domingo, 20 de marzo de 2016

LA “IXQUIERDA” LATINOAMERICANA TIEMBLA DE MIEDO POR UN “NUEVO” PLAN CÓNDOR - Marzo 2016


Dicho plan me parece más de Condorito pero que tiene su justificación en el contexto cambiante internacional.

Pues que vengan los cóndores, ¿por qué tanto miedo?

La guerra fría no se revive, falso, lo mismo que al Cristo, son circunstancias inherentes al contexto de crisis del imperio del capital y también formaron parte de escenarios del pasado que disfrazado o maquillado se nos presentarán ahora.

Cierto, los "progresistas" ya no se sienten protegidos por la "democracia" occidental por practicar y beneficiarse de los vicios y sortilegios del neoliberalismo "democrático" que asumieron en determinado momento y hoy pretende comérselos con zapato y todo pues no tiene bandera. El miedo ante tamaña pretensión es totalmente justificada puesto que se supone que estaban para protegerlos, digo, para convivir en ‘democracia’.

Los “progresistas” como Lula, Ruseff, Cristina, incluso Correa y Humala, comieron en la misma meza del patrón, se les subieron los humos y 'virtudes' neoliberales que hoy se han convertido en puro y cínico terror democrático que está por absorberlos a ellos también. Comprensible el temor de la "ixquierda" global, una “izquierda” apócrifa y falsa que para el caso de Venezuela le está dando dolores de cabeza y ya quisieran virar a la “derecha” incluso con la administración de Maduro.

Esta “izquierda” latinoamericana sabe muy bien de qué está hecho el patrón del capital puesto que quien le falla intentando aprovecharse de las ventajas que ofrece el imperio del capital, terminará siendo almorzado y digerido sin consideraciones puesto que no tiene “amigos” ni “enemigos” sino clientes circunstanciales. Eso lo estuvimos viendo en el Medio Oriente mientras intentaban amedrentarnos con el terrorismo democrático defecado desde las oficinas del pentágono para el mundo con amor.

Ahora voltean hacia atrás para vislumbrar mejor su futuro y que todo lo medianamente mal o bien habido se puede desmoronar tan fácilmente como vino a costas del fetiche de la globalización del neoliberalismo de marras del que como parásitos y garrapatas se colgaron para beneficiarse y tomar como la única vía, el único camino para hacer la política (más o menos desde 1988 hacia adelante). ¿Víctimas de la propaganda del desarrollo inevitable a lo Francis Fukuyama? Bueno no era solo propaganda, se presentó ese modelo como la panacea única en las circunstancias globales de entonces.

Que vengan los cóndores, con el hambre podríamos hasta comérnoslos siempre que no se llegue a ser servirles del terror del imperio del capital que en el Medio Oriente ha encontrado su fuente de hacer terrorismo al máximo nivel y genocidios descarados con total impunidad sin importar las cuestiones de género para ello (caso de Hillary Clinton la actual candidata presidencial) que me demuestran que varón y mujer no se distinguen en mucho o en nada excepto en la capacidad de gestación y parición de la vida.