domingo, 5 de noviembre de 2017

ALBERTO FUJIMORI Y EL USO POLÍTICO DEL TERRORISMO DE SENDERO LUMINOSO.



No ha habido hasta ahora una investigación seria y responsable respecto del uso político del terrorismo de Sendero Luminoso desde enero de 1991, es decir, desde cuando se frustró adrede la captura de Abimael Guzmán programada oficialmente para el 6 de diciembre de 1990 luego de que desde 1987 se tenía los datos precisos de sus cuadros dirigenciales.

Entendemos que dada la delicada situación que involucra dicha investigación no se quiera hacer absolutamente nada al respecto casi al mismo nivel de el de las matanzas en los diferentes penales y la impunidad todavía cuenta con contubernios de índole político a todo nivel más que de seguridad nacional.

El plan de "administración del terrorismo" iniciado por George Bush luego de los atentados permitidos a sus mercenarios árabes del 11S en New York ya tenía antecedentes en el Perú.

Organizaciones terroristas mercenarias tales como los actuales Al Nusra o ISIS ya tenían su forma mediática por aquel entonces en el Perú como es el caso de esa organización fantasma denominada "Mantaro Rojo", organismo terrorista de la ultraderecha, de los aparatos de seguridad reaccionarios de fachada senderoide ultra radical.

Nadie con solo sus recursos mentales de la época del primer periodo fujimontesinista podía ver en perspectiva este engendro que hoy trata de proteger la OTAN, específicamente EEUU e Israel para instrumentar el terrorismo mercenario de ISIS y Al Qaeda para remodelar el mercado global y los países fuentes de materias primas indispensables para su sostenimiento como potencias mundiales.

Hay cosas que no se han resuelto ni mucho menos investigado. Los atentados de Sendero luminoso permitidos desde 1991 tenían cierta complicidad premeditada por parte del gobierno de entonces y de sus mecanismos de seguridad nacional que dieron luz verde permisible a que Sendero Luminoso siga operando con dichos atenuantes. Hay demasiadas mentiras que tenemos la obligación de desenmascarar sea cual sea el costo. Se hizo con la OTAN, con Perú no será ninguna excepción, una cuestión de tiempo.

Alberto Fujimori no derrotó al terrorismo, lo utilizó para mantenerse en el poder e intentar perpetuarse (como decía Vladimiro Montesinos, "hasta las calendas griegas"). El terrorismo se acabó pero no Sendero Luminoso, las causas que lo produjeron ni las perspectivas a futuro que se han generado como consecuencia de dicha insurgencia. La caída de un hombre no detiene el propósito sean quienes sean estos.

Por ejemplo: todavía no están claras las acciones y autores del atentado con coche bomba al canal de televisión de Baruch Ivcher, ejecutadas con un camión perteneciente a la marina de guerra del Perú.

No sabemos si previos a los "acuerdos" de "paz" del gobierno con Sendero Luminoso (no hablo de los diálogos secretos con las huestes de José y del fenecido Alipio negados por el gobierno de entonces que decía combatir a muerte contra el "terrorismo"), habríanse comenzado acuerdos soterrados o subterráneos para los inteligentes propósitos políticos del Fujimontesinismo. Claro, especulaciones, salvo que se investigue seriamente al respecto.

¿Cuál "paz" señores del fujimorismo? Y encima se habla de indulto al delincuente terrorista Alberto Fujimori Fujimori. Solo una amnistía podrá salvarlos.