martes, 23 de enero de 2018

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN “OFICIAL Y RESPONSABLE” EN REPLIEGUE EN LA “LUCHA” CONTRA EL “TERRORISMO”


El terrorismo democrático que se vivió en el Perú tanto con el Comando Rodrigo Franco García como con el del Grupo Colina Fujimori no se conocía como tal sino que se correspondía con una parafernalia comunicacional muy eficientemente montado al amparo de la defensa de la “paz”, la “democracia” y la “libertad” en el país en contra de las posturas radicales que intentaba imponer Sendero Luminoso. El terrorismo democrático no existía como concepto pero sí como praxis pero que se justififcaba incluso moralmente por sobre cualesquier acción senderista la que quedaba desacritada como parte del desarrollo de la negada guerra interna que fue llevada a los términos delincuencuailaes como si fuera una acción de degenerados mentales, enfermos, delincuentes comunes, bandas como sucede hoy en día con la delincuencia común y organizada por el estado reaccionario peruano.

Ya ahora se sabe que una forma de desacreditar las acciones de Sendero Luminoso para anular, bloquear su avance fue la de ejecutar acciones similares e incluso más degeneradas que Sendero en contra de la población mediante los agentes del estado vía el Grupo Colina para luego mediante la colaboración de los medios de comunicación atribuirle la respondabilidad de los mismos lo cual fue en la praxis el detonante inmediato del descrédito senderista e incluso del MRTA que terminaron por extinguirse indefectiblemente.

PATIVILCA: EXMIEMBRO DEL GRUPO COLINA ASEGURA QUE FUJIMORI SABÍA SOBRE LA OPERACIÓN
© Proporcionado por Compañía Peruana de Radiodifusión S.A Alberto Fujimori. Foto: Andina.
Jefe político del Grupo Colina, el que "derrotó" al "terrorismo" en el Perú.

Hércules Gómez fue miembro del grupo Colina, estuvo en prisión 15 años y tras su reciente salida dio detalles sobre cómo operaba el grupo paramilitar.

Él aseguró que el expresidente Alberto Fujimori sabía sobre la operación de Pativilca, en 1992.

'El caso Pativilca es una operación que hizo el destacamento Colina. Fujimori sabía lo que estaba pasando. Él conocía cómo se estaba derrotando al terrorismo, nosotros éramos parte de las FF.AA y estábamos bajo el comando del presidente de la República', dijo Gómez al programa Punto Final.

El exmiembro del Servicio de Inteligencia del Ejército aseguró que el modus operandi de Colina era ejecutar las matanzas como parte de una lucha recia contra el terrorismo.

Estos luego eran atribuidos a Sendero Luminoso.

'He estado en lugares donde mataban a machetazos. Ponían la cabeza de los comuneros y con otra piedra lo reventaban y con la sangre de esos muertos escribían en las paredes viva el PCP, Viva el presidente Gonzalo', comentó.

Además, pidió a las familias de las víctimas de Pativilca que ya no los busquen porque 'sus familiares han sido eliminados, incinerados. No los van a encontrar', comentó al programa de televisión.

Con el indulto a Alberto Fujimori y la gracia otorgada, se eliminaron todos sus procesos pasados y pendientes, entre los que está Pativilca.

Sin embargo, la Sala Penal Nacional evaluará lo que ocurrirá con este caso el 26 de enero.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

La CVR o Comisión de la Verdad y la Reconciliación no ha resuelto todavía todas las acciones de guerra en el conflicto armado vivido pues solo ha cumplido el papel de escucha solamente pero no ha verificado la autenticidad de los hechos sucedidos, es decir, solo lo que se vivió sin explicarse quiénes fueron realmente los autores de los hechos. El Poder Judicial fiel a su naturaleza corrupta y promiscua está simplemente lavando los trapos sucios de la guerra interna y mostrándola solo la de sus enemigos.

Ya no nos sorprende que muchos de los ciudadanos que hoy defienden a capa y espada, sino casi a muerte, a Alberto Fujimori no tienen la menor idea que muy probablemente están defendiendo a su propio verdugo. De modo análogo pudo haberse vivido con el lado contrario de la guerra que no era limpia ni sucia sino simplemente guerra como lo argumentó el jefe operativo del Grupo Colina Santiago Martin Rivas.

Es decir, “Sendero Luminoso” salía de los cuarteles del ejército como parte de las estrategias de guerra no convencional contra la subversión digitados desde el Pentagonito y que no importaban las consecuencias ni las víctimas ni los involucrados sino solo la necesidad de consolidar a grupos de poder mediáticos económico emergentes en el país y no precisamente derrotar a los “terroristas” sino continuar con su manutención operativa para chantajear y controlar a la población.

