domingo, 24 de julio de 2016

LAS PATALETAS DE UN GRAN PERDEDOR: ALBERTO FUJIMORI FUJIMORI, SEGUNDO PEDIDO DE INDULTO.

SI NO FUNCIONA EL INDULTO “HUMANITARIO” DE ALBERTO FUJIMORI ENVÍENLE UN REVÓLVER

Solo una amnistía general los salvará.

Alberto Fujimori está demostrando que en la praxis quien dirige al partido Fuerza Popular sigue siendo él y está dando ya sus mensajes de oposición al gobierno entrante. Keyko solo es careta fingida de ese partido y es el relleno del mismo, otra cosa es pecar de ingenuidad.

La amenaza velada a Ollanta Humala de asumir dicho partido fujimontesinista el proceso de exigencia de su condena y probable encarcelamiento pretende ignorar supinamente que en el país hay un sector contrario que no se chupa el dedo de la “mayoría” del chongreso peruano.

Harían bien en darle un revolver para que se suicide en su celda de la Dinoes si Ollanta o cualquier presidente que no sea de su “agrado” rechazase cualesquier propuesta pendenciera y politiquera ante toda la opinión pública nacional e internacional.

Bajo estas condiciones es más pensable una amnistía general a todos los responsables de la guerra interna en el país que una acción concertada para liberar a un delincuente terrorista que fungió de “presidente” de “todos” los peruanos.

Ollanta Humala Tazzo ya está muerto, políticamente hablando. La única que sobrevive a su aventura cachaquística es su mujer que es la que ha organizado su gobierno a través de su ‘hoja de ruta’ y del que su destino político poco importa junto a la de su esposo. Que Alberto Fujimori le ofrezca subliminalmente la 'impunidad' a sus delitos demuestra con total desparpajo que las leyes en el país junto a sus jueces y miembros del Poder Judicial son manejables a su antojo que de haber sido eso, desde hace mucho ya habría salido de su celda.

La única manera de que Alberto Fujimori salga sería junto al Presidente Gonzalo para fomentar una suerte de ‘conciliación’ nacional que parece estar poniéndose de moda en Latinoamérica como en el caso colombiano.

Sabemos que Vladimiro Montesinos está detrás de Alberto Fujimori y que sigue siendo su patrón, su jefe tras bambalinas (incluido de la Keyko), es decir, que hasta los hijos de Alberto Fujimori están sometidos a las elucubraciones de Vladimiro Lenin Montesinos Torres y de los miembros del ex SIN ahora en el ostracismo y la clandestinidad.

Bajo la misma premisa, bajo la reaccionaria terminología imperialista degenerada pero oficial y pendencieramente socializada de los dos delincuentes terroristas (Alberto Fujimori y el Presidente Gonzalo) deberían salir de la cárcel siempre que se los permitamos sean cuales sean las consecuencias. Hacer otras cosas solo es peliculina y actitudes de despecho y frustración como la de demostrar un poder que en la praxis se puede poner en tela de juicio como el que dice tener la mayoría chongresal fujimontesinista.


Es una manera superflua de perder el tiempo lo que se está planteando con el asunto del indulto, un tema propio solo de los delincuentes en este país.

Si como dice Alberto Fujimori que es un buen ciudadano japonés y que daría su vida por japón, no es necesario una espada para su jarakiri de honor sino un revólver pues es más rápido. Lamentablemente tiene ciudadanía peruana y es criollo encima.