jueves, 13 de abril de 2017

¿ÉSTA ES LA “IZQUIERDA” EN EL PERÚ? O LA OTRA CARA DEL APRISMO

En política electoral no hay fidelidades. Muerta la vaca Nicolasa Madura, hay que chuparle la teta al beneficiador. Como cambias pelona, ahora hablas bonito en los iunaites. Otra farsante más de la misma escuela del Ollanta Humala Tazzo, mismo Julio Guzmán.

Pero es que hasta en la “izquierda” de turno hay gente angurrienta por la plata fácil y el caviar. ¿Votarán por ella por saber hablar bonito el quechua? Es decir, en resumen acaba de decir que es más de lo mismo, más del continuismo tal y como lo hizo esa cosa que pusimos como presidente, el cachaco pendejerete del ejército neoliberal. Y lo dice en un país al que le importó un rábano el golpe del 05 de abril de 1992 y que lo promovió y le sirvió de guía para llevar adelante sus invasiones inteligentes al amparo de la falsa “lucha” contra el “terrorismo”.


ESTO DIJO VERÓNIKA MENDOZA EN HARVARD SOBRE VENEZUELA (NO TE SORPRENDERÁ)

Proporcionado por El Comercio. Verónika Mendoza se pronunció en Harvard sobre la situación de Venezuela. ¡SI YA SE ESTÁ PARECIENDO AL CHOLO SAGGGRADDDO!

La ex candidata presidencial Verónika Mendoza expuso esta tarde durante casi dos horas en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. El tema de Venezuela no podía quedar en el aire.

“Siempre hemos sido absolutamente claros en deslindar con toda violación de derechos humanos, con todo debilitamiento de la institucionalidad democrática, se dé donde se dé, incluida la propia Venezuela”, respondió al ser consultada acerca de por qué no ha hecho un “deslinde sustancial” del gobierno de Nicolás Maduro.

En materia de política económica no hay nada que reivindiquemos”, dijo al referirse al modelo de Venezuela.

“El caso de Venezuela es dramático, la dependencia de su economía respecto al sector extractivo, el petróleo, es algo que de ninguna manera buscamos replicar”, anotó sin calificar a Nicolás Maduro y al régimen que encabeza.

Respecto al caso de Odebrecht y otras empresas brasileñas vinculadas a sobornos, dijo: “La manera, la velocidad y la contundencia de las pruebas con las que se han revelado estos casos nos ha conmocionado. Nos va a conmocionar más profundamente”.

Verónika Mendoza, citada por El Comercio, también criticó a PPK, porque –según su opinión– no se ha cuestionado “la lógica ni la política económica” vigente.

La ex congresista relató que el movimiento Nuevo Perú, que ella lidera, está preparándose para postular en las elecciones regionales y municipales del 2018 y las presidenciales del 2021.


“Perú: Entre la Ilusión del Crecimiento y la Desilusión de la Política” se llamó su ponencia, la cual expuso en español y que se transmitió por Facebook Live.

'AL QAEDA ESTÁ DE NUESTRO LADO': WikiLeaks publica un controvertido correo de un asesor a Clinton

Se le ve hermosa y radiante a la señora norteamericana.

'Al Qaeda está de nuestro lado': WikiLeaks publica un controvertido correo de un asesor a Clinton:

El correo electrónico data de febrero de 2012, cuando la ex candidata demócrata a la presidencia de EE.UU. (Hillary Clinton) ostentaba el cargo de secretaria de Estado en la Casa Blanca.

El secretario de Estado John Kerry (después de Hillary) lo confirmaría al hablar de la alteración de la ecuación del Binomio de Bush por la intervención Rusa en Siria. Un entrampamiento del desarrollo de dicho Binomio (alianza entre AQ y la OTAN) que Trump quiere romper a punta de bombazos y las mentiras mediáticas para justificarlas.

CNN, AL JAZZERA O CUALQUIERA, INFORMA


Para la CNN y sus voceros es muy fácil manifestarse a favor de una solución política al conflicto o guerra civil dentro de Siria en razón a su posición de perdedores y estatus operativo de delincuentes terroristas pero que protegen comunicativamente como “rebeldes”. Pero Uno que puede verlos por la web o la TV puede ver la dificultad lingüística y emocional que tienen para siquiera poder referirse a una solución política para el caso del conflicto o guerra civil en Irak y no lo hacen porque saben su condición de ganadores y dominantes contra los que en lugar de colocarlos en el mismo nivel de “rebeldes” a los miembros del Daesh o ISIS los catalogan convenientemente de delincuentes terroristas. Es el doble racero de los periodistas al estilo jackiel y Hide, mitad del cuerpo santo y mitad demonio, es decir, propio de su razonamiento bipolar neurótico.

Si quieren que se les tome en serio, debieran referirse de los mismos en iguales términos y no politiqueramente solo por las conveniencias mediáticas y asumir en vano que los terroristas son diferentes, que unos son buenos y que los otros son malos. Mientras no resuelven esa contradicción carece de valor sus argumentos y acciones (me refiero al bombardeo de EE.UU. a la base aérea Siria).
Verlos por las pantallas solo provocan risa, peor sería públicamente. Es fácil esconderse detrás de las pantallas al amparo de las balas y los misiles.


Claro que no vamos a negar que esto es propio de nuestra naturaleza humana y animal y no la propalamos públicamente por la web ni por el face.

sábado, 8 de abril de 2017

SOLUCIÓN POLÍTICA A LOS PROBLEMAS DERIVADOS DE LA GUERRA CIVIL EN IRAK Y EN SIRIA: LA MISMA ENCRUCIJADA PARA EE.UU (OTAN) Y RUSIA


Bandera de Irak actual con la bandera del ISIS o EIL en la franja negra. ¿Contraproducente?, para el mercenario poder del capital global sí.

Aquí en Perú resultó con cierta facilidad catalogar a los Senderistas de “delincuentes terroristas” (pese a que ambos bandos en conflicto utilizaron el recurso del terrorismo para los fines de la guerra que no lo es para conveniencia del poder de turno) para evitar cualesquier negociación o diálogo mucho menos darles cabida en la Convención de Ginebra con el carácter de beligerantes, al amparo y visto bueno de la embajada norteamericana. De similar proceder se ejecutó en Irak contra los pobladores suníes que apoyaron a Saddam Hussein que de formales estructuras político militares devinieron por el arte de la falsa “lucha” contra el “terrorismo” en “terroristas” globales que negocian su libertad y sobrevivencia al amparo de las necesidades del imperio del capital que se solaza alegremente en los EE.UU principalmente y subsidiarias globales. Eso sí, no les resulta difícil denominar proteccionistamente a peores delincuentes terroristas que aquellos como “rebeldes” dado que los propósitos que buscan son afines y similares. Dije que EE.UU y el gobierno de turno en Irak buscan el genocidio total de la población suní sin importar si se involucra a la población civil que para convivir con dicho gobierno tendrá que ser reconocido como beligerantes y no como “terroristas” para resolver un problema que no quiso solucionarse al amparo de la ONU sino al amparo de intereses económicos y de intervencionismo del imperio del capital global.

El problema sirio no se resolverá si antes o simultáneamente no se resuelve el problema iraquí. Es decir, que tanto EE.UU. como Rusia están inmersos en la misma problemática geopolítica e inevitablemente de la defensa de sus intereses económicos y financieros.

Trump, sus amigotes de la muerte del otro como solución y la población norteamericana en general siguen esperando que (en razón al debilitamiento de la maquinaria represiva de Assad con estos frágiles bombardeos) Rusia tome represalias equivalentes contra los delincuentes terroristas sirios llamados por sus amigos como "rebeldes" para así justificar y validar la continuidad del genocidio del pueblo iraquí suní por parte del gobierno fantoche y mediático de Irak al amparo de la OTAN y principalmente de los EE.UU. Los bombardeos de este momento a Mosul donde las víctimas civiles ya no se cuentan porque la propaganda mercenaria del capital sionista y árabe  pro-occidental principalmente los cataloga de "terroristas", “amigos de los terroristas” o “hijos de los terroristas” y les cuesta a casi todos (con toda la razón mediática del contexto mercenario actual) creer y asumir que uno tenga que asumir la defensa de estos miembros del "Estado" Islámico o ISIS con el riesgo de ser tildados como "terroristas" o "pro-terroristas", lo que demuestra la degradación moral social y política a que han llegado los pervertidos medios de comunicación masiva y amplios sectores de la opinión pública internacional que avalan con su apoyo o silencio cómplice la continuación de este genocidio todavía impune por la integridad de sus naciones a costa de las de otros.