No tengo las pruebas del caso pero me atrevo a aseverar como lo vengo haciendo desde hace más de una década que las experiencias de esta guerra interna fueron utilizadas para esbozar y ejecutar los planes de la oligarquía sionista y árabe imperialista para ejecutar premeditada y permisivamente los atentados del 11S. Sendero Luminoso no fue más allá de lo que hizo Al Qaeda como mercenarios digitados desde el Pentágono pues los inteligentes del Pentagonito en Surco Lima no pudieron tomar el control de los remanentes de la subversión dado a que estos se replegaron luego de los por aquel entonces clandestinos diálogos frustrados en Anapati en la selva central del país que terminó con el derribamiento del helicóptero y la muerte de sus oficiales de élite que bien podrían haber devenido en los “mandos senderistas” a futuro como sucede todavía con los jefes de ISIS o Daesh en el Medio Oriente nombrados a dedo por los EEUU.

Una “reconciliación” nacional en el sentido estricto de los involucrados en la guerra interna involucra necesariamente la clarificación de los hechos en el país pero todavía estamos muy lejos pues con la promiscuidad política y la corruptela institucionalizada y mafiosa de este estado reaccionario, dicha “reconciliación” no tiene ni pies ni cabeza para definirla siquiera.

La “reconciliación” a que hacía referencia el gobierno del PPK solo se corresponde con las necesidades de la gobernabilidad burocrática de la corrupción democrática existente en el país no precisamente desde la aparición de Sendero Luminoso en el escenario político sino desde mucho más antes (sino siglos). Dicha terminología es una falta de respeto a la dignidad nacional pues se nos sugiere que nos hagamos a los tontos de los arreglos mafiosos de las bandas (incluso armadas) organizadas dentro de la estructura del estado reaccionario peruano (gobierno y mayoría chongresal fujimontesinista). Les dificulta la lengua todavía para catalogarnos indiscriminadamente de “terroristas” como en las épocas del apogeo fujimontesinista por desacreditar la guerra que llevaba a cabo Sendero Luminoso.

Los oligarcas de los EEUU (por ejemplo el caso de Nick Rockefeller que según Aaron Russo sabía de antemano sobre las acciones del 11S que se iban a ejecutar en New York en razón a las acciones posteriores en Afganistán y en Irak tal y como le había confiado Nick Rockefeller meses antes de dicho atentado) copiaron también experiencias como las nuestras para perfilar su falsa “lucha” contra el “terrorismo”. Los hechos sucedidos desde aquel entonces perfilaron (luego de la intervención de Rusia en Siria) el nacimiento del terrorismo democrático que se escudaba tras de los mercenarios de Al Qaeda primero, luego ISIS o Daesh y con los que están por venir todavía.

De modo análogo que en el Perú como consolidó Montesinos con la prensa oficiosa y los medios chicha también, la prensa internacional (CNN, Al Jazzera, principalmente) se constituyeron en los voceros encargados de lavar el cerebro comunicacionalmente a la población global y vía las mentiras globales direccionar su opinión a favor de esta falsa “lucha” contra el “terrorismo”.

De allí que las redes sociales en determinado momento se constituyeron en el medio perfecto a través del cual viabilizar las “revoluciones de colores” o naranjas, las “primaveras árabes” por ejemplo. Todo se sucedía con total velocidad que no había casi nada que lo pudiera detener tal y como se había previsto en EEUU antes del 11S dado que el “enemigo” que ellos perfilaban enfrentar era en esencia falso, inventado, manipulado y cualesquiera podría caer en dicho paquete o catálogo comunicacional.
Sucede que ellos también han caído en esas definiciones y conceptos que implementaron inicialmente contra sus enemigos “indefinidos” deviniendo no por meras especulaciones sino probadamente en la praxis en delincuentes terroristas democráticos, algo del que se liberaron los miembros del Grupo Colina que se consideraban una suerte de guerrilleros y revolucionarios en el país que combatían contra “terroristas” recurriendo incluso a medios terroristas innegables pero justificados por que según ellos se aniquilaban a colaboradores, simpatizantes de Sendero Luminoso o que pensaban diferente tan solo por darle continuidad a la podredumbre de este sistema  caduco y degenerado al que hoy en día se le ventilan sus malos alientos, sus miasmas corruptas, sus vivencias económicas narco capitalistas tildadas de democráticas paradójicamente puestas en tela de juicio a consecuencia de la guerra interna vivida en el país pues antes de ello la corrupción era algo normal, casi imperceptible, cotidiano, al que ya no se podrá volver pues la historia no va hacia atrás.

