domingo, 21 de agosto de 2016

EMERGENTES CONTEXTOS GEOPOLÍTICOS EN EL MUNDO: LA RECONVERSION DE LAS REVOLUCIONES DE COLOR EN EL MUNDO; APRENDIENDO DEL ENEMIGO

Casi como bromeando un poco; como el capitán América, EEUU no deja de pelear ni abandona la lucha solo porque sí.
De niño quise ser como el Capitán América pues era uno de mis héroes menos fantasiosos, casi ‘real’. Hoy queda lejos de la inocencia y que descubro que dicho capitán es peor que un gay, un sacerdote, un travesti, un machista, etc., peor que yo.

Muchos analistas de todo calibre por supuesto ya ven hacia dónde vamos a nivel global pues ya no se puede patear el tablero fácilmente a cada rato y acomodar las jugadas a favor.

Que la inteligencia norteamericana haya entendido que debe de ingresar a otra etapa de la administración del terrorismo global es una necesidad y en el largo plazo podrá ser utilizada para sostener quizá menos que regionalmente para consolidar el poder de sus aliados mediáticos sino la de seguir con el plan de forjar golpes de estado de fábrica para constituir países dóciles, aliados controlados tras bambalinas que permitan la sobrevivencia de la hasta ahora nación todopoderosa, obviamente en competencia con los demás países potencias emergentes.

EEUU presionado por las circunstancias más que por su propia decisión al parecer ha decidido virar hacia un nuevo esquema de guerra global al amparo de la sobrevivencia y promoción inteligente del terrorismo según sus cánones publicitarios.

No será extraño que se conviva con el “terrorismo” (básicamente en términos de una terminología prostituida a nivel mundial pues hasta EEUU ha demostrado ser protector y financiador de su propio terrorismo “rebelde”, “moderado”, “soft”) de toda índole (en este país incluyendo a la de la extrema izquierda) y se les permita reagruparse, ‘avanzar’ y consolidarse socialmente para que sirvan de piñatas politiqueras de la propaganda política moral inclusive de los gendarmes de un sector de la población global más que de un nación con tintes cuasi raciales bien definidos como sucedió hasta fines del siglo XX expresado en el “sueño americano” (lamentable que EEUU no pueda jactarse de raza ‘pura’ como lo hizo Hitler en la Alemania Nazi pues hasta los negros son presidentes en EEUU como para variar y eso no hace la diferencia).

No hay que ser demasiado profundos como para entender que el terrorismo de fábrica se puede manejar con la misma gente para propósitos similares aunque ello involucre en los hechos acciones que produzcan muertes reales y acciones que habida cuenta ya lo hemos visto para qué sirven como los engendrados a instancias de la Red mercenaria pro-terrorista democrática pro-imperialista de Al Qaeda made in Pentágono y promovido por los demás miembros de la OTAN.

Aquí en el Perú, hace más de una década ha sucedido similar “resquebrajamiento” estratégico a nivel de la subversión principalmente senderista provocado al amparo de su propias necesidades políticas y militares derivadas como consecuencia de la captura de su líder Abimael Guzmán, de la propaganda política inteligente gobiernista agotada y el propósito fallido de seguridad del estado reaccionario peruano por instrumentar aquí el terrorismo y administrarla tal como lo viene haciendo todavía EEUU en el Medio Oriente con sus redes mercenarias terroristas democráticas.

El politólogo estadounidense y exfuncionario del Departamento de Estado Matthew Hoh según Actualidad RT afirma que “En su opinión, la verdadera cuestión no es si EE.UU. debería o no haber entrado en Afganistán, sino reflexionar sobre el papel de Washington en este país asiático antes del 11-S: el apoyo estadounidense a la guerra civil y la falta de apoyo a los esfuerzos de paz en los años anteriores al atentado de Nueva York y Washington así como el respaldo a grupos como Al Qaeda en la década de 1980 y de 1990 antes de que se volvieran en su contra”. Hoy sabemos bien que nunca estuvo en su contra pero en el mediano y largo plazo se puede simular con hechos contundentes y acciones incuestionables (como lo vinieron haciendo solapadamente y ya es de público dominio) que sí pueden degenerar en bandos contrarios pero solo para la peliculina, la administración de la población árabe y de sus relaciones sociales de producción y el producto final siempre se centrará controladamente a devenir en útil como lo ha venido siendo desde siempre (aliados por siempre).

No podemos decir que no tienen razón pero los países del presunto “eje del mal” han provocado (ahora sí podemos decirlo y con fundamento y no por meras acusaciones subjetivas) que sucedan este tipo de cosas y se vaya en  este camino pues no es ideal manejar países en permanente conflicto pues el comercio internacional, el sistema financiero global sufre demasiadas alteraciones que no hubieran sido permitidas ni factibles si hubieran prosperado las revoluciones democráticas de colores primaverales entre ellas asumiendo que algo de bueno y de menos costo social hubiera supuesto una política imperialista como esta y eso es totalmente falso pues se mueren de las ganas que los países del mundo hubieran ingresado a situaciones como los que padeció y hoy padece Irak con ese engendro llamado hasta ahora como “Estado” Islámico.