Está más que claro que EE.UU. quiere seguir desangrando el Medio oriente y que no las tendrá de todo fácil para consolidar el gobierno fantoche de Irak (la colonia yanqui en ciernes) y luego de ello un gobierno pelele en Siria exportador de delincuentes terroristas para todo el mundo para quienes se atrevan a cuestionar o poner en riesgo los intereses del capital imperial sionista y árabe pro-occidental. La ofensiva del mercenario gobierno iraquí no tiene todas las de ganar sin vulnerar los derechos humanos de los demás aunque estos sean catalogados en esencia delincuencial como “terroristas” y pues los yanquis creen que el territorio sirio puede seguir sirviendo para el negocio de la “lucha” contra el “terrorismo” solo porque un puto país ya de carácter cívico-militar mercenario administrado por la embajada de los EE.UU. en Irak quiera consolidarse con total impunidad para beneplácito del capital y las finanzas al amparo de la “democracia”, la “libertad” y todas esas monsergas que suelen repetir para justificar sus delitos intervencionistas todavía impunes.

La OTAN no busca soluciones pues no se corresponde con el objetivo principal (iniciado luego del 11S), eso está bien claro y no podrá hacer otra cosa. Solo busca administrar su negocio de la guerra o falsa “lucha” contra el “terrorismo” para desordenar el Medio Oriente según sus necesidades económicas.


De este escenario que no las tiene fácil de resolver por la vía del genocidio total del pueblo iraquí suní (hoy mal llamado “Estado” Islámico), quiere pasar por encima del ordenamiento mundial, de la gilipolla ONU o de lo que sea para derrocar gobiernos indistintamente que no comulguen bajo su vulgar prédica religiosa y política delincuencial lo que debe llevar a los ciudadanos del mundo a ponerle nuevamente un pare a las pretensiones de quienes al amparo de su degenerada, corrupta y podrida democracia y libertad nos pongan en bandeja para ser comida de los buitres, de la delincuencia organizada por el poder del capital o sea de los grupos de poder social y económico, del terrorismo de colores mercenario y sus narco paramilitares de turno.

viernes, 7 de abril de 2017

60 MISILES Y LAS MENTIRAS SIN PRUEBAS ¿SERÁN SUFICIENTES PARA UNIFICAR A LOS NORTEAMERICANOS?

PERO… ¡Y DÓNDE ESTÁN LAS PRUEBAS!, ¡ES LA OPORTUNIDAD, APROVÉCHENLAS PARA MANDAR POR EL TUBO A LOS RUSOS Y A ASSAD, NO SEAN WEB’ONES!

Aquí en el país los continuos gobiernos recurrieron a la búsqueda de la confrontación con las fuerzas de Sendero Luminoso y contra el PCP en armas para unificar las fuerzas políticas en confrontación que provocaban desorden, descontrol y desgobernabilidad.

Los golpes internacionales para derrocar gobiernos no proclives a la OTAN a la cabeza con los EE.UU. serán emergentemente la 'norma' al entrampamiento que se dio en su ofensiva de “lucha” contra el “terrorismo” y el derrocamiento de gobiernos, los que le salieron países competencia y dentro de cada país fuerzas de oposición, democráticas, para colmo. Dicho sea de paso, estas acciones unilaterales de EE.UU. son un mensaje directo de reacción contra quienes hasta ahora no han tenido ofensivas militares (incluyendo la mascarada del terrorismo y la delincuencia organizada a instancias de las élites policiales y militares del sistema capitalista) sino tan solo ofensivas políticas y judiciales amparados en una falsa también “lucha” contra la corrupción. Ya el mensaje, y la acción está ejecutada. A cuidarse se ha dicho y si desean tómenlo a la broma.

El efecto más evidente es que las fuerzas sirias democráticas orientales ven disminuidas sus fuerzas militares aéreas para combatir no solo a los delincuentes terroristas sirios en armas amparados por la OTAN sino principalmente contra los mercenarios del ISIS o DAESH que siguiendo en la dirección en la que se iba internacionalmente iban a otear siquiera una salida política a la guerra civil en Irak pero que el capital sionista y árabe pro-occidental no ve con buenos ojos pues crear otro contexto similar no será ya nada fácil.

No es extraño que los países europeos tomen precauciones contra el terrorismo de cualquier índole puesto que la OTAN indirectamente la está promoviendo con sus acciones al debilitar geopolíticamente en la praxis las fuerzas del gobierno sirio actual.

El hecho de haber tomado esta acción solo por parte del gobierno de Trump, lejos de ampararse en el Congreso de EE.UU. y en la misma ONU (por las implicancias de lo que se dice sin pruebas al mundo pues la palabra de los norteamericanos no vale ni un comino más si se trata del uso de armas de destrucción prohibidas internacionalmente) para conseguir el apoyo que podría valerle neutralizar a Rusia, China y demás opositores económicos e incluso mi propio apoyo, denota que no se quiso involucrar al estado norteamericano directamente y solo juega con sus armas denotando los alcances de la verdadera lucha contra el terrorismo, contra el terrorismo del capital democrático sionista y árabe pro-occidental.

Obviamente, las cucufatas de los medios de comunicación que como estercolero recepcionan todas estas “versiones” o como lo hizo antes de invadir Irak y declararse como “luchadores” contra el “terrorismo”, repiten y aportan más leña al fuego que tanto les gusta para hacer sus barbacoas con la carne humana al amparo de su cínica e hipócrita sentimentalismo compartido con su corte de pavos, gansos y demás animales domésticos de mundo, a los que a su descontento les meterán con esto más cacana a sus oídos para que cierren sus ojitos del placer (sexual casi) como se suele hacer con la población norteamericana para que no ‘piense diferente’ pues siempre hay web’ones que lo harán así cuando vean que los llevan directo al matadero, eso pasa en cualquier otro lugar.

EE.UU. debe mostrar las pruebas o evidencias de lo que afirma, así la condena no pasará de soslayo las presuntas amenazas que dizque representa Rusia y los demás países opositores. Trump es un marica que acaba de iniciar la tercera guerra mundial y en esta tercera guerra mundial ni las mentiras ni las verdades valen sino la fuerza de las armas. Todos hemos recibido ya la invitación de EE.UU. a convertirnos en víctimas o en victimarios. Como en anteriores elucubraciones mentales y verbales simplemente no las tiene. ¿Parecía un arma química será el argumento final?

Resulta doloroso para la mafia delincuencial democrática occidental organizada incluso en los partidos políticos de cada nación, que no se pueda hacer nada concreto para vulnerar las decisiones democráticas de los países (latinoamericanos) más que cacarear y no poder lograr que gobiernos como por ejemplo los de Venezuela con maduro a la cabeza se tengan que venir abajo ni con ofensivas de represión económica que al parecer no solo están afectando a sus opositores sino a ellos mismos, siendo esta acción de guerra pro-terrorista en Siria una respuesta a su incompetencia e ineptitud sistemática para retornar a los condicionantes que prevalecieron los periodos de su ofensiva con Bush a la cabeza principalmente.

No hay tontos en el mundo señor individuo Trump, solo hay tantos. Su verborrea ha sido solo diarrea electoral y junto a tu putrefacta nación, ya estás pisando tierra.

Parece extraordinaria la acción militar de EE.UU., en eso estamos de acuerdo. Pero siguen fuera de Siria y dentro como intrusos golpistas pro-terrorismo. Eso no ha cambiado ni con 59 misiles. Si bien puede impresionar a los comerciantes de armas, eso no pasa de una acción tibia, sin resultados concretos, firmes. Esos aviones podrán ser sustituidos por otros más avanzados y modernos e implementarse un sistema antimisiles que garanticen el otro lado de la misma democracia, el de los otros.

