sábado, 6 de agosto de 2016

FRANCIA: EL NEOLIBERALISMO Y LA LUCHA DE CLASES

FRANCIA: EL NEOLIBERALISMO Y LA LUCHA DE CLASES

La descubierta ahora trasnochada versión de la “lucha contra el terrorismo” es una versión digamos más psicodélica de la Lucha de Clases dado que si bien se la ha pretendido negar o desaparecer del lenguaje cotidiano o filosófico en la praxis sigue siendo una expresión de las relaciones sociales de producción del sistema capitalista global.

El concepto del terrorismo aupado a las luchas sociales, a las revueltas de oposición (incluyendo las “comunistas”) son las versiones modernas de la criminalización de toda forma de oposición al modelo neoliberal y específicamente a las relaciones sociales de producción establecidos desde la premisa de quienes detentan el poder bajo las mismas premisas tradicionales del poder legados por las generaciones del pasado.

El modelo neoliberal en sus fundamentos va a colapsar de aquí a una década (sino más antes o más después) debido a diversos factores de diversa índole (que no mencionaré por la amplitud del tema) de lo que devendrán formas refinadas o “moderadas” de interpretar y hacer política global. Eso no habría ocurrido si hubiésemos permitido que se desarrolle con total libertad el Binomio de Bush (alianza del imperio del capital y su terrorismo mercenario de fábrica), es decir, la concreción de las revoluciones capitalistas de colores y la refundación del sistema capitalista unipolar.

El siglo XXI ha sido el inicio de los nuevos desafíos para los marxistas (no me refiero a los presuntos marxistas ni aquellos que provocaron la crisis global del marxismo el siglo pasado) en contextos de avances considerables y de consolidación del capitalismo en diversos sectores productivos, económicos, tecnológicos y poblacionales lo que no permitirán que las revoluciones del siglo XX se reediten de modo similar en la actualidad (salvo que sea un producto made in USA “comunista”). Las diversas formas de gobierno neoliberal devendrán en formas de gobierno dictatoriales si se les permite que se consoliden en ese sentido, es decir, si contribuimos a que ello suceda y a que pseudos marxistas, pseudos socialistas sigan traficando  al estilo francés como sucede con Hollande.

Ciertamente que eso es inevitable por el momento y hasta podrían reeditarse en el tiempo. Gobiernos como los de Dilma Rousseff, Cristina Fernández de Kirchner, Evo Morales, Nicolás Maduro, entre muchos otros, son la muestra de este periodo de indefinición global promovidos al amparo de la “democracia” occidental que tendrá que inventar peligros más contundentes que el narcotráfico o el peligro la delincuencia común como los mecanismos de “seguridad” pretenden de mala gana consolidar en el Perú ante el repliegue estratégico del PCP en armas en el país, los ahora famosos “narcoterroristas”, como anillo a un dedo que ya ha sido cortado. De modo similar el “peligro” del terrorismo islámico es insostenible en el tiempo en razón a como han venido sucediéndose los acontecimientos políticos y militares en el mundo. Salvo que una bomba atómica cambie el escenario global y no precisamente las ficticias o utópicas bombas atómicas o nucleares de los yihadistas (incluyendo de aquellas que se hablaba de la Red Al Qaeda de los que a lo único que pudieron llegar es al argumento fracasado del uso de uranio empobrecido o basura nuclear, salvo como la podrían proporcionar los propios imperialistas a sus mercenarios del utópico “Estado” Islámico) que dizque podrían producirla, un juego en el que no han caído países como Irán (mejor dicho, no les pudieron meter en el jueguito condenatorio ese pues las cosas no salieron como se esperaba en la tan mentada “lucha” contra el “terrorismo”, cuyo efecto contrario lo hemos visto en Corea del Norte que en lugar de anularlo se le ha potenciado todavía más). Definitivamente el “terrorismo nuclear” solo fue una buena intensión de instrumentarlo por el imperio del capital sionista y árabe para eliminar a sus enemigos de los del “eje del mal”, por no hablar más claro de sus enemigos u opositores reales y concretos y no de fábrica o ficticios.


El escenario actual y por venir está más que interesante pues se pondrá a prueba la verdadera inteligencia del ser humano en general como para denominarse como tal. Procesos de reinversión social deberán de perfilarse y redefinirse desde sus bases sino a seguir corriendo como los búfalos directo a algún lugar si alguien lo sabe.