La bestia oligarca sionista y árabe quiso devorarse a los “terroristas” (si nos podemos referir también de ellos en términos cuasi racistas) árabes para su nutrición, pero ya dentro del monstruo, parecieran (por apariencias por ahora) que las cosas van al revés y por eso el escenario geopolítico global es inevitable que tienda a ralentizarse y devenir en regionalismos y localismos inclusive específicamente para las necesidades del capital en el Medio Oriente que no tiene color de piel sino tan solo tamaño de bolsillo.

Muchas interrogantes emergen en este aspecto. Hasta dónde la guerra puede ser un gran negocio y para quiénes. Definitivamente que el intento del repliegue forzado de los EEUU indicará que ya no son capaces de determinar el orden global y que para que ello suceda deberán darse en el contexto del sistema multipolar (nuevos “paradigmas”, palabrita que siempre me daba risa escucharlo en el escenario previo a la reforma educativa del país) y de la emergencia de toda suerte de estados naciones incluyendo las de tendencia ‘comunista’ y convivir perro, gato y pericote en pleno uso de las libertades, de la democracia, la, etc., etc., y bla, bla y más bla bla.

Como algunos decían que hablo huevadas: ¡Fácil! Que EEUU y sus inteligentes y superiores aliados criollos y herederos de los oligarcas indígenas peruanos hagan la revolución de Sendero Luminoso en el Perú, no estaría mal pues siempre la suelen hacer linda. Ya hasta Alberto Fujimori Fujimori y camarilla a través de la simpática y afable Keyko (la administradora de los dineros de la corrupción fujimontesinista) quieren hacer esa reconversión política pero las urnas le dijeron que no a este bodrio pese a que se promovió el voto viciado y nulo para ‘favorecerla’ y ni así la pudo hacer la pobre hija putativa de la Lourdes nano.

¿QUÉ HACER?, pues dejar que las cosas vengan por sí solas e ir preparándose para lo que se nos viene que no solo se intentará consolidar en el Medio Oriente que para cuco no está mal. EEUU en algún momento se quitará ese cliché de mala fama y hasta podría pasársela a Rusia o China.


"LA PRESENCIA MILITAR DE EE.UU. EN ORIENTE MEDIO SOLO SIRVE PARA BENEFICIAR A LOS GRUPOS YIHADISTAS"
Publicado: 21 ago 2016 07:17 GMT

El primer funcionario de EE.UU. en renunciar en protesta por la guerra en Afganistán denuncia la política estadounidense en Oriente Medio.

Los repetidos errores de Washington y su incapacidad para comprender la situación global de Oriente Medio, las guerras en la región continuarán sin que se atisbe final, afirma a RT  el politólogo estadounidense y exfuncionario del Departamento de Estado Matthew Hoh.

Esta semana, una facción talibán escindida que se consideraba derrotada ha nombrado a un nuevo líder y ha anunciado su disposición a luchar contra "invasores extranjeros" en Afganistán, según Euronews.

"Vi que la presencia de EE.UU. en Afganistán alimentaba la insurgencia"

En 2009, Hoh, un excapitán de la Infantería de Marina de EE.UU. especializado en Afganistán durante su desempeño en el Departamento de Estado, se convirtió en el primer funcionario estadounidense en renunciar en protesta por las políticas de EE.UU. en este país de Asia Central. El politólogo admite que sencillamente dejó de creer que con la política llevada por la Administración estadounidense pudieran alcanzarse los objetivos marcados o que se tratara de una estrategia "digna de realización".

Hoh relata cómo vio que la presencia de EE.UU. en Afganistán "alimentaba la insurgencia" y "no hacía nada para combatir o debilitar los grupos terroristas internacionales como Al Qaeda".

Siete años después

"Y aquí estamos siete años más tarde y la guerra en Afganistán continúa", lamenta el politólogo, que recuerda que Al Qaeda todavía está presente en muchos países. "Ahora tenemos una nueva amenaza, o un nuevo enemigo, que es el Estado Islámico", constata.

Siete años después, denuncia el experto, ha muerto en Afganistán un número récord de civiles, el EI está presente en el país, su Gobierno está muy fragmentado y la producción de opio ha alcanzado niveles récord.

En su opinión, la verdadera cuestión no es si EE.UU. debería o no haber entrado en Afganistán, sino reflexionar sobre el papel de Washington en este país asiático antes del 11-S: el apoyo estadounidense a la guerra civil y la falta de apoyo a los esfuerzos de paz en los años anteriores al atentado de Nueva York y Washington así como el respaldo a grupos como Al Qaeda en la década de 1980 y de 1990 antes de que se volvieran en su contra.

"La presencia de EE.UU. solo ayuda a los grupos yihadistas"

"La masiva presencia militar estadounidense en todo Oriente Medio solo ayuda a los grupos yihadistas", como Al Qaeda y su aliado Frente Al Nusra, el Estado Islámico y los talibanes, recuerda, Hoh, "en su reclutamiento de hombres musulmanes que quieren luchar contra el invasor, contra el infiel".


Por lo tanto, asevera, hasta que EE.UU. no entienda el panorama completo, la historia y siga cometiendo los mismos errores en todo Oriente Medio, las guerras en la región continuarán.