El aventurerismo politiquero del entorno de Trump por granjearse el sector de la oposición y promover la ‘unidad nacional’ no durará más allá de su presentación en el chongreso norteamericano pues su presencia tiene pies de barro y toda la cara nueva que ha mostrado hasta hoy como eso de la “lucha” contra ISIS no es más que pura peliculina hollywoodense. Ya lo había dicho, Trump no es más que la continuidad, no tiene otras opciones aunque parezcan inteligentes en su desesperación por quebrar el letargo político y militar en que están sumidos en un contexto que solo se podrá modificar con acciones como estas y la mentira como sucedió al invadir Irak y los resultados fueron y son todavía más que evidentes.


La siguiente etapa de la política intervencionista de EE.UU. y de sus aliados denota la pobreza moral, de inteligencia, de fortaleza política, de opinión, que solo sus misiles Tomahawk están listos a confrontar. Es la inevitable política de los perdedores. Así, la unidad de los norteamericanos está garantizado desde hace mucho tiempo. Otra cosa, suicídense en masa pues nadie los seguirá soportando.

sábado, 1 de abril de 2017

EL SENTIMENTALISMO DE ALEPO, LA INDIFERENCIA DE MOSUL. LA HIPOCRECÍA Y EL CINISMO DE LA “LUCHA” CONTRA EL “TERRORISMO”

En Alepo. Haciéndonos creer que en Siria los “rebeldes” son buenos, pisoteados, humillados. Sollozos. Pobres de los niños. Si parece que veo a Nadine "rescatando" a los hijos de los senderistas en armas.

En Mosul, haciéndonos creer que los terroristas del Daesh, “Estado” Islámico o ISIS son malos, perversos, degenerados. Condenas. Si muriesen niños, se dirá que es parte del costo social, el daño colateral.

La OTAN a la cabeza con EE.UU. busca incesantemente que en Siria sus delincuentes terroristas llamados por ellos como "rebeldes" para protegerlos legalmente y de cualquier condena y acción contra ellos, sostiene una encarnizada ofensiva contra el Daesh o "Estado" Islámico para aniquilarlos en Irak utilizando para ello acciones coordinadas con su gobierno fantoche y mediático para evitar que esta agrupación intente siquiera acceder a puestos políticos de participación "democrática" en el gobierno de Irak.

NO es casual por ello que todos los medios de comunicación mercenarios sadomasoquistas enfoquen su interés sobre Siria y no en Irak donde la masacre iniciada por el imperio del capital (sionista y árabe) contra el pueblo Suní desde hace más de una década con la arbitraria invasión de Irak por parte del delincuencial 'democrático' gobierno de Bush de EE.UU se permita acciones de exterminio en aras de una falsa democracia, la del capital.

Si bien tuvo un acierto mediático al enfrentar a los mercenarios del capital sionista y árabe, a los miembros del ISIS o “Estado” Islámico, cometió Rusia un error grave al estar avalando acciones de protección de los delincuentes terroristas sirios permitiéndoles presentarse en Ginebra como beligerantes y no como los delincuentes que son. Deberían en todo caso hacer lo mismo para con los miembros del Daesh, "Estado" Islámico o ISIS para ser más coherentes y racionales.

Los ciudadanos norteamericanos son la cloaca moral y anética del mundo. El presidente actual solo es un personajillo hablador y cómico sobre el que sobrepasan todos aquellos que consideran que EE.UU. debe proseguir por el camino iniciado por George Bush y su falsa “lucha” contra el “terrorismo”.

Verlos por la TV o la web manifestando sentimentalismo sobre los bombardeados de Alepo pero indiferencia total sobre Mosul no extraña y solo merece un escupitajo sobre aquellos que viven y manifiestan esas perversas emociones sino tirarse un cague sobre ellos y los que los rodean en su fiesta ridícula de compartición del cinismo y la hipocresía a escala global.

VENEZUELA: UN PRESUNTO “GOLPE” DE ESTADO

Allí, lo que se venía venir era de por sí insostenible. No se podía seguir poniéndole piedras en el camino al gobierno de Maduro tan alegremente al amparo de lo que sea e ir socavando la gobernabilidad de ese país amparados en un hartazgo y en una no aceptación del gobierno de turno.
Creer que pueden hacerlo porque EEUU y su armada manifiesta un abierto amparo a tales tristes personajes fantoches políticos es de por sí insostenible. El cacareo de los países vecinos es inevitable, tienen derecho a ello.

La OEA no logrará absolutamente nada en Venezuela, pierden el tiempo tan igual como lo hicieron voluntariamente con el golpe cívico-militar del delincuente terrorista Alberto Fujimori Fujimori donde además de apoyarlo por el contexto de la lucha contra la subversión de Sendero Luminoso entendieron que era prudente mantenerse al margen e incluso hacerse de la vista gorda del fraude electoral de 1995 en el Perú. ¡No hay problema en Perú, todo está ok!


Aquí en Perú estuvo sucediendo algo similar con los chongresistas de Fuerza Popular que se vieron postergados en su afán farandulero y de pulseo del poder por las lluvias provocadas por la contaminación global de las chimeneas de las industrias de los países industrializados del mundo sin excepción y eclipsadas radicalmente por el desenmascaramiento de este corrupto y podrido sistema político delincuencial peruano desde el más alto nivel hasta la marabunda social. Le echan la culpa al “niño costero”, tremenda pendejada de SENAMHI y de los voceros del desarrollo tecnológico sostenible de la economía global. La chongresista Luz Salgado condena lo que viene sucediendo en Venezuela con total desparpajo y una desubicación política que ya no es exclusividad del peruano promedio e ignorante. Harían bien los peruanos en general en meterse la lengua al culo respecto a lo que viene sucediendo en Venezuela incluyendo al ilustre ciudadano peruano español, el premio nobel mercenario de la literatura.

martes, 21 de febrero de 2017

EL DESTINO DE NUESTROS ACTOS, ¿UNA FINALIDAD O UNA AVENTURA DE LA VIDA?

Tomado de la web. Sembrando y cosechando la luna.

Había una vez una niña distraída que ingresó a una casa por casualidad y desapareció. Era un local de venta de cerveza por donde pasaba la niña y sucedió al intentar evitar que el camión de cerveza que retrocedía para bajar su carga la aplaste contra la pared, ella ingresó al local para evitar ser aplastada.
Decía ella que para entrar a su casa había una casa aledaña a la suya de puerta muy pequeña por donde ingresaba. Al ver que no salía, un varón que había estado conversando con ella y con otros niños, observó dicho incidente y pensó que esa era la casa del que hacía referencia la niña y dejó que se fuera pero recordó inmediatamente que aquella niña vivía en una calle con nombre que no correspondía con el lugar a donde había ingresado sino en calle paralela a ésta y en el acto, asustado, decidió buscarla.

Entró a dicho local de venta de cervezas y la buscó junto a sus demás compañeros y amigos pero no la hallaron. Aparentemente nadie la vio ni el chofer del camión que hablaba por su celular. Pidió al administrador del local que le abriera todas las puertas interiores sino daría aviso a los guardias del pueblo. La buscaron y no la hallaron mucho menos salida alguna que diera acceso a alguna otra casa como solía decir la niña.

No la vio salir para nada. Subió al camión, revisó la carga pero nada de nada. Retrocedió asustado pues sabía que si no hallaba a la niña se encontraba en graves problemas. Gritaron su nombre hasta quedar afónicos pero fue en vano, no hubo respuesta.

Dicho local estaba construido al lado de una antigua casa propiedad de una ex hacienda del lugar, con fachada colonial y ambientes de similar construcción en adobes gigantes y madera, otrora lujosa residencia en sus épocas de apogeo pero que ahora lucía como abandonada y algo derruida por acción de las termitas.

Mientras algunas personas y los niños iban a la comisaría del lugar a dar parte de tan extraña desaparición. Un poco más calmado por la primera impresión, buscó entre las paredes algún acceso no distinguido por el apuro de la búsqueda y halló una suerte de plancha gruesa de madera que hacía las veces de puerta pero muy bien confundida con la pared que conectaba dicho local con la vieja casona.

El varón alcanzado por algunos de los buscadores, dando voces de alerta a los probables residentes y pronunciando el nombre de la niña ingresaron poco a poco a aquel antiguo lugar lleno de objetos extraños que solo hallarían en un museo. Al no recibir respuestas y observar rendijas entre algunas puertas y las paredes, abrieron las puertas de otros cuartos muy bien cerrados y asegurados con candados oxidados algunos de los cuales los abrían con solo jalarlos y alertados por algún fuerte olor que percibieron encontraron una habitación donde se observaban restos de animales ya disecados pero sin piel que les dio que pensar mucho a los buscadores.

