sábado, 28 de abril de 2018

LA CORRUPCIÓN DEMOCRÁTICA Y PARTICIPATIVA INSTITUCIONALIZADA SE DEFIENDE EN EL PERÚ: SUERTE DE “CONARE” O "COMITÉ NACIONAL DE REORIENTACIÓN Y RECONSTITUCIÓN CORRUPTA PERO DEMOCRÁTICO.





Al amparo de la “autonomía” de poderes, obviamente solo por conveniencias, el TC o Tribunal Constitucional ha decidido tomar la posta de la defensa de la corrupción, es decir, borrar con la otra mano lo que el Poder Jodicial y Fiscalía hicieron en la lucha contra la corrupción para darle todavía viabilidad a esta vieja y corrupta democracia de mañas y contubernios legales pues dizque “no se conoce” otra mejor.

Por las personas, uno conoce la orientación de determinadas organizaciones políticas y gubernamentales. Así lo ha demostrado la decisión apoyada por el constitucionalista Eloy Espinoza Saldaña como se dice favorecido en esas circunstancias justamente durante el cogobierno del Ollanta Humala Tasso y de su Nadine Heredia.

No somos pitonisos ni adivinadores por excelencia ni cosa por el estilo pero la corrupción institucionalizada y partidaria ha vuelto a salirse con la suya pues ese es su misión y visión democrática que contrasta dramáticamente con la orientación y finalidades del sistema educativo en su conjunto que se ha convertido en una suerte de comparsa no gratuita de la corrupción institucionalizada en el Perú, males que venimos arrastrando desde hace siglos y todavía vamos a jactarnos de celebrarle a este país su bicentenario, ¿de qué?, ¿de vejaciones, burla ciudadana y traición a la patria al amparo de las libertades “democráticas” de este país?

Es válida o lo sigue siendo pues la premisa observada por el mercenario nobel de literatura peruana en una suerte de símbolo letrado de la democracia internacional, Mario Vargas Llosa, de que la “corrupción es una necesidad para la democracia”, la de “roba pero has obra” que las instituciones configuradas en este país saldrán en tu auxilio para darte funcionalidad y auxilio cuando “personas e instituciones salgan a hacerte frente y a contradecir los principios de esta vieja democracia participativa”.

Los perros y perras, institucionalizadas o no, de esta vieja y mañosa democracia ya han salido a ladrar y morder a cualesquier individuo o personaje que asome sus narices en contra de sus principios y valores democráticos en permanente e inevitable cuestión olvidando, o tratando de olvidar, que aquí en este país sucedió una guerra interna y no un conflicto de intereses ni peleas de cama que se resuelven con reconciliaciones falsas, demagógicas por excelencia y banales en la práctica pues sigue considerando al ciudadano de a pie como a una pobre mierda que tiene la opción de seguir o no y subirse o no al coche de esta vieja democracia corrupta tecnificada que las dictaduras y formas de gobierno ajenos a ella son solo quimeras, ilusiones falsas. “Así funciona pues y qué le vamos a hacer”; argumentación fatalista pero democrática al fin y al cabo con lo cual la palabra democracia aguanta todo.

Es por demás increíble y de admiración extremista que pese a demostrar una actitud de defensa tan abierta de la corrupción democrática institucionalizada es que estos ciudadanos que conviven con ella y sus “autoridades” en todas las instituciones del estado salgan a ladrar y vociferar afrentas de indignación contra otro estado como es el caso venezolano del que tampoco podemos negar que esté libre de los mismos vicios democráticos o no pero que por desconocer la estructura de su funcionamiento y de la praxis de sus ciudadanos me lleve a calificar de algo que no conozco o por simple opinión mediática de terceros. Esa es una de las razones por las que los defensores de esta vieja democracia corrupta e institucionalizada salgan a ladrarle al chavismo y a sus defensores porque aquellos solo han provocado en Latinoamérica el descalabro de los intereses mediáticos de grupos de poder empresariales (como el del lobista PPK) y solo han encontrado inconvenientes a sus tradicionales formas de organización y corruptela política construidas al amparo del sistema unipolar organizado por la delincuencial y terrorista pero democrática oligarquía sionista y árabe reaccionaria después de la segunda guerra mundial.

Una oligarquía peruana similar, con los mismos matices, pero con pies de barro se ha ido construyendo en el Perú a instancias de las acciones de la subversión y la guerra interna generada por Sendero Luminoso y el MRTA y desde el 2001 al amparo de la falsa pero al fin y al cabo democrática “lucha contra el terrorismo”, contra el terrorismo no democrático y la promoción, defensa y financiamiento de su propio terrorismo democrático (Al Qaeda, ISIS o Daesh, Al Nusra y demás engendros terroristas con la careta comunicativa demagógica de “rebeldes” al amparo del poder del capital por ahora con nombre propio e incluso regio). El rompimiento de muchas circunstancias en el país luego de la captura del otrora líder senderista ha traído como consecuencia que además de no ser funcionales, terminen por poner sobre el tapete las formas y mecanismos de cómo la inteligente corrupción democrática peruana se va reciclando y adecuando a las nuevas situaciones ahora en el contexto multipolar todavía en definición.

