viernes, 20 de mayo de 2016

EL ESCLARECIMIENTO DE LOS HECHOS (SOCIALES, POLÍTICOS, ECONÓMICOS, MILITARES Y RELIGIOSOS) A TRAVÉS DE LAS CONSECUENCIAS ACTUALES A ESCALA GLOBAL

Ambas cosas formando una unidad de contrarios y que se soportan en el tiempo y en el espacio de esa manera.
Maurits Cornelis Escher (1898-1972) haría el siguiente bosquejo que denota la idea que pretendo transmitir como expresión de la naturaleza bipolar del ser humano en términos biológicos y psicológicos (que habida cuenta vienen a ser lo mismo pues uno es el resultado del otro: el pensamiento bioquímico-conceptual que se construye a partir del bioquímico-emocional).

Las cosas no se suceden por mera casualidad en cuanto a la guerra económica actual a escala global (tal como vinieron considerándoselas después del 11S desde el año 2001 hasta fines del 2010). Ya no es fácil ocultar la verdad aunque sea inteligentemente por parte de la escoria humana global sea esta “comunista”, de “ixquierda” o religiosa árabe o democrática libertaria y reaccionaria.

El terrorismo mercenario engendrado desde las usinas del Pentágono, sus “Primaveras” árabes o cualquier suerte de “revolución” naranja o de cualquier color no es espontánea y eso ya se ha demostrado con pruebas que tiene financiamiento específicamente del capital sionista y árabe. Ya no se tratan solo de meras especulaciones ni de inciertas teorías de conspiración.

La lucha contra el terrorismo a escala global, contra todo pronóstico, promovido por quienes fuimos catalogados de terroristas por haber apoyado presuntamente a la subversión y el terrorismo en el Perú durante la hasta ahora no oficial Guerra Interna dado nuestra posición de “izquierda radical”, está provocando el resquebrajamiento de la alianza (económica-financiera) entre los dos representantes del imperio del capital forjado a fines del siglo XX pasado posteriormente al escenario de la Segunda Guerra Mundial, un posicionamiento económico financiero logrado en alianza entre EEUU y los países árabes específicamente los productores de petróleo.

Ya no es un secreto que la política de control de la producción y del precio del petróleo desde 2008 hacia adelante fue concertado entre estos dos países y sus aliados aún a costa de las consecuencias que hasta ahora han sabido asimilar las economías petroleras árabes. Obviamente que EEUU no iba a quedarse sentado esperando a que las cosas a nivel global se acomoden a su favor por sí solos y preventivamente promovieron el fracking como medio de asegurarse de sus propias fuentes de energía para intentar influenciar autónomamente en el mercado global pues el control militar intervencionista se les ha sido quitado, sino bloqueado, no por obra y gracia de algún espíritu santo sino como parte del libre juego de mercado y del intercambio de ideas y mercancías a escala global. Nosotros somos también parte de la tan mentada “globalización” y no solo del capital.

El plan concertado (incluyendo la permisividad de los atentados de las Torres Gemelas del 11S en New York) de instrumentar el terrorismo mercenario de la Red de Al Qaeda en el Medio Oriente no está dando sus bosquejados frutos por el bloqueo mediático promovido por quienes ahora ya meditadamente pretenden quebrar la alianza diabólica y angelical entre el imperio del capital sionista árabe y el terrorismo mercenario de Al Qaeda que denomino como el desarrollo del Binomio de Bush. Juegan desde hace algunos años un papel muy importante en este escenario en definición los países en su momento denominados convenientemente como los del “eje del mal” como Rusia y China. No es casual por ello que EEUU y sus tradicionales aliados (sustituibles por cierto) hayan concertado sanciones contra Rusia aunque involucren alteraciones a sus propias economías pero que ya deben de haber solucionado en términos de sus propios recursos naturales y financieros. Si eso no tiene perspectivas de solución, en ese sentido se circunscribirían los movimientos operativos de la OTAN alrededor del acoso y provocación militar permanente contra Rusia, es decir, aunque sea joder por joder aunque sea como cuestión de orgullo y de tradición oligarca.

No es pues gratuita la actitud de los oligarcas árabes y de sus lacayos árabes de catalogar a Rusia de enemigo a muerte por estar resquebrajando el genocida Binomio de Bush no solo con su intervención militar en Siria sino con su política internacional adoptada. Dicho binomio tiene por supuesto más de dos soluciones: una, que prospere la alianza “antagónica” del imperialismo-terrorismo (esto tiene un carácter racista, genocida, reaccionario y de clase como lo demuestran los más de un millón de muertos en Irak), dos, que se destruya dicha alianza bipolar constituida en una suerte de unidad de contrarios, tres, lo que se te ocurra como parte del escenario de definición multipolar por supuesto para no devenir en la etapa social del esclavismo tecnológico moderno como para no meterte el cuento del patrón comunista controlador de la libertad humana instrumentado en el pasado siglo XX para satanizarlo, demonizarlo y condenarlo pero que hoy lo encarna la democracia libertaria occidental y la voluntad del poder del capital global ahora ya totalmente desenmascarado de la religión y religiosidad que pretendieron utilizar para encubrirse (caso específico del actual presunto y falso “Estado” Islámico que solo es factible dentro de los límites del Propio Irak es decir de su –innecesario- quiebre territorial que como van las cosas terminará por implosionar siempre que no sea “salvado” por los promotores del Binomio de Bush y en el mejor de los casos se les permita el retorno “democrático” al poder en Irak lo que es un hecho desde la perspectiva de estar considerándoseles ya como “Estado”, es decir, casi burlonamente, un estado satélite más de los EEUU de Norteamérica como lo es el delincuente y terrorista “Estado” árabe de Israel).


Que está más que claro el emergente escenario internacional. De un lado, más de lo mismo, aunque ya está totalmente demostrado que (al igual que el Dios y/o el Diablo) no son imprescindibles las oligarquías y los oligarcas en el planeta Tierra (quizá en el planeta Marte), que se pueden sustituir, deconstruir y no solo como diría el eufórico Hugo Chávez “mandarlos pal carajo” y que con Nicolás Maduro los bolivarianismos están en retroceso pues hasta allí nomas pueden llegar si es que no se mantienen y sostienen las emergentes economías en el contexto multipolar en desarrollo del que sionistas y árabes forman parte aunque no lo quieran pues no se puede decidir por todos en el mundo y es parte del “juego democrático” y de la “libertad” que tanto pregonan. Cierto, sustituir en un par de años lo que se construyó en más de 70 años (desde 1945 para adelante) no es cosa de un día o de un año para otro, es un proceso gradual pero no imposible. Cuidado con el cuco de la OTAN aunque sea solo eso, un cuco.