sábado, 29 de julio de 2017

AJUSTE DE CUENTAS ENTRE LAS TERRORISTAS OLIGARQUÍAS DEL CAPITAL SIONISTA Y ÁRABE: SANCIONES A QATAR. EL PERÚ EN EL CONTEXTO DEL NEGOCIO DE LA FALSA “LUCHA” CONTRA EL “TERRORISMO”

MANTENER A FLOTE EL NEGOCIO DEL TERRORISMO DEL CAPITAL

Para el escritor del blog sería informativo el disponer de datos que corroboren lo que a continuación voy a exponer pero que todavía manejo al nivel de la especulación pues por los actos, los hechos y sus consecuencias se pueden proyectar tan igual como se procedió a desarrollar comprensivamente el Binomio de Bush, es decir, la férrea alianza de guerra concertada entre el capital oligárquico sionista y árabe pro-occidental y su terrorismo mercenario del capital (guerras concertadas desde las instancias del poder oligárquico, algo que se daba solo en escenarios exclusivamente militares convencionales como fue el caso del conflicto del Cenepa entre Perú y Ecuador durante el segundo gobierno de Alberto kenya Fujimori Fujimori donde se puso en evidencia el tráfico de armas a las FARC desde testaferros del ejército reaccionario peruano defensores de las políticas de la OTAN).

Entendemos que la segunda fase del uso del terror o administración del terrorismo a favor de consolidar el capital imperial sionista y árabe (léase Israel y Arabia Saudita) en el Medio Oriente para la disponibilidad controlada de las fuentes de energía petrolera y de gas por parte de las empresas y capital de los países miembros de la OTAN (como se consolidó en Libia con la tibia condena de parte de Rusia y demás países competencias económicas emergentes) terminó con la intervención rusa en Siria y la derrota del ISIS o Daesh (muy “bien llamado” como “Estado” por los medios de comunicación sionistas y árabes del capital para sus planes intervencionistas) en Mosul Irak.

Sabemos que la primera fase iniciada con los atentados de las Torres Gemelas del 11S y terminó con la muerte hipotética de Osama Ben Laden en Paquistán cuyo cuerpo fue desaparecido por la marina norteamericana para evitar el reconocimiento legal de la comunidad internacional con pruebas irrefutables de que se tratara de él (prueba de ADN) y no de un fantoche creado en los centros de estética norteamericanos, algo mucho menos que un clon, un doble. En la jerga legal se llama a eso manipulación y desaparición de pruebas.

Sobre las bases de los rezagos del terrorismo mercenario, esclavo y sirviente al capital y necesidades del imperialismo sionista y árabe pro-occidental es que desde un medio de comunicación emitido desde Londres, Inglaterra y no por mera casualidad, se “informa” que los rezagos de Al Qaeda y del ISIS o Daesh (ya fenecido “Estado” Islámico por obra y gracia de la presión anti terrorista mercenaria del capital a nivel mundial y no solo por parte de Rusia que es en buena cuenta la que consolidó militarmente la conversión de dicho “Estado” de sueño norteamericano en pesadilla norteamericana) se unen para formar un “nuevo” grupo terrorista. No es casual que el dueño de dicho medio sea el hijo del rey Salman de Arabia Saudita que junto a los demás miembros de la OTAN financiaron a Al Qaeda, luego al ISIS junto a Qatar a la que acusaron recientemente de apoyar al ISIS o Daesh por razones que solo se pueden especular y deducir pero sin pruebas contundentes como hacía referencia al inicio del artículo.

Se puede inferir que quien apoyaba más directamente a ISIS o Daesh era Qatar mientras prosperaban los planes de financiamiento y uso del terrorismo mercenario pero que fue perdiendo piso en razón a la intervención militar directa de Rusia a pedido del gobierno elegido electoralmente en las urnas de Al Assad. Qatar encontraría un medio geopolítico de invertir en territorio Sirio si prosperaban las acciones de dicho plan de utilizar el terrorismo mercenario de fábrica (desde el pentágono) para invertir con total impunidad activos o capitales sionistas y árabes pro-occidentales tal como viene sucediendo en Libia donde cualesquier voluntad o forma de organizar dicha sociedad deberá caer inevitablemente en cualquier saco roto a cargo de sus mercenarios y lacayos libios dado que la razón principal de su inestabilidad política interna es la de garantizar las inversiones de capital de cualquier origen pero exclusivamente de los países miembros y de aliados de la OTAN constituido en suerte de monopolio para el control de la producción y del precio del petróleo (tal y como ya lo ha venido haciendo Arabia Saudita pero que por el desgaste de dicho control de la producción y la afectación en el mediano y largo plazo de sus economías lo tuvieron que subir aunque hasta un periodo todavía en observación, es decir, por no decir hasta que favorezca a los países del “eje del mal” o a ellos mismos).

