domingo, 2 de julio de 2017

LA DETENCIÓN DEL CRECIMIENTO “DEMOCRÁTICO” NEOLIBERAL PERUANO A INSTANCIAS DE LA GUERRA INTERNA CONTRA EL PCP.

La historia no termina aún.

No es precisamente por solo causa de la competencia desleal generada por el contexto multipolar global entre los países potencias por controlar gobiernos, aglutinar a las clases empresariales y/o mercenarizarlas, por instrumentar el terrorismo primaveral democrático para desestabilizar gobiernos y países en general que no están funcionando plenamente sino que está generando dolores de cabeza a las oligarquías capitalistas sionistas árabes principalmente por ahora, por controlar los mercados entre otras razones habidas y por haber.

PPK intenta resucitar muertos oficiales como la del tal camarada “Antonio” que se dice ser el sucesor de Alipio al que el gobierno de Ollanta Humala lo declaró como muerto oficialmente. ¡Lázaro, levántate!

Los logros del fujimontesinismo no solo se traduce en su recuperación y el crecimiento de la economía peruana (desde las reformas de Fujimori, golpe de estado, constitución del 93), se traducen en el crecimiento de determinados sectores empresariales altos así como medios pero con los costos de la precarización del empleo (obreros esclavos), incremento de la informalidad, temporalización e inestabilidad laboral, delincuencia organizada inteligentemente por los mecanismos del estado reaccionario peruano (delincuencia crecida, organizada, estructurada socialmente de la mano del sistema reaccionario en la lucha contra Sendero Luminoso y el MRTA, parte de la base social pobre y lumpenezca del apro-fujimontesinismo), corrupción en todas las instituciones del estado del que ni los más mentados luchadores escaparon sino que la utilizaron para sus beneficios personales y partidarios (Toledo, Alan, Ollanta, Villarán, Castañeda, en fin, toda la clase política peruana sin excepción) electorales.

Las circunstancias internas del país ya no son los mismos, los factores que antes se controlaban para el propósito de la consolidación del modelo neoliberal en la sociedad peruana está comenzando a presentar sus dificultades incipientes que ni la “izquierda” de la derecha puede manejar. El episodio revanchista post electoral entre Ppkistas y apro-fujimontesinistas no está contribuyendo al desarrollo de este esquema de organización económica. El sueño de Alberto Fujimori de que su hija peona llegara al gobierno, ha chocado con la realidad social del país y mucho menos pueden sus organismos de inteligencia tradicional movilizar fuerzas diversas como para que la nación detecte emocional-cognitivamente amenazas potenciales como los del ex Sendero Luminoso sino que pretendieron sustituirlas alternativamente con la mexicanización del país pero que no funcionan en la dirección que quisieron. Con Keyko y con un Chongreso Fujimontesinista en mayoría como el actual esto sí habría sido posible.

PPK tendrá que pensarlo bien, si en subirse al mismo coche Fujimontesinista (como con los acuerdos con el Contralor de la República por lograr consolidar acciones concertadas por la gobernabilidad y la definición de mecanismos que permitan arreglar los desbarajustes de la inversión de capitales, situación que hasta hoy se percibe como concertación para la corrupción democrática participativa que aparentemente quedó en nada concreto) y morir en el intento o seguir con su acción política de reforma de la economía en las nuevas y emergentes condiciones sociales y políticas del país. Los audios demuestran intensiones del apro-fujimontesinisno por tirarse a este estorbo de gobierno, es decir, de toda la población que votó por PPKuy.

La disolución de este Chongreso que se ha constituido en un estorbo para la mayoría de la nación (caso de la retención indefinida de la ley del empleo que defienda los derechos laborales de los trabajadores informales inclusive que no es oportuna pues no se corresponde con las necesidades inmediatas del crecimiento de la economía nacional en todos los sectores productivos) no es la mejor opción ‘democrática’ pero sí una posibilidad legal y social. Tenemos a toda la derecha reaccionaria y presuntamente moderada en el poder que está demostrando una suerte de incompetencia por radicalizar los mecanismos de chantaje a la población vía la delincuencia inteligente organizada, el terrorismo digitado y mercenario y la totalmente falsa lucha contra el narcotráfico (como lo quiere y es lo único que saben hacer los apro-ollanto-fujimontesinistas) lo que en esencia es solo basura politiquera.


Esta suerte de “retroceso” (iniciado con el “traidor” de Toledo al que los más radicales putrefactos de este sistema quieren colgar hoy por pendejo y seguido tibiamente por el Ollanta) es lo que está molestando a la clase más reaccionaria del país que cree que lo puede todo, que hay irresponsabilidad incluso legal de sus actos pues en el Poder Judicial “se arregla todo” y eso nadie lo puede negar lo cual lo veremos también con el caso Odebrecht pues nadie de trascendencia política nacional irá a la cárcel pues está para darle gobernabilidad y viabilidad “democrática” al sistema capitalista reaccionario peruano, ¿alguien lo duda?, de todas las tiendas políticas sin excepción pues están metidos en el mismo fango de la corrupción democrática peruana.