ni inducciones de diversa índole así sea el voto en blanco, nulo o viciado su opción pues nada cambiará con este inútil proceso electoral.


EL ORIGINAL Y NO LA COPIA: TAMBIÉN EN PERÚ CON GUZMÁN

Mientras Perú sigue atento a si el candidato Julio Guzmán podrá seguir en la carrera electoral, a nosotros nos ha llamado la atención su campaña. Sucedió durante las últimas elecciones en España, celebradas el pasado 20 de diciembre. Vimos como durante la campaña algunas de las propuestas que Podemos venía anunciando desde muchos meses atrás eran repetidas en boca de nuestros adversarios. Pero no sólo eran las propuestas. También vimos cómo se ponía “de moda” vestirse como nosotros, remangarse la camisa, utilizar vaqueros y zapatillas y dejar de lado la corbata. En suma, imitar también las formas. Siempre dijimos que no teníamos un problema con el copyleft y que el hecho de que nos copiaran significaba que estábamos haciendo las cosas bien.

Pero ahora nos hemos sorprendido. En abril de este año se llevarán a cabo las elecciones en Perú y desde diversos espacios, algunos compañeros nos han comentado la similitud que existe entre la estrategia comunicativa, diseño, afiches, tipografía, etc. entre la campaña de un candidato peruano y Podemos. Se trata de Julio Guzmán. La evidencia es elocuente. Miramos su página de Facebook, oímos algunos de sus discursos y entrevistas y, en efecto, la similitud parece de broma. Nuestro equipo de diseñadores se ha clonado en Perú.

Siempre lo hemos dicho: nos gusta el copyleft también porque significa que significa que estamos logrando que otros partidos se vean obligados a seguir los deseos de cambio de la gente, que en España se convirtieron en hegemónicos. La suma de crisis -financiera mundial, economómica local, de corrupción y de país- de los últimos años ha provocado una fractura tan grande que fue llenada por expresiones sociales, como el movimiento 15M y las mareas y ahora políticas como Podemos, que han convertido sus demandas en gritos y propuestas tan contundentes y de sentido común que provocaron que el PSOE hiciera su programa más transformador de los últimos años. Es ya una victoria para esos movimientos sociales y para Podemos que sea imposible no pensar en que hay que dar una solución al terrible problema de los desahucios, las privatizaciones en Sanidad, el desempleo que a día de hoy se mantiene en el 22,7% o la pobreza que crece. Pero no basta con el discurso. Ahora actuamos para que esas promesas electorales se conviertan en realidades.

Por esas razones, nos gusta ser copiados en lo importante. En el fondo y no sólo las formas. Para nosotros el proyecto de país es lo más importante, un proyecto que incluya a todos y a todas, que apueste por eliminar la desigualdad y ponga en el centro las prioridades de la gente. Nos gustaría que si en algo seremos copiados, sea justamente en esta intención pues creemos que aquí como en cualquier lugar del mundo, un país que no deje a su gente fuera es un propósito noble, justo y urgente. Si es necesario en todos los países de Europa que afrontan una grave crisis económica que está siendo usada para redibujar los países en favor de las minorías más privilegiadas, más urgente lo es en otros como Perú, con deficiencias crónicas de desigualdad y necesidad de un desarrollo que alcance a toda su población y todas su regiones.

Por eso nos hemos sorprendido, porque pese al plagio de las formas notamos diferencias demasiado elocuentes. Julio Guzmán es un candidato que, como todos los que concurren en elecciones libres, merece todo nuestro respeto, pero del cual discrepamos en muchos temas de fondo. Discrepamos, como hacemos en Europa, con su apuesta por un tratado como el TPP (Tratado Trans Pacífico), similar al TTIP (Acuerdo Transatlántico de Libre Comercio) en Europa, que pone a los países con menor dinamismo económico en abierta desventaja frente a las grandes multinacionales. Estos tratados atacan la soberanía de los Estados y de las personas que necesitan elevar los estándares sociales y medioambientales, no rebajarlos para beneficio de las grandes corporaciones. Apostamos por mercados internos sólidos que permitan que los países se desarrollen sin depender de tratados que sólo benefician a unos pocos y destrozan las posibilidades de vida digna de todos y cada uno de los habitantes de un país, como ocurre en Perú, más expuesto a depender del contexto internacional y que un tratado excluyente, como este, agravaría.

Discrepamos también con la falta de firmeza en propuestas que involucran los derechos de la gente. Si los Derechos Humanos se definen por ser iguales para todos, no entendemos cómo un candidato que aspira a gobernar un país puede equivocarse en su posición sobre un tema tan importante como consultar a la población que será afectada directamente por actividades en su territorio, del que dependen para su subsistencia. Siempre estamos de lado de las decisiones de la gente, nunca le tememos a las urnas ni a las consultas. Ademas, que Guzmán diga no a la consulta previa y al día siguiente se desdiga nos parece poco serio y, nuevamente, distante a lo que defendemos.

En todo caso tenemos que agradecer a Guzmán y a su equipo por considerar que nuestras fórmulas resultan atractivas. Lo volvemos a decir: no nos molesta que nos plagien pero nos gustaría que lo que realmente copiaran fuera nuestro programa, que es lo que defendemos. Hay otros proyectos más cercanos a nuestra visión de país y de la política, como el que lidera la candidata Verónika Mendoza. Proyectos que en Podemos consideramos imprescindibles porque sólo con la resolución de los problemas particulares de cada país con Gobiernos de cambio exitosos podremos construir otras relaciones internacionales más justas, solidarias y fraternas entre personas y pueblos, a lo largo y ancho de este planeta.


Laura Arroyo, del Equipo de discurso de Podemos y David Perejil, responsable de Análisis de la Secretaria De Relaciones Internacionales de Podemos.