No es causal la constante intervención e intromisión de EEUU y de sus aliados en los temas que conciernen solo al pueblo de Venezuela, hasta su lacayo PPK se preocupa de Venezuela pues es consciente de las implicancias de que el pueblo venezolano en mayoría decida mantenerse en sus trece para evitar que el modelo neoliberal vuelva a tomarlos como a conejillos de indias como viene sucediendo en Argentina y Brasil. Peor todavía si decidieran traer vía importación, bajo diversas denominaciones, vinculaciones o formas, a su “nuevo” terrorismo mercenario ya sin patria a América y no precisamente como los “nuevos” conquistadores de América. Les va a faltar manos para hacer todo un show político y militar de la “lucha” contra el “terrorismo” como la que ya existe en el gobierno y el estado reaccionario peruano en sus inteligentes fuerzas armadas reaccionarias. De vuelta a casa pero más con penas que con glorias.

La ofensiva de este “nuevo” grupo terrorista se corresponde más con una película hollywoodense pero con actores reales y con víctimas reales desde la premisa de los juegos del poder de la oligarquía global o del imperialismo global tal y como lo vinieron haciendo comprobadamente ya desde el 11S hasta el día de hoy en los últimos atentados de Europa del que muchos medios ramplones del capital sionista y árabe pretendieron responsabilizar exclusivamente a Rusia por sus acciones. La población europea que defiende a sus gobiernos promotores del terrorismo mercenario, consintiendo estos planes con su silencio, son cómplices de ello y por ello si se convierten en víctimas se deduce que están asumiendo las consecuencias de sus actos, algo así como héroes voluntarios o involuntarios pero héroes anónimos al fin por la defensa de su democracia y su libertad. No es bueno que utilicen las redes y medios para victimizarse y hacerse a los pobrecitos, “víctimas” del “terrorismo”, deberían enterrarse solos aunque tienen derecho legal del pataleo.

El medio de comunicación con base y origen en Qatar, Al-Jazzera (junto a CNN) el vocero de Al Qaeda en la primera fase de la ofensiva del imperio del terror sionista y árabe era el encargado de difundir las acciones de dicha organización mercenaria. Luego pasó a ser el vocero de las acciones mercenarias de ISIS o Daesh pero algo pasó. Isis fue expulsado de Mosul y se acabaron las pretensiones geopolíticas del gobierno de Qatar por seguir invirtiendo dinero en financiar un terrorismo que no estaba dando “resultados” en la jerga capitalista, es decir, que para nada iban a servir sus esfuerzos pues nada concreto se iba a lograr en inversiones de capital en territorio sirio como se tenía planeado inicialmente para el reparto territorial de Siria para la explotación de sus fuentes de petróleo y similares. Eso muy probablemente haya sido la razón de eximirse de gastos innecesarios, del despilfarro en dinero inútil lo que ha motivado las sanciones de Arabia Saudita y países aliados y el hecho ‘desleal’ de ser delatados públicamente como financiadores del terrorismo de ISIS siendo todos ellos los promotores y financiadores de dicho terrorismo mercenario.


Nada concreto han conseguido con dichas sanciones a Qatar, no se ha caído, no se ha desintegrado dicho país testaferro del capital terrorista sionista y árabe pro-occidental. Motivo más que suficiente como para que desde Londres, el medio de comunicación Panárabe Asharq Al-Awsat “sustituya” al otrora Al-Jazzera enemigo acérrimo del grupo “terrorista” Sendero Luminoso en el Perú y del Partido Comunista en armas de Perú obviamente en razón a que no son esclavos sirvientes de su terrorismo del capital sino que son enemigos reales y concretos del capitalismo e imperialismo en general y ende de sus terroristas mercenarios. Claro que no se descarta que sus mercenarios “senderistas” entrenados en Europa vengan a realizar acciones a Perú con la complicidad del gobierno de turno que necesita hoy más que nunca del terrorismo para relanzar el modelo neoliberal y las reformas necesarias tal y como se ejecutó durante el gobierno del Fujimontesinismo pero que se han venido cayendo por obra y gracia de las implicancias de la corrupción estructurada del sistema capitalista peruano; nada fácil por supuesto.