De reojo el varón observó que una suerte de sombra pequeña se había escabullido por una abertura en la pared en la parte menos evidente de aquella habitación. Se acercó y quiso pasar por allí, resbaló y al caer tiró algunos troncos que sostenían otra pared contigua que le cayeron encima pensando que allí moriría. Acudieron a él y se sonrieron al ver su expresión de susto pues estaba lleno de polvo de madera de los troncos que se deshicieron al caerle encima. Repuesto del susto, les dijo que vio la sombra de un cuerpo pequeño que no pudo distinguir bien que era pero que pasó por dicho agujero en la pared. Siguieron buscando alertados por una persona que llegó diciendo que la guardia ya estaba bajo alerta y vendrían inmediatamente después de terminar otra diligencia.

Alertado por los ruidos y las voces, en ese momento les salió al paso alguien que parecía ser el regente de aquel lugar y al ser referido sobre la niña y el lugar, el presunto dueño de casa adujo que aquella habitación lo rentaba un médico veterinario de la sanidad gubernamental y que así la había dejado al momento de irse pero que le dijo que volvería pero sin especificar cuándo, de eso hace muchos años ya. Adujo que debían de retirarse pues el acceso a aquel lugar estaba permitido solo a personas bajo autorización del dueño del lugar que residía en otro país. El varón le dijo que era prioridad hallar a la niña y que no podían irse ni esperar a que llegue la guardia del pueblo cosa que los otros sopesaron y algunos decidieron retirarse del lugar. Quedaron solo tres personas incluyendo al varón, que decidieron continuar buscando a la niña y asumir cualquier riesgo como consecuencia de ello. El regente adujo encontrarse solo y ocupado en sus quehaceres que pidió los documentos de identidad de aquellos para saber de quienes se trataba y los anotó en una pequeña libreta.

La búsqueda de la niña se tornó en desesperación al ver cosas raras y extrañas.

El varón decidió observar por una ventana que se hallaba en la parte más profunda de dicha casa y al ver a una mujer con vestido largo le preguntó por la niña y ella como sorprendida en su soledad adujo que no había visto a nadie excepto a él. Con extrañeza por lo restringido que era aquel lugar, se asomó más afuera de la ventana y pudo ver a otras personas en su mayoría jóvenes esbeltos a quienes quiso preguntar pero no parecían darse cuenta de su presencia o ni parecían percatarse de él. Otras jóvenes se caían al suelo como desmayadas de estar corriendo y las auxiliaban otras personas que salían en su ayuda que al notar la presencia del varón apresuradamente evitaron tomar contacto con él que se quedó solo en las intenciones de hacerles preguntas. Por las apariencias parecía un hogar de personas con deficiencias mentales de los que se ignoraba totalmente en aquel pueblo.

Sin tiempo para darse cuenta pues estaba absorto mirando a aquella mujer con la que conversó brevemente, de rebote sobre el marco de la ventana, sobre su hombro cayó una piedra de gran tamaño que le hizo pensar en uno de los peores deseos e intenciones de aquellos seres que deambulaban como perdidos, sin rumbo. Hubiera muerto si le caía directamente sobre la cabeza.

Si bien su sentido común le decía que debía retirarse, alertado y más consciente del peligro en aquel lugar, decidió seguir buscando a la niña de la que pensaba que algo peor pudiera haberle pasado y que no iba a esperar a que llegara la guardia local pues había recibido el encargo de sus padres como muchos otros de cuidarlos como instructor deportivo que era.

Reunido con los otros dos, concordaron en que allí sucedían extrañas cosas que no eran del conocimiento de la gente y que adujeron no comprender del porqué de la demora de la guardia del pueblo sugiriendo los otros dos traerlo personalmente ya como dando muestras de no seguir con la búsqueda.

El varón sin dudar, observó una abertura entre la pared y el techo colindante sobre los que estaban arrumados cajas de madera a modo de escalones que alguien habría acumulado apresuradamente para pasar al otro ambiente dado que muchos objetos estaban como regados por el suelo y que extrañamente la puerta estaba trancada por fuera pues notaba que eran frescos los movimientos entre el polvo y las telarañas del ambiente. Uno de ellos, trepando con cuidado, casi a punto de alcanzar divisar el otro ambiente, se precipitó al suelo pese a que era ligero de peso. El varón en rápida acción intentó evitar que su compañero cayera bruscamente al suelo de tierra que una de las astillas desprendidas se le introdujo por el brazo derecho haciéndolo sangrar profusamente al retirarlo. Hicieron un torniquete con una de las camisas de los buscadores deteniendo el sangrado pero no declinó en su propósito.

Tomando más fuerza y valor, gritó como desesperado el nombre de la niña. Soportado por sus dos compañeros, observó por entre el agujero en el techo un bulto pequeño de forma humana echado sobre un viejo sillón que se movió ligera y casi imperceptiblemente al llamado. Comunicando esto a sus compañeros y presionados por el momento y las circunstancias, decidieron ingresar haciendo un agujero más grande en vez de pedir que les abrieran los candados pues al parecer no habían llaves para abrirlos como les había anticipado el presunto administrador. Había una pesada, grande y gruesa escalera recostada sobre la pared junto al lado del agujero por el que descendió sin dificultad la que habría sido puesto solo por alguna persona mayor.

Al entrar y quitar la frazada que cubría lo que se movía, descubrió sorprendido que era la niña buscada que no atinaba a decir nada pero que estaba como asustada. No recaló en pensar nada y la levantó y la entregó a los otros dos buscadores haciéndola pasar por dicho agujero agrandado en la pared. La niña no llevaba ataduras de ningún tipo y solo parecía confundida por las circunstancias pues al parecer descansaba y los gritos la habían despertado. Encontrándola sin heridas ni cosa por el estilo, los otros dos buscadores junto a la niña decidieron retirarse en absoluto silencio, ninguno se atrevía a decir absolutamente nada y solo querían retirarse lo más antes posible de aquel  extraño lugar.

Intrigado por todo en sus pensamientos, confundido por la apariencia de dicha mujer de sonrisa y mirada extraña con la que conversó y por las demás cosas que observó, en su curiosidad decidió quedarse en el lugar alertando a sus compañeros que iba a indagar más en los ambientes de dicha casa recibiendo la alerta y el cuidado de parte de ellos.

Luego de encontrar la vía de acceso y algunos patios, al intentar forzar la puerta de entrada que daba acceso hacia uno de los cuartos donde se hallaba la niña, volvió a observar a aquella mujer que no se percató de su presencia la que casi con un extraño gesto como premonitorio y de preocupación, de susto, adelantándose a él decidió abrir el cuarto retirando los palos de tranca y abriendo el candado con una vieja llave, y una vez dentro dio un grito de desesperación. Decía que no ya estaba su hija y con gritos casi tétricos lloraba por ella poniendo la piel como de gallina a aquel susodicho varón que se ocultó detrás de una pared.

La mujer salió de prisa, el varón intentó esconderse pero sintió una extraña hincazón en el pie pues había pisado un clavo muy oxidado que sobresalía de un gran pedazo de madera tirado a un lado de la puerta. Gritaba por su hija, mientras el varón hacía el esfuerzo por zafarse inútilmente de aquel pedazo de madera que delató su presencia. La mujer quitó los seguros, abrió el candado por entre unos agujeros en la puerta y salió del patio aquel y casi como sorprendida por la presencia de aquel varón, cambió repentinamente su expresión de desesperación por aquella sonrisa y mirada extraña. Al preguntar al sorprendido varón por ella dando otro nombre ajeno al de la niña encontrada, adujo que se la habían robado y gritando su nombre salió corriendo hacia el extremo opuesto de la casa hacia donde casi nadie tenía acceso permitido, gritando que seguramente se la comerían los perros hambrientos del lugar. El varón se percató que la mujer pese a haber intuido la dirección hacia donde podría haber ido la niña decidió correr en sentido contrario sin ocultar su angustia y desazón por semejante pérdida. Ya casi a punto de abandonar aquel patio la mujer volteó la mirada atrás cambiando su expresión repentinamente ante aquel varón que consideraba el culpable de aquella pérdida y miró con un odio vacío, imperceptible, mientras éste sin percatarse se había quitado el zapato para jalarlo con todas sus fuerzas.

