sábado, 28 de enero de 2017

LOS TESTAFERROS DE LOS PARTIDOS DEMOCRÁTICOS DEL PERÚ VERSUS LOS TESTAFERROS DE LA SUBVERSIÓN

Imagen de retórica católica frente a la praxis ciudadana en el Perú. Al menos el Dios le sirve a todos sin necesidad de coimas y pagos de soborno.

Puede resultar creíble o no pero parece difícil opinar respecto a los mecanismos a través de los cuales los diferentes partidos políticos del Perú sin excepción logran su financiación económica para la toma de decisiones en todos los aspectos del quehacer social y político interno, y por qué no el externo pues el Perú no es una isla.

Muchos estarán diciendo “maldita la hora en que EE.UU. y organismos supervisores del viejo mundo caso de Suiza metieron la mano para destapar el escandalo específico de Odebrecht y no de otras empresas similares que están pasando piola, sin novedad, entre ellas las empresas norteamericanas.

Sobre los lavados de activos de la subversión para el caso específico de Sendero Luminoso y del PCP del VRAEM según los medios de comunicación oficiales y validados por organismos internacionales, todos los órganos de inteligencia de las fuerzas policiales y militares del estado reaccionario peruano se movilizaron para detener a personas que fueron señalados como testaferros de la subversión, es decir, que los ingresos que obtenían los movimientos subversivos se destinaban para reciclarse al sistema y a través de ello refinanciar la guerra interna motivo por el que fueron debidamente desmantelados y de los que ya no se volvió a hablar durante el gobierno del Ollanta Humala Tasso.

Paradójicamente al mismo estilo fujimontesinista (tenemos el caso del empresario y político fujimontesinista Reder Joaquín Ramírez Gamarra), suerte de cajero de los dineros de la corruptela fujimorista, hasta ahora operando con la anuencia todavía del gobierno norteamericano pues es en EEUU donde recalan todos los dineros de la corrupción mundial y nadie lo controla excepto con ‘destapes’ faranduleros y mediáticos para hacer fintas de “lucha” contra la corrupción global como fue el caso de los Panamá Papers de lo que no hay ni hubo absolutamente nada concreto excepto escándalo mediático para poner en tela de juicio la “honorabilidad” de determinados personajes políticos del orbe mundial como lo fue el caso del presidente de Rusia Vladimir Putin a quien se le buscó taparle la boca pero que no prosperó pues al parecer maneja información de similar nivel aparte de estar muy probablemente involucrado en los mecanismos económicos y financieros que tolera y permite la democracia capitalista occidental u oriental), los “nacionalistas” de “izquierda” u ollantistas recurrían a mecanismos análogos para hacerse de recursos para su existencia política y acumulación de capitales dentro del contexto del “juego democrático” hasta ahora pasado tolerado y desapercibido pues todos los gobiernos habíanse regido bajo los mismos esquemas de enriquecimiento para ‘desarrollarse’ y hacer empresa gracias a esos menesteres permisibles de la democracia peruana y soportados en su existencia por el Poder Judicial, Fiscalía y otros engendros neocoloniales de nuestro país.

Es lamentable que con los gobiernos de “izquierda” de la derecha reaccionaria mundial se hayan ensañado pero no con ellos mismos (crítica pero sin autocrítica). Recordemos el caso del cojo pumista de Javier Diez Canseco con el que se desfogaron a su libre albedrío provocándole la muerte política y física a consecuencia de ello por un acto de corrupción en el que se vio involucrado muy probablemente conocedor del teje y maneje financiero de la corrupción democrática del país que tanto cuestionaba politiqueramente en definitiva solo para hacerle el juego a la democracia peruana frente a los enemigos internos como lo fue en esas épocas Sendero Luminoso (no hablo del MRTA pues otro haz bajo la manga del APRA, es decir, de la derecha reaccionaria de este país, del gusto de la “izquierda” ‘revolucionaria’ del continente Americano).

Ni qué decir de los medios de comunicación cuyos periodistas oficiosos de todo nombre descargaron sus dardos venenosos escondiendo precavidamente (más por la promiscuidad del sistema reaccionario peruano que por sentido común) los mismos defectos de los que hacían mención de condena, es decir, propio de individuos de conducta bipolar, es decir, periodistas bipolares, de doble conducta moral, pero acordes al sistema capitalista peruano de naturaleza también bipolar (por lo que no es casual que tanto los votantes lo sean como por ejemplo el candidato aprista Alan García encaje perfecta o convenientemente en dicho esquema y no es el único a saber de los acontecimientos de coimas y sobornos a nivel latinoamericano).

De algo tienen que vivir. Periodistas de prestigio e ‘influyentes’ (generadores de opinión al servicio del capital empresarial) recalaron en este entramado de repartijas mediáticas gubernamentales y de sobornos y coimas empresariales para que al puro estilo criollo empresarial (prácticamente con recursos del propio estado a través de la sobrevaloración de los presupuestos de diversos proyectos) pagarse sus fortunas mediáticas y de renombre en el país (grifos de combustibles, restaurantes, empresas financieras, metal mecánicas, de transportes, de aviación, industria farmacéutica, universidades particulares cuyos propietarios y accionistas están en el propio Congreso de la República, etc.) que generan ingresos y empleo al estado.