EL PERÚ EN EL CONTEXTO DE LA FALSA “LUCHA” CONTRA EL “TERRORISMO”

El negocio del “terrorismo” no solo está obstaculizado y bloqueado en el Medio Oriente sino también en el Perú que fue la fuente ideológica de la administración del terrorismo para inicios del siglo XXI. El producto principal de este negocio ha sido la corrupción estructural neoliberal a instancias de los “luchadores” contra el terrorismo. Algo que también indirectamente ha contraído la inversión privada en el país desde hace muchos años atrás. Tal es el caso de los empresarios testaferros de las compañías como las de Odebrecht que involucra a todos los funcionarios y poderes del estado reaccionario peruano no solo con  esta compañía sino con otras similares que no se han puesto sobre el tapete. Testaferros empresarios peruanos como el caso de los amigos de la educación para constituir APP o Asociaciones Públicas Privadas cuya orientación pro-terrorista y mercenaria ya está puesta a la vista de todos lo que involucrará la desintegración de la sociedad peruana como ya viene sucediendo en Chile con los diversos mecanismos sociales y económicos construidos a instancias de la dictadura pinochetista. No es de preocuparse, mercenarios de todo nivel y en todo sector siempre ha habido en el país incluso durante la guerra con Chile de 1879 y que después de ello lucró también con la corruptela de la reconstrucción nacional.

Entendemos que en razón de esta coyuntura nacional e internacional la economía de Perú no esté experimentando crecimiento fuerte ni sostenido desde la declarada oficialmente crisis global del 2008. Salvo excepto la demanda de materias primas que se moviliza en razón al lento crecimiento de las economías globales regionales y ya no solo de la tradicional y ex monopólica economía norteamericana y aliada.

No se invierte, por ahora, por la sencilla razón de que se está poniendo sobre la mesa, al descubierto, la naturaleza corrupta y mafiosa de las empresas inversoras extranjeras en general y temen que les suceda lo mismo que le viene sucediendo a Odebrecht y sus testaferros peruanos amigos de la inversión privada y promotores de la inversión pública.

El Poder judicial tiene en sus manos la obligación y la responsabilidad de limpiar todas estas acciones de corrupción al más alto nivel tal como actuó a favor de los responsables políticos e incluso militares en la lucha contra la subversión en la guerra civil vivida durante más de dos décadas. Claro que tiene amigos (Alan García) y enemigos (Toledo, Ollanta) y puede o no actuar selectiva y condicionalmente en razón de estabilizar las relaciones sociales de producción en el país alteradas incluso por sus patrones de la Embajada Norteamericana en el país.

El ambiente nacional para la inversión privada está raleado, inestable lo que se traduce en un crecimiento bajo y en disminución de los índices macroeconómicos del país. No existen mecanismos políticos ni legales para actuar sobre estos testaferros y empresas extranjeras que invierten capital de fuentes dudosas en razón a que la política neoliberal construida al amparo de la “lucha” contra el “terrorismo” ya no tiene el soporte necesario y cómplice bruto de la época violenta de los 80 y de los 90 donde se abrieron las puertas legalmente a todo tipo de inversión extranjera eliminando controles básicos pero que obstaculizaban el enriquecimiento de ciertos sectores del país (y del extranjero) y que el Fujimontesinismo liberó y se tradujo mediáticamente por casi dos décadas en crecimiento económico que fue en determinado momento ejemplo de exportación como pretendieron hacerlo en Libia (Mario Vargas Llosa, Hernando de Soto y compañía) pero que hoy se traduce en más precarización del empleo y de la producción que no hace distingo de posiciones políticas ni “ideológicas” ni de mercenarios o no.


Con esta política neoliberal se ha estado construyendo un estado reaccionario delincuencial, mercenario y promotor del terrorismo mercenario que ni en México está prosperando pues está estancado por la falta de decisión de EEUU y de los grupos de poder de la oligarquía reaccionaria latinoamericana de convertir a América en general en un escenario similar al del Medio Oriente pero que nunca sería tarde pues gente sobra sino lo que falta es capital pues se pensó que América debió ser el último bastión de la falsa “lucha” contra el “terrorismo” luego de hipotéticamente haber derrotado a los países del “eje del mal” contradictoriamente hoy más fuertes que nunca.