jueves, 7 de septiembre de 2017

BUSCAN A MILITAR QUE DIRIGIÓ MAYOR CENTRO DE EJECUCIONES CLANDESTINAS DE PERÚ: DELINCUENTE TERRORISTA CORONEL RETIRADO HUMBERTO ORBEGOZO TALAVERA, 25 000 SOLES POR SU CAPTURA.

Buscado delincuente terrorista, coronel retirado Humberto Orbegozo Talavera. Otrora héroe, defensor de la democracia peruana.

Lima, 7 sep (EFE).- La Policía Nacional del Perú (PNP) incluyó en la lista de los delincuentes más buscados al jefe del mayor centro de torturas y ejecuciones clandestinas durante el conflicto contra los subversivos de Sendero Luminoso, en paradero desconocido tras ser condenado recientemente a 30 años de prisión.

El Ministerio del Interior informó hoy en un comunicado de que la Policía ofrece 25.000 soles (unos 7.700 dólares) a quien pueda brindar información o datos que permitan la detención del coronel retirado Humberto Orbegozo, de 75 años, antiguo jefe del cuartel militar Los Cabitos.

Orbegozo fue condenado en agosto por el colegiado B de la Sala Penal Nacional a 30 años de cárcel por la tortura, desaparición forzada y ejecución extrajudicial de 53 personas en 1983, cuando estaba a cargo de los militares acantonados en ese cuartel.

El tribunal también condenó a 23 años de prisión al jefe de inteligencia Pedro Paz Avendaño, pero se reservó emitir sentencia contra otros tres militares y absolvió a un cuarto por insuficiencia de pruebas.

En el cuartel Los Cabitos, situado en Huamanga, capital de la región andina Ayacucho, la más afectada por la violencia de Sendero Luminoso, se efectuaron detenciones arbitrarias, torturaron, desaparecieron y ejecutaron extrajudicialmente a al menos 136 ciudadanos, según la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

Las labores de recuperación e identificación comenzaron en 2005 a raíz del informe final de la CVR, en el que se señalaba la existencia de un gran cementerio clandestino ubicado en ese lugar.

Durante el juicio quedó demostrado que en la zona conocida como La Hoyada hubo un horno para incinerar a los desaparecidos, pues allí se encontraron numerosas tumbas y se contabilizaron alrededor de 110 cadáveres, la mayoría de ellos calcinados, lo que dificultó su identificación.

El conflicto interno que enfrentó al Estado peruano con los grupos subversivos de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), de ideología maoísta y marxista, respectivamente, dejó alrededor de 69.000 muertos entre 1980 y 2000, según el informe final de la CVR.


EFE