Es de sentido común; empresarios de diversos rubros no iban a contratar pues a periodistas no afines a sus propósitos y objetivos, específicamente aquellos engendrados bajo el contexto de la guerra interna iniciada por el (c) Presidente Gonzalo en 1980 y que hoy están a riesgo de extinción porque el entramado construido por la inteligencia antisubversiva está perdiendo razones para seguir prosperando pues si bien la subversión no está eliminada como se hubiese querido (no digo “terrorismo” para no hacerle el juego a psicópatas inteligentes que se nos cruzan por el camino tanto fuera como dentro), al menos está replegada. Cabría notar que hasta antes de la emergencia de la subversión, no existían mecanismos de control de la corrupción sino que solo después de esta y que como post guerra pretenden todavía consolidarse como si fuésemos web’ones ciudadanos para mantener a parásitos y mercenarios en el Perú pues para eso están todos los poderes del estado reaccionario y sus fuerzas armadas.

Ya sin temor a equivocarnos, todos los ex presidentes todavía vivos están involucrados en estos escándalos de enriquecimiento “ilícito” a través de testaferros y manejo de sobornos y coimas. Las decisiones de la Fiscalía, del Congreso, del Gobierno, del Poder Judicial deben de darse formal e informalmente para garantizar la estabilidad, la paz, la democracia y la tranquilidad del sistema capitalista peruano que la representan los diversos partidos políticos, periodistas, empresarios, finanzas y fuerzas armadas. No hay el temor de un golpe militar o policial alguno dado que caerían por su propio peso y no habría sectores de la población que le puedan dar soporte a su existencia sino su combate y solo por ese medio pueden encontrar soluciones alternas (plan B) o acomodar y arreglar convenientemente incluso con sanciones judiciales benignas y ficticias que den la imagen de eficiencia y efectividad judicial para luego soltarlos mediante cualesquier vericueto, es decir, solo darles el gusto de ‘justicia’ a la población que si no ignora, olvida todo lo actuado y no puede ir contra las decisiones del sistema reaccionario salvo que sea presunto ‘antisistema’ o probadamente subversivo o “terrorista”.

No es extraño ni de elucubración extraordinarias las posturas tan radicales pero farsantes como los de la Keyko Fujimori Higuchi como con respecto a los violadores de niños pidiendo la pena de muerte o los del denominado Cardenal Juan Luis Cipriani con respecto al aborto en el país. Esos argumentos tienen un efecto mental poblacional disuasivo pues esta es una sociedad pervertida no solo por sus propios méritos sino por el propio sistema que incluso los chantajea moralmente. Increíble la actitud de una mujer que cree que puede jugar tan alegremente con la psicología de la población a través de sus cuestionamientos internos y sus sentimientos de culpa sin interesarle mínimamente los suyos propios de quien vive, se financia y prospera con lo robado por su padre al país. Entre estas posturas tan ‘radicales’ preferiría las radicales de Sendero Luminoso o del PCP del VRAEM pues podrán bien recalar sobre ellos mismos y no protegerse con poderes como el Poder Judicial, Fiscalía, Congreso, FF.AA. o lo que fuera.

Ciertamente, los pulpines del fujimontesinismo y de la ‘izquierda’ peruana (caviar le dicen) no dicen ni pío ni salen a hacer marchas o movilizaciones pues viven de las mismas expectativas de la corrupción de la democracia peruana en el que todos sus líderes sin excepción están metidos hasta la coronilla pero que saben que no deben desesperarse pues los librarán de toda culpabilidad, les darán sentencias benignas y luego se arrepentirán y a renacer como el ave Fénix pues hay gente dispuesta a repetir y recalar en los mismos errores pero no en los de la guerra interna en la lucha contra la subversión que costó miles de muertos.

Marchas sociales como los del peaje de Ancón son la primera evidencia en la capital de una movilización de masas libre de productos de la ‘inteligencia política’ sino de las necesidades urgentes de la población que se atrevió a salir a las calles a protestas violentamente a riesgo de catalogarlos de “terroristas” como (es) era la costumbre gubernamental y reaccionaria (de derecha y de la izquierda de la derecha). Obviamente, que hayan estado miembros de Sendero Luminoso condenados por delitos de terrorismo no le quita el mérito de una expresión popular.

La enseñanza, la moraleja a esta fábula política peruana pareciera ser la siguiente: seamos tolerantes en democracia, dejemos robar mientras no se metan con uno que si lo hacen habrá que reventarles el culo con dinamita y anfo con todo el derecho del mundo, sea quien sea. ¿Será? Todavía es un mal chiste este país.


¿Se imaginan a Alan García Pérez, este individuo de cualesquier categoría haciendo una pollada para recabar fondos para su partido y su campaña electoral?, eso lo vimos esta última campaña con la Keyko Fujimori para dárselas de la imagen de una luchadora “honorable” frente a sus correligionarios y la población en general mientras otros le lavaban activos por millones de dólares para financiar realmente su campaña electoral. Patrañas, es versión femenina de su padre Alberto Fujimori Fujimori, es decir, sin identidad propia, una demagoga y farsante, la heredera de la corrupción fujimontesinista. El Cholo ‘Sagrado’ borracho, el ‘revolucionario’ Ollanta de Nadine, las mismas porquerías al gusto de la mayoría de la población del Perú, el pueblo ‘sabio’.