Las plañideras vuelven a llorar en el Perú, ahora por el “diálogo y la reconciliación nacional”, una reconciliación a la medida del viejo sistema democrático podrido, degenerado y no tan caduco peruano pues posee unas fuerzas armadas que la soportan. Como dicen los periodistas oficiales ilustrados de este país: “mira, dos personas se están abrazando”, “la esposa infiel ha perdonado a su marido, el esposo también”, “dos niños van cogiditos de la mano por el parque”, “las prostitutas están ofreciendo un servicio de calidad”, “dos palomitas se están tocando el piquito”, “un perro serrano y una perra costeña están copulando”, “que lindo”, “pues eso es reconciliación nacional señoras y señores”. Me cago en la puta madre y en el puto padre que los parió. “Señores y señoras, no es reconciliación que un psicópata social queme a una mujer que no lo acepta, que los marcas y cogoteros te asalten con ayudita de policías y de empleados del sector, que haya quienes trafiquen y comercialicen drogas y la faciliten envenenando a la población pero que digan combatirla, que haya quienes conviertan a este país en un chongo lícito y/o ilícito”.

Estos son los frutos de una emergente nación bipolar rumbo a la “celebración” de un ridículo y fatuo “bicentenario”. No hay nada que celebrar, salvo borracheras y francachelas democráticas corruptas.

Claro que como afirma convenientemente el constitucio-nacionalista de cantina o chingana democrática, no hay peligro de fuga y todo finalmente se arreglará en el ¿dónde?, ¡ha sí!: en el “Poder Jodicial” el mismo que hizo la finta mediática farandulera de “¡orden de detención, captura y encarcelamiento en la Diroes!”. Muy eficiente el mecanismo de la “separación de poderes”. Pura finta. Estamos esperando las investigaciones y conclusiones del caso de los atentados de Tarata y no creemos que sean “por falta de pruebas” la dilación a dichas investigaciones pues se tiene que sancionar a quienes sean responsables, sean los revolucionarios de Sendero Luminoso y/o los rebeldes del ex SIN de Vladimiro y Fujimori. En EEUU ya es una quimera pedir que se investigue y sancione a los responsables del gobierno de George Bush entre políticos, militares, agentes financieros y empresarios por los atentados a las Torres Gemelas del 2001 en New York (en la presunta, e inventada por el capital comunicacional sionista árabe, jerga alqaedista, como “centro financiero de la economía yanqui”). ¿También se hablará de “lobos solitarios” en los atentados de Tarata? El Poder Jodicial está dilatando demasiado estas investigaciones y no creo que sea gratuitamente. Hasta ahora todo es especulación y más especulación y Abimael Guzmán y su Comité no tienen nada que tranzar ya pues sus muertes cercanas están y tienen que asumir sus responsabilidades, ¿o sí? ¿Serán solo por excarcelaciones y prisiones domiciliarias que se venden cual platos de lentejas, y ya no por simples tortitas de chantillí, sumándose así al corrillo democrático de la “reconciliación nacional”? No, no cambie de canal, son solo fallas atmosféricas.
Cuánta mentira junta se puede construir, o peor, cuánta se puede aceptar, como si se tratara de algún asunto divino.

La reconciliación de la democracia corrupta e institucionalizada (¿suerte de CONARE Perú?, sin ánimos de ofender a los posibles interesados) sí es un hecho concreto, incuestionable, más que nada por las necesidades de la gobernabilidad ‘democrática’ a la peruana, está en marcha con la anuencia y aceptación de, sin excepciones, todos los partidos políticos (entre dirigentes y miembros), clase parasitaria, de esta vieja democracia corrupta institucionalizada pues viven de eso y no precisamente de sembrar papas con chaquitacclla o vender verduras en el mercado. A la gente ya le gusta que salgan ciudadanos de toda laya a mostrar sus cojudas caras como candidatos representantes a lo que sea siempre que tengan donde meter mano y convivir en democracia. Quien enseñe a sus niños y niñas este mecanismo democrático de supervivencia no está atentando contra las expectativas educativas enseñadas, transmitidas dentro del contexto de las instituciones educativas públicas, es decir, formando educandos frustrados y potenciales delincuentes subversivos y no precisamente por estar hablándoles en las instituciones educativas de nada de lucha armada, de guerra popular ni cosas por el estilo puesto que para los mecanismos de seguridad del estado reaccionario es mejor que estos potenciales frustrados deriven en delincuencia informal, incluso democrática o en el mejor de los casos en delincuencia organizada por ellos mismos, entrenada policial y militarmente dentro de los cuarteles del propio sistema y presentada por los medios de comunicación oficial nacional como “males” circenses que exhibir. Una de las aparentes razones primordiales como para no darle cabida política legal a organismos de fachada como el Movadef de Sendero Luminoso ni de otros que pudieran emerger por allí que atenten contra la institucionalidad politiquera democrática construida y vigente en el país.

En definitiva, hay operadores de la corrupción (incluso los de aquellos inspirados por el humalismo madremiísta que están meciéndose entre las piernas del PPK, aquellos que no dudan en bombardear centros poblados bajo el pretexto de ser bases subversivas o de apoyo al "terrorismo") por estabilizar la gobernabilidad de la democracia corrupta que está tras bambalinas al Consejo de Ministros y al gobierno de la marioneta de Vizcarra. La decisión de excarcelar al Ollanta Humala para darles la tranquilidad a los demócratas corruptos como Alan García y partido, Toledo, Fujimoris, Villarán, entre otros, ya estaba tomada hace mucho pero dudaban hasta que Eloy Espinosa Saldaña terminó por definir lo que ya estaba cantado, determinado; una cuestión de formalidad jurídica y constitucional nada más con su firma. La pantalla de la liberación de Morote y otros senderistas si bien cayó en saco roto, no logró detener lo que con ellos ya se había montado, garantizar la corrupción democrática y no precisamente solo del Ollanta y su mujer.

¡Ladran, Sancho!, ¿señal de que avanzamos?... Si es así, ¡ódiame por piedad, yo te lo pido, ódiame sin medida ni clemencia! Pero no vaya a ser que te atragantes.