No solo las fuerzas armadas de la OTAN en general están en repliegue forzado por las circunstancias de la efectiva lucha contra el terrorismo democrático. Anuladas en sus intenciones iniciales, sino también los medios que se diseñaron para ese propósito inicial, hoy en día se han convertido en mecanismos contraproducentes dado que a ellos tienen acceso no solo quienes conviven con el terrorismo democrático sino también con el terrorismo opuesto e incluso los indeseables de ambos lados terroristas.

Estos que implementaron la propaganda armada contra sus enemigos potenciales a través de las redes sociales encuentran hoy por ejemplo en Facebook que está admitiendo que quienes la están utilizando están provocando el debilitamiento de la democracia del capital sionista y árabe principalmente y también están ‘debilitando’ cualesquier sistema de gobierno, “desinformando” y “adoctrinando” en modo análogo a como estaban acostumbrados a hacer luego de los atentados del 11S y su “lucha” contra el “terrorismo” de marras. No es casual por ello que preocupados por este descontrol de las redes sociales (debilitamiento del control de la opinión pública global) se hayan manifestado presionando a Facebook y Google para que implementen un mecanismo para regular contenidos inapropiados (según Financial Times), es decir, crear un organismo “independiente” que ejerza una presión regulatoria para por ejemplo eliminar en las dos horas siguientes de publicados determinados contenidos referidos al “terrorismo”, obviamente que bien que sabemos qué involucra aquello, dado que hacer eso sería inevitablemente tomar partido por un lado del terrorismo, del musulmán (incluyendo el Senderista entre otros) o del democrático contradiciendo abiertamente el propósito para el que fueron diseñados estas redes e incluso el Internet en donde hoy la información circula con total libertad y ya no direccionados desde el Pentágono a exclusividad que nos vendía sus falsas “verdades oficiales” con la complicidad (no solo de Al Qaeda y su vocero Osama Ben Laden) de la “responsabilidad profesional y periodística” de mercenarios periodistas pro terroristas democráticos como de CNN y Al Jazzera por ejemplo con total descaro y hasta ahora impune, quienes todavía se desviven por hacer creer a la opinión pública que ellos no son terroristas sino “rebeldes”, “luchadores contra las dictaduras” y que los demás sí lo son pese a hacer igual o menos actos terroristas que aquellos, que no quiero decir que a los demás también se les debe reconocer como “guerrilleros”, “revolucionarios” para volver al pasado de las revoluciones rojas (“comunistas”) y naranjas (“democráticas”).

¿Miente, miente, que algo queda?

El caso reciente del aniquilamiento del delincuente terrorista (actuando como émulo chicha de la parafernalia comunicacional fujimontesinista anti comunista) Óscar Alberto Pérez XY del que se dice fue ejecutado “extrajudicialmente”.
Terroristas peruanos y terroristas venezolanos. En Perú se persiguió, se eliminó, se encarceló a los que colaboraron voluntaria o forzadamente con ellos, del mismo modo se hace en Venezuela (también en Siria). El terrorismo es simplemente terrorismo y no se discute ni se negocia. No hay terroristas buenos ni terroristas malos, solo hay terroristas.


Medios de comunicación peruanos (La República, El Comercio, RPP, etc.) se ponen del lado de este terrorista democrático actuando neurótica y bipolarmente en sus razonamientos dado que no perciben ni se dan cuenta de dicho razonamiento que si se hubiera tratado por ejemplo de la ejecución extrajudicial de Alipio y de Gabriel en Llochegua pues para ellos eso ni se comenta ni se opina ni se tiene razón de ello donde murieron carbonizados luego de que un misil o pepa disparado desde un helicóptero nocturno y silencioso les cayera mientras descansaban en un cuartucho de palos y calaminas, algo que deberá suceder del mismo modo en Venezuela para no hacerle caso a la cantaleta comunicacional terrorista democrática. Deben de asumir las consecuencias de sus actos y no llorar como unas madres o maricas que encubren otras formas de terrorismo disfrazados de “rebeldes”, “revolucionarios” tal y como insinuaban el MRTA y Sendero Luminoso. ¿Qué pasó con su indignación moral peruana democrática?, ¿qué pasó con su “lucha” contra el “terrorismo”, al terrorismo sin cuartel? Se los metieron por el culo.