Más que por haberse aparentemente resuelto el problema, el varón lleno más de curiosidad pero a pesar de ello temeroso de lo que pudiera pasar se internó en dicho lugar pues deducía que la gente no lo creería ni la guardia del pueblo investigaría dado que la niña ya estaba a salvo seguramente en brazos de sus padres.

Observó que había un camino casi secreto que conducía hacia la antigua hacienda. Caminó tanto hasta casi el atardecer que parecía haber caminado durante días. En cierto punto del trayecto, observó que algunas personas subían a una suerte de balsa que les permitiría llegar hacia el otro lado de una suerte de lago donde había una isla inmensa donde apenas era visible una especie de castillo.

Los demás viajeros ni se inmutaron ni interrogaron al varón por los motivos de estar viajando a aquel lugar. Los remeros con sus rostros y miradas petrificadas no parecían interesados en saber para qué. Llegaron minutos antes de que oscureciera totalmente. Entre la oscuridad preguntó a los remeros si podía quedarse a dormir sobre la balsa lo que le fue negado pues estaba prohibido por ser propiedad del castillo. Le indicaron un lugar de totora seca donde cubriéndose con los mismos se quedó profundamente dormido por el cansancio pues ya no podía permanecer en pie y los inmensos zancudos pretendían hacer un festín con él.

Amanecía y el ruido de las voces de los remeros que se aproximaban lo despertó. Sobresaltado se puso de pie rápidamente pues una serpiente había dormido sobre su pecho sin que se percatara en lo más mínimo de su presencia. Los remeros le dijeron que tuvo suerte pues aquellas víboras son muy venenosas. El varón les dijo que anoche podrían haberle puesto al tanto de ello a lo que sin inmutarse ni decir palabra alguna siguieron con sus actividades pues ya iban a acercarse los nuevos viajeros del día. Antes de retirarse les dijo que avisaran a la guardia de que cosas muy extrañas estaban sucediendo aquí recibiendo como respuesta solo la sonrisa de los remeros, pero uno le dijo que así lo harían. Oyendo esto se dirigió hacia el gran castillo.

Extrañado de que a nadie le importara su presencia pues todos parecían ocupados en sus propios quehaceres, buscó entre los pasadizos y habitaciones a alguien con quien conversar y al acercarse a una que daba hacia un hermoso y bien cuidado jardín de rosas observó a través de las ventanas a una madura mujer que bien vestida paseaba de un lado hacia el otro de la habitación. Al observar detenidamente sus rasgos reconoció a aquella mujer andrajosa que decía buscar a su hija quedando completamente sorprendido.

Mientras caminaba por los pasadizos de aquel inmenso castillo, una suerte de guardia soldado se le acercó y le dijo que si pretendía hablar con aquella mujer perdía el tiempo pues por órdenes reales su gran habitación no le permitía salir de aquel lugar. Que los vidrios eran casi blindados y que no lo podría romper ni una bala. Estaba prohibida la salida de aquella hermosa mujer. Le dijo que si no tenía nada más que hacer que mirar, entonces debía circular y retirarse.

El varón extrañado y dudando de si eran dos mujeres muy bien parecidas, iguales excepto por las ropas y la higiene, se paseó por aquel frío lugar y pensó que si era la misma entonces debía haber alguna manera por la que escapaba dicha mujer y evitando ser detectado por los guardia soldados indagó por el lugar. Así, encontró la manera en que lo hacía cuando de casualidad la mujer empujaba de manera rotativa uno de los vidrios y al hacerlo se encontró imprevistamente cara a cara con el varón aquel que se sorprendió de no ver a aquella hermosa y limpia mujer sino a la que había visto en aquella hacienda abandonada. Sorprendidos, sorprendida de verlo, lo miró con odio ya más definido e intentó atacarlo con un cuchillo que tenía escondido entre sus ropas raídas común para los aldeanos del lugar y del pueblo. El varón intentó impedir que saliera empujando la ventana pero pese a ello, su fuerza no se equiparaba con el de la desesperada mujer, razón por el que comenzó a pedir a gritos ayuda.

Acudieron varios guardias soldados y algunos sirvientes extrañados por el inusual escándalo y detuvieron la fuga de aquella mujer. Revisaron las ventanas y dedujeron que había sido un error premeditado de construcción. Los que parecían los dueños de aquel lugar barajaron responsables y mandaron sellar aquel lugar definitivamente. Hubo un revuelo total que no pasó desapercibido por nadie.

Los ojos hasta ahora indiferentes de los habitantes de aquel lugar decidieron concentrarse curiosos sobre aquel varón que sintió como que lo aplastaba el peso de todas las miradas y no sabía si sentirse bien o sentirse mal provocándole un estado de incertidumbre que no podía entender. Fue la primera vez en su vida que sintió un temor profundo por la seguridad de su vida y no sabía ya qué hacer pues la total indiferencia del lugar se había trocado en plena y máxima atención por todos sin excepción que sintió que no podía circular libre ni tranquilamente por aquel lugar como la había venido haciendo.

El guardia soldado oficial de alto rango ordenó la detención del varón. Fue llevado a una mazmorra y preguntado por las razones de su presencia en aquel lugar, qué es lo que buscaba, cuál era su propósito, contó al detalle las razones de la pérdida de la niña, su necesidad de encontrar una respuesta coherente a sus interrogantes. Lo condujeron a una habitación ubicado en los sótanos del castillo. Lo desnudaron, lo ataron de manos hacia atrás, lo mojaron, y en plena oscuridad fue golpeado sin que pudiera ver quién o quienes lo golpeaban. Cayó al suelo casi inconsciente cuando alguien apresuradamente abrió la puerta y les ordenó detenerse y dejarlo en libertad no sin antes pedirle perdón por el error cometido contra su persona. Oyó lo que le decía pero disuadido por el dolor poco sentido tuvo a sus oídos que entre otras cosas le decía que podía volver a transitar libremente como lo había venido haciendo y retirarse de la isla cuando quisiera.

Por alguna razón extraña e incomprensible para el varón, los carceleros de aquella mujer decidieron dejarla salir de aquella habitación convertida en una suerte de prisión, falsa, habida cuenta. Delicadamente vestida por las empleadas y sirvientas, se paseaba por los jardines, por las habitaciones y pasadizos con total libertad pero ante la atenta mirada de todos y principalmente de los dueños de aquel lugar. Los guardias soldados estaban más nerviosos que nunca pues controlaban de reojo casi al milímetro a aquella mujer que ya no tenía los ojos vidriosos y bosquejaba alguna que otra sonrisa extraña pero más aparentemente dulce ante los demás pero finalmente triste como si hubiera perdido algo más que una hija al ser liberada de su presunta prisión.

Mientras la mujer caminaba por la cocina donde los cocineros y cocineras hablaban casi como a susurro, uno de los dueños de aquel lugar dejó caer un cuchillo aparentemente distraído y sin darse cuenta. La mujer pensó cogerla y esconderla pero observada por uno de los guardias soldados impidió que ello ocurriera y con delicadeza ella se la entregó al cocinero mayor. La charla en la cocina se volvió un susurro más ensordecedor.

En las circunstancias en que el ahora extraño varón acudía a la cocina a través de la puerta de servicio para que le regalaran algo de comida pues no traía dinero y el que le quedaba en el bolsillo no se correspondía con el que se utilizaba en aquella suerte de isla, entró a la cocina y de improviso el susurro ensordecedor se convirtió en una aparente tumba casi como que olvidaron de respirar. Una suerte de miedo detestable invadió todos los corazones allí presentes. Incómodo por lo que pasaba pues la gente trabajaba antes sin hablar ni comentar, aquel varón pareció entender que su presencia no debía seguir allí. Recibió la comida entregada con indiferencia incierta y se retiró.

Mientras recogía disimuladamente algunos de los objetos que consiguió que consideró suyos e importantes divisó entre uno de los pasadizos a los dueños en conversación con aquella muy bien ataviada y cuidada mujer y sintió una incomprensible pena por ella y por algo también incomprensible que él no podía resolver o talvez por algo que ni debía ser de su incumbencia. Sintió como si viviera en un mundo irreal, de fantasía, en otro tiempo e incluso llegó a pensar si no sería tan solo un sueño.

