lunes, 19 de febrero de 2018

SER O NO SER: KEYKO–KENYI SHAKESPEARE FUJIMORI. CÓMO NO VACAR AL LIBERADOR (PPK) DE PAPI ALBERTO FINGIENDO VACARLO



La actitud de la bancada congresista de Fuerza Popular de la Keyko Fujimori está derivando en caricaturesco y de mal gusto para el sentido común del peruano promedio en general.

El juego en pared entre los dos hermanos (que dicho sea de paso pareciera están copiando de muchas instituciones del estado y/o viceversa) está resultando en un dolor de cabeza para el Fujimontesinismo político formal y no formal.


La renuncia del congresista Lucio Ávila Rojas entonces de Fuerza Popular quien votó a favor de la vacancia del PPK ahora se ha convertido en un potencial defensor de la no vacancia al integrarse con total seguridad a la bancada del Kenyi Fujimori, es decir, son el resultado de acuerdos previos por salvar al PPK y con ello la libertad de su padre Alberto Fujimori Fujimori, a quienes el gobierno tiene el recurso de quitarles dicha libertad con el juicio por la matanza de Pativilca del que en un inicio se le había excluido por acuerdos políticos entre el gobierno de PPK y los Fujimontesinistas de todo calibre (incluyendo los que dicen no serlo pero en la praxis lo son).

Para no reunir los 87 votos que se necesitan para vacar al PPK, los números sí que importan y no las personas a quienes se les puede disuadir o “comprar” convenientemente. Veamos el gráfico tomado del diario Gestión donde se muestra la correlación de fuerzas en el Chongreso de la República.

Es natural que la Keyko y sus partidarios sigan fingiendo actoral y propagandísticamente que se esmeran ahora mentirosamente por lograr la vacancia de PPK tal y como lo hicieron antes del indulto de Alberto Fujimori lo cual no puede ser renegociado y tienen que defender a capa y espada para que no se anule dicho indulto como les ordena la CIDH.

La salida de Lucio Ávila Rojas chongresista por Puno que ya ha ‘recapacitado’ después de más de un mes y medio que es un ‘abuso’ por el “Perú Profundo” el maltrato a los que negociaron el indulto de Alberto Fujimori, una excusa muy pobre y carente de sentido concreto. Ni le importó en su momento cuando votaba a favor de la vacancia del PPK pero ahora sí que hay razones de peso.

Entiendo que en estas condiciones matemáticas será bastante difícil que se logre la vacancia de PPK y triunfe una vez más el juego en pared entre ambos Fujimontesinistas de quienes luego podrán negociar el juicio del caso de la matanza de Pativilca con mayor comodidad tal y como lo hicieron en otras situaciones como sucederá con el caso Odebrecht y definitivamente quede en nada todo este chongo democrático de la “lucha” contra la mafiosa corrupción fujimontesinista neoliberal y que representa el mismo PPK y toda su gente de lujo, la gentita bien.

Solo nos quedará a los ciudadanos de a pie en constituirnos en la verdadera oposición a la podredumbre y la corruptela democrática en todas las instituciones de este estado reaccionario neoliberal y fujimontesinista.

Ahora sí que hay bastantes razones para que negocien o trancen por la impunidad institucionalizada pues para eso existe el Poder Judicial, La Fiscalía, la Defensoría del Pueblo entre otras perlas institucionales para concretizarla.

Claro que puede que los que sean juzgados por el caso Pativilca y que hoy están presos nos den algunas sorpresas pues son los únicos que seguirán perdiendo salvo que PPK u otro adefesio por venir los indulte por “humanidad”.
La hipocresía, la mentira y el cinismo, una necesidad para sobrevivir en el país, una actitud que ocurre a todo nivel en todos los sectores del país.