Muy de madrugada del día siguiente buscó aquella embarcación. Ya estaba lleno y al extraño varón del que habían oído rumores, ya no con indiferencia, el remero principal le dijo que por cuestiones de seguridad no debía subir uno más pues sino naufragarían. Los viajeros se extrañaron de que los demás remeros no habían, no había quienes la manejaran. Esperaron, pero al aparecer solo uno más de los conocidos remeros les dijo que no saldría nadie a remar y que si querían viajar tendrían que remar por ellos mismos pues habían sido encargados de reparar inmediatamente una pared del castillo caído en la madrugada por acción de la humedad. Todos se miraron entre sí pues nunca había sucedido algo como esto y terminaron sus quejas mientras observaban a aquel extraño varón quizá como la supuesta causa. El varón preso de las miradas inciertas pero incomprensibles les dijo que podría ser remero. Se miraron entre sí sorprendidos pues hacer aquello era como quebrar las reglas establecidas de aquel lugar. Lo pensaron mucho y el susurro incomprensible volvió a aparecer mientras algunos descendían de la pobrísima embarcación circular de madera. El varón un poco preocupado parecía comprender la situación pero uno de ellos casi como imponiéndose a la ola de susurros dijo que tenía que viajar pues una de sus hijas estaba muy enferma y que si no iba a ayudar a su esposa, corría el riesgo de perderla. Otro, al que no se le entendió lo que quiso decir, dijo que prefería que le cortaran la cabeza a comer de la carne de aquella isla pues era incierta su procedencia dado que aquí no se crían animales, no se les permite comerciar y solo lo proveen los dueños del castillo sin saberse de verdad de qué animales son. Otros adujeron sus propias razones y junto a otros voluntarios que dijeron que volverían por la tarde como lo hicieron en otras ocasiones y no les pasó nada, hicieron de remeros emprendiendo la salida de aquel lugar y no perder su acostumbrado viaje para alivio de aquel varón. Luego de ello sobraron voluntarios para remar.

Preguntas diversas emergieron mientras remaban y oteaban el puerto de la otra todavía lejana orilla pero aquel varón solo atinaba a remar y remar casi a ciegas y como si lo hubiera hecho toda la vida siguiendo el rumbo establecido por los demás remeros que parecían conocer muy bien la fuerza del viento, la dirección del Sol, el destino de sus vidas, el valor de sus fuerzas, la razón de la forma de esta extraña embarcación, el objetivo real de sus vidas. El varón entendió que aquel lugar donde vivía y donde estuvo por breves días eran como dos mundos distintos, como si el pasado, el presente y con algo de atisbos del futuro todavía en apariencia incierta coexistieran simultáneamente, secándose con su mano el sudor de su frente mientras ayudaba a remar a uno de los exhaustos remeros ocasionales ellos en busca de lo que les parecía un día más de vida como cuando sale el Sol cada día y él en busca de lo que consideraba su propia libertad.

Una vez en buen puerto y los pies ya en tierra se preguntó si valió la pena haber ido hacia la otra orilla, a exponerse tanto y haber corrido muchos riesgos contra su vida, es decir, más allá del objetivo concretizado, si así se le pudiera llamar, pues bien que podría haber sido por el rescate de uno u otro niño. Miraba la otra orilla a lo lejos casi con la mirada perdida, recordando casi instantáneamente las extrañas circunstancias del rescate de la niña, el varón quedó bastante desconcertado de la vida y de sus propósitos mientras miraba alejarse a los viajeros tan igual como los conoció, pasajeros de una extraña embarcación circular.


Con cierta seguridad recuperada, la postura más erguida, las manos sobre la cintura y algo más calmado por lo que acababa de dejar atrás, regresó a su mente el recuerdo del momento de la búsqueda y hallazgo de la niña perdida y se preguntaba que si en verdad la niña oía los desesperados gritos, los llamados, en verdad ¿no estaba acaso queriendo huir como parece? Confundido en sus pensamientos, con los ojos perdidos como mirando al vacío exhaló bruscamente aire por la nariz y dibujó simultáneamente una aparente sonrisa sin sonrisa en su rostro. Cogió sus pocas cosas llenas en un costalillo que hacía las veces de mochila y la puso sobre su espalda y en el camino a su casa se cruzó con el jefe de los guardias del pueblo que preguntado sobre el caso dijo que no pudieron ir por falta de dinero para la gasolina además que la niña ya estaba en casa con sus padres. El jefe le preguntó si había visto alguna cosa extraña al respecto aduciendo que la niña tenía malos ojos para con él y no parecía contenta con lo que había pasado pues mostraba incluso cierta indiferencia para con sus padres como le comentaron, sospechando que el incidente la habría afectado fuertemente sin entender por qué y la llevarían a un psicólogo para que la observara. Intrigado aún más incluso por lo que pudieron haber dicho los otros buscadores, el varón sintió como si su cabeza iba a explotar y solo atinó a decirle que estaba cansado, que otro día conversarían más detenidamente y que quizá realmente no había nada que valiera la pena recordar y se despidió del jefe de los guardias diciéndole que se alegraba porque la niña estuviera sana y salva y eso era lo único que importaba a lo que el jefe de guardias asintió afirmativamente y se despidieron.
Tomado de la web. Los signos de interrogación son del bloguero determinando una suerte de "segmento" o cuerda de vida.

sábado, 18 de febrero de 2017

TÚ Y TÚ ERES EL RESULTADO DE TI MISMO


Nunca culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque tú, fundamentalmente tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte en ti mismo, y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar corrigiéndote.

El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

Nunca te quejes de tu ambiente o de los que te rodean.

Hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer.

Las circunstancias son buenas o malas según la voluntad y la fortaleza de tu corazón.

Aprende a convertir toda situación en un arma para triunfar.

Enfréntales con valor, y acepta que de una u otra manera, son el resultado de tus actos y la prueba de que has de ganar.

No te quejes por la falta de dinero, porque abunda en muchísimas partes.

No te amargues con tus propios fracasos, ni se lo cargues a otros.

Acéptate ahora o siempre seguirás justificándote como un niño.

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar, y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Empieza ahora mismo.

Deja ya de engañarte. Eres la causa de ti mismo, de tu tristeza, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.

Si tú has sido el ignorante, el vicioso, el irascible, el desordenado, el irresponsable, el torpe, tú, únicamente tú nadie puede haberlo sido por ti.

La causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes, de los activos, de los audaces. Imita a los valientes, a los enérgicos, a los vencedores.

A quienes no aceptan situaciones difíciles. Quienes supieron vencer a pesar de todo.

Piensa menos en los problemas y más en el trabajo, y tus problemas sin aliento morirán.

Aprende a nacer nuevamente desde el dolor, y a ser más grande que el más grande de los obstáculos. Dentro de ti hay un hombre que puede hacerlo.

Mírate en el espejo de ti mismo.

Comienza a ser sincero contigo mismo.

Reconócete por tu valor, por tu voluntad y no por la debilidad para justificarte.

Conociéndote a ti mismo serás libre y fuerte, y dejarás de ser un títere de las circunstancias.

Porque tú mismo eres el destino y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino.

Levántate, mira la mañana, llena de luz del amanecer.

Tú eres parte de la fuerza de la vida.


DESPIÉRTATE, CAMINA, MUÉVETE, LUCHA, DECÍDETE Y TRIUNFARÁS EN LA VIDA.

Anónimo.

EL ZORRITO, LA VIZCACHITA Y EL PUMA

AUTOR: PROF. SAÚL S. MANDUJANO MIESES.

Había una vez un zorrito muy travieso que por sus habilidades y astucia se escapó de casa mientras que su mamá zorra y su papá zorro habían ido a buscar la comida para él y sus demás hermanitos.

Sus padres le habían hablado de un feroz puma que vagabundeaba por el páramo y al que le gustaba devorar toda clase de animales entre grandes y pequeños sin discriminar. Pero él como no lo había visto nunca ni lo conocía, se sentía fuerte, feroz y malito también.

Consciente de ello, lejos de su madriguera, se puso a jugar con las ramitas caídas, saltar y esconderse sobre los arbustos de ichu, a morder y descascarar los troncos de los árboles de quinhual probando sus dientecitos casi puntiagudos pero aun débiles, a interrumpir el camino de las hormiguitas que llevaban comidita para su hormiguero, intentó morder las ancas de un sapo al que hizo rodar y rodar, dándole vueltas con su hociquito hasta cansarse, persiguió a un ratón que pasaba por allí pero sin que pueda darse cuenta desapareció de improviso entre el pasto crecido, sorprendiéndose pero que no le preocupó.

Encontró a unos pequeños cactus de waraqu casi circulares y a ras del suelo cubiertos de pelos blancos y hermosas flores amarillas que distraído por sus juegos no pudo darse cuenta de las escondidas espinas que pisó suavemente sobre ellas hincándose para luego lamentarse de dolor lamiendo sus pequeñísimas y casi imperceptibles heriditas sangrantes. Recién recordó haber escuchado de su madre que una de sus hermanas mayores murió como consecuencia de haber pisado la planta blanca que pica y dedujo inmediatamente algo preocupado que esta era la susodicha.

Una vizcachita que pasaba por allí se encontró con el zorrito que ya más calmado por la probable ardiente toxina de la espina disimulaba su dolor pero cojeaba. La vizcachita le dijo: “¿por qué caminas así?”, a lo que el zorrito que nunca había visto una vizcachita viva más que solo había comido, sin saberlo, trozos de su carne traído por sus padres y confundido por su sangrecita que lamía, se puso a olfatearlo pues le sabía que alguna vez lo había olido pero no recordaba dónde y le daba una sensación natural de querer jugar con él, sino morderlo.

El zorrito le respondió: “es que me gusta caminar así imitando a los demás”, “acabo de ver a un animal que caminaba erguido en dos patas, cubierto con pieles de colores y con una de sus patas cogía un palo sobre el que se apoyaba para caminar”. La vizcachita le dijo: “¿podría jugar contigo?”.

En eso divisaron entre los árboles que dos vicuñas machos peleaban por una hembra, ellos sin saberlo pero que decidieron imitar. Estimulado por el dolor, el zorrito empujó fuertemente a la vizcachita que lo hizo rodar por una ladera hasta que chocara contra el tronco de un árbol secado por el frío, ya en descomposición. El zorrito se sonrió dentro de sí olvidando el dolor de sus patitas pero disimuló su alegría cuando la vizcachita subió adolorido quejándose por el tremendo golpetón.

El zorrito le dijo: “pobre vizcachita, ¿te dolió mucho?, pues si es así, mejor ya no jugamos más y puedes irte a tu casita a que te cuide tu mamita”. La vizcachita dijo: “sí, me duele mucho pero no hay problema, soy muy fuerte, valiente y ya sé cuidarme solo”.

Dicho esto el zorrito (sonriéndose dentro de sí por lo bonito que le pareció que había caído la vizcachita) quiso jugar entonces con éste animalito ignorante, imprudente y testarudo.

Lo sometió a diversos retos aduciéndole que si en verdad era valiente, fuerte y si quería su amistad debía ejecutar acciones que él le iba a proponer. Subieron por el páramo y agazapados entre las rocas de la puna divisaron a un grupo de alpacas y llamas que pastaban tranquilamente.

Observaron cómo una alpaquita se contoneaba, saltaba y se movía como simulando ser mayorcita frente a sus demás compañeritos y compañeritas. Al ver esto, el zorrito le sugirió a la vizcachita que le mordiera el trasero a aquella alpaquita traviesa a lo que aceptó. Curioso el zorrito se escondió para ver cómo la vizcachita se acercaba por detrás hacia donde la alpaquita se había echado para descansar. Si bien las demás alpaquitas con total indiferencia lo observaron acercarse, la alpaquita no se percató sino hasta cuando sintió que aquella vizcacha loca la mordió en su nalga y gritó. Sorprendidos por lo que veían, todos se echaron a correr hacia sus padres escapando de aquella vizcachita loca no sin antes espantarlo entre todos a modo de juego y uno de ellos propinarle una coz sobre su cabeza que le hizo ver estrellitas.

El zorrito entre risas le dijo, “¿por qué tienes los ojos desviados?, ¡já, parece como si tuvieras dos cabezas!” y para disimular se puso a lamerle la parte hinchada de su cabeza y al hacerlo recordó recién el sabor de la carne que le daban sus padres y concluyó que esta era la carne que más comía. Pensó en morderlo del cuello pero como no paraba de reír, le comenzó a agradar esta ingenua vizcachita a quien mientras descansaba, para disimular sus intenciones, le trajo delicioso pasto verde y algunos que otros insectos como solicitó.

La vizcachita por todo lo que le venía sucediendo, comenzó a observar al zorrito con cierta desconfianza y para probar su “amistad” le sugirió que él hiciera alguna demostración para ver si realmente era más grande, fuerte y hábil como parecía.

Dicho esto, el zorrito pensó y pensó detenidamente en lo que podía hacer para tapar las dudas que emergían en la vizcachita. Recordó que una vez mientras su padre retornaba de cacería, traía a una oveja totalmente viva y tomada por el cuello tal y como lo hacían los pastores de ovejas paseando a alguna que otra oveja atado con soga por su cuello y estas obedecen nada más a donde quiera que se les lleve. Pensando en esto, le dijo a la vizcachita que fueran a buscar una manada de ovejas. “Verás que soy más fuerte y más hábil que tú”. Dicho así, esperó a que las ovejas mayores se distrajeran y tomó por el cuello a la más pequeña de las ovejas y jalándola con el hocico por el cuello la llevó hacia donde estaba la vizcachita mientras a la ovejita la hacía saltar ciertas piedras grandes a modo de cerco pero siempre tomado del cuello y aquella hacía lo mismo.

Sorprendida la vizcachita por la habilidad del zorrito y la facilidad con la que procedió sin que aquella ovejita se quejara siquiera, dijo que también podría hacerlo y con una ovejita algo más grande que aquella inclusive. El zorrito que todavía cogía a la ovejita por el cuello, sorprendido con la respuesta de la vizcachita, asintió con la cabeza a que repitiera similar acción. Observaba la osadía de aquel animalito quien al ingresar sin tomar las precauciones del caso fue detectado por las demás ovejas que lo observaban con algo de curiosidad pues no era natural que se acercara por estos lares siendo su hogar las partes altas y pedregosas. Escogió a uno de las ovejas distraídas y lo tomó por la pata dado que no alcanzaba el cuello y jaló y jaló pero no le hacía caso. Cansada de su presencia, le dio una pata sobre el pecho que aquella vizcachita cayó patas arriba casi privado desistiendo de aquella faena y retornar a donde se hallaba el zorrito y la ovejita cautiva.

Adolorido y sangrando por la nariz le dijo al zorrito, “estoy agotado, demasiado cansado para hacer esto y otro día puedo hacerlo si quieres”. El zorrito sin querer o sin darse cuenta habíale mordido el cuello tan fuerte a la ovejita para que no escapara que sintió el sabor y el olor de la sangre a la que intentó romperle un trozo de carne. De reojo se percató que la vizcachita lo miraba atónito y sorprendido por lo que estaba a punto de hacer y que le confirmaría a la vizcachita sus dudas todavía inciertas de aquella probable acción. Disimulando soltó a la ovejita y la dejó escapar no sin antes gritar de dolor y decir: “esta maldita desgraciada me ha desgarrado los labios y herido la nariz con su lana, mira, me sangra la nariz y la boca como tú”.

Ante el escándalo del zorrito y de la ovejita que se echó a gritar por sus heridas, la oveja macho líder de la manada arremetió contra ambos animalitos corneando al zorrito tan fuerte hasta hacerlo sangrar por la boca y nariz que provocó que se escaparan a toda prisa. La vizcachita más ágil, pudo trepar por entre los peñascos y ponerse a buen recaudo. Ya a salvo los dos, la vizcachita se reía a rabiar de lo sucedido y principalmente por los moretones, chichones y heridas del zorrito que quedó peor que había quedado en ciertas ocasiones la vizcachita. Esta actitud sí que enfureció al zorrito y pensó en matarlo y comérselo de una vez.

Pero no tenía las fuerzas necesarias para ello, el animal le había topado tan fuerte que se le movieron casi todos los dientes y le dolía hasta la cola. El zorrito cansado de las torpezas, de la temeridad e ingenuidad de la vizcachita que quería presumir más de lo que podía hacer quiso ya deshacerse de éste ingenuo y fastidioso aprendiz de bravucón.

Mientras se regocijaban a sí mismos caminando por entre el ichu reseco y el viento silbaba sobre ellos, la naricita aguda del zorrito detectó la presencia de un animal de olor muy desagradable. Decidió acercarse con sigilo a lo que jugando la vizcachita imitó sus movimientos que le parecían divertidos. El zorrito pudo observar a lo lejos con sus buenos ojitos que un puma confundido entre las rocas y el suelo estaba descansando. Pensó que ésta podría ser la ocasión para deshacerse de la vizcachita latosa aunque le había cogido algo de simpatía por su temeridad.

- El zorrito dijo: “vizcachita, ¿tienes miedo de todo?”,

- Queriendo presumir ante el zorrito dijo presuntuosamente: “¡no, de nada!”, “ya te demostré que soy capaz de intentar hacer todo lo que hagas pese a lo que me pueda pasar”.

- “Entonces desde aquí ¿podrás caminar 100 metros en línea recta con los ojos cerrados hasta donde te indique?”. Dijo el zorrito. “Te darás cuenta que aparte del ichu todo está plano y no hay trampas, huecos u otros obstáculos para que te desplaces hasta allá”.

- “¡Uf, fácil! Pero, ¿en qué dirección quieres que camine?”.

- “¿Ves ese montículo que está allá a lo lejos?”, la vizcachita saltaba intentando ver aquel montículo entre el ichu crecido, observándolo solo de manera rápida y sin detalles por los repetidos saltos, “cuando hayas llegado al montículo, yo te silbaré para que abras tus ojitos y regreses en retroceso hasta aquí”, “¿te atreves?”

- “¡Qué aburrido!, pero ¿qué voy a ganar a cambio o qué es lo que vas a hacer tú?”.

-  “Si lo haces, desde el momento en que regreses hasta aquí, seré tu fiel servidor, todos los días te traeré el pasto más rico y los manjares que quieras, haré tus juguetes, obedeceré todas tus órdenes, ¿qué dices?”.

- “¿En serio?”. El zorrito asintió afirmativamente y la vizcachita se alegró grandemente y se puso a pensar detenidamente en aquella propuesta.

La vizcachita con algo de desconfianza, sabedor de lo dificultoso del reto por la altura del ichu y con los ojos cerrados, le sugirió que sea la mitad de lo propuesto es decir, 50 metros. El zorrito para convencerlo y dizque demostrar ser bueno y considerado con su nuevo amigo y futuro dueño, le dio 30 metros, pero le dijo que como parte del reto, primero deberían caminar en total silencio hasta acercarse hasta el punto de partida que le indicaría con tocar su cola con la cola. Enceguecido por las ventajas de tal propuesta, a la vizcachita no le importó el porqué de esa actitud púes aceptó el reto sin más ni más. Mientras la vizcachita caminaba a tientas, el zorrito dio media vuelta y sigilosamente escapó del lugar pues sus padres le habían descrito alguna vez cómo era de malo el puma, a qué olía, cómo era su cuerpo entre otros detalles y principalmente que comía de todo incluyendo zorros.

Ingenuo, la vizcachita muy concentrada en su objetivo, utilizaba todos sus instintos de orientación y medía contando sus pasos casi matemáticamente. La vizcachita siente un extraño olor desagradable mientras caminaba con los ojos cerrados que por su naturaleza lo ponen de alerta, pero recuerda todavía con muchas ansias las palabras del zorrito para tenerlo como eterno sirviente lo que lo motivaba y le confundía cualquier respuesta de alerta. Pero pese a que el olor se hacía cada vez más fuerte que le provocan un terrible y profundo temor creciente que le sugerían abrir sus ojitos a sabiendas que rompería el trato con el zorrito (sus latidos se hacían más fuertes por el peligro pero que interpretaba como producto del reto y la excitación), se resiste a abrirlos pues considera que es bastante valioso lo que está en juego y será motivo de envidia y presunción frente a sus amiguitos. A sabiendas de lo peligroso que es caminar con los ojos cerrados, decide acelerar el paso para terminar de una vez con el trato y oír el cada vez más ansiado silbido del zorrito.

El puma ya había sentido con sus finos oídos el sonidito del ichu y las hojitas de hierbitas secas quebradas por las pisadas de la vizcachita que con su fabulosa memoria de felino le calculó el tamaño. Se puso en alerta. Pensó en levantarse, saltar y atraparlo pero como estaba tan agotado y la presa que seguía acercándose, ya muy cerca, se veía tan insignificante que no quiso levantarse, más todavía si la vizcachita había acelerado el paso con absoluta confianza temeraria y prisa que le sorprendió. Lo dejó acercarse más y más que le provocó de improviso una sonrisa extraña mientras lo veía venir directo a su boca.

Pese al ruido que provocaba con su caminar apresurado, la vizcachita al sentir con sus agudos oídos  la casi tenue respiración del puma, abre sus ojitos y queda como paralizado al observar cómo el puma lo miraba sorprendido con sus terribles ojos. El puma ante la mudez repentina del animalito le dijo:

- “¿A dónde crees que vas?”.

El animalito no pudo responder, luego de reconocer a aquella bestia que hace una semana había matado a sus padres y él solo lo había visto desde muy lejos.

Como no le contestaba, el puma quiso recoger ese bocadito abriendo su gran bocota.

La vizcachita en ese momento comprendió que nunca iba a escuchar el tan ansiado silbido que recién sintió irrelevante, absurdo, inútil, hueco, sin valor, como para pensar siquiera en recibir la ayuda del zorrito ni mucho menos de nadie. Pero pese a ello se le ocurrió decir algo.

- “¡Espere señor puma!, antes de comerme quiero hacerle una oferta importante”.

- “¿Siiiiiiií?, y, ¿qué puede ser aquello que pueda evitar te coma ahora mismo estúpido animal?

- “Es una propuesta muy importante para usted señor puma”. Dijo intentando repetir algo de lo que aparentemente aprendió del zorrito.

Al puma le sonó interesante que un animalito a punto de morir le hiciera semejante propuesta que le intrigó el qué podría ser, quizá algo novedoso que no sabía pero que le dio cierta curiosidad por la experiencia de los años y le hizo recordar sus épocas de juegos infantiles.

Por su experiencia de cazador, lo olió por todas partes al petrificado animalito sospechando que pudiera estar enfermo por tamaña actitud.

- “Bien, apúrate para poder comerte. Dime qué es eso que crees es tan importante para mí”. Sonrió.

- “Si tú no me comes y me dejas libre, prometo ayudarte cuando estés en peligro de muerte con tus enemigos como lo estoy ahora además de ser tu eterno esclavo”.

- “¡Gracioso habías sido!, ja, ja, ja, ja, ja, ja. Y, ¿a quién crees que debería temer como ahora lo estás tú?”.

- “Pues a los salvajes, peligrosos y malvados animales que caminan en dos patas, con pieles de colores como los tuyos y que montan dentro de las rocas caminantes” dijo el asustado animalito creyendo que lo conmovería o entrara en razón.

- “No me asustan, a esos los conozco muy bien de pies a cabeza, sé muy bien de sus mañas, su pensar y su sentir, pues unas veces son como tú y otras veces son como yo”.

- “No entiendo dijo el pequeño animal”. Casi como entendiendo la respuesta final pero sin tiempo para entender.

Escuchando esto, el puma de un zarpazo lo cogió con sus afiladas garras, destrozó su pequeñito cuerpo, de un sacudón arrojó lejos sus apestosas tripas y se lo tragó sin pensar más a este ingenuo animalito que por la cola parecida se creyó igual o más que el zorrito. Echó nuevamente su cabeza sobre el suelo y siguió descansando, pensando que la comida no llega tan fácil como este, que no llega sola sino que tienes que buscarla y cazarla. Diciendo ya casi entre sueños: “si todas mis presas fueran tan tontas como éste, ¡qué buena que sería la vida!”.

Mientras tanto el zorrito regresaba hambriento a su casa después de haberse ausentado por buen tiempo y sus padres y hermanos lo recibieron con alegría pues pensaron que había muerto. Alegres le ofrecieron carne diversa que estaban recién comiendo. Sus padres le dijeron que debía tener cuidado de otros animales malos y perversos que podrían hacerle mucho daño, engañarlo, sino matarlo y él solo asintió con la cabeza como diciendo “ya, está bien” mientras comía casi atragantándose por el hambre.