sábado, 28 de julio de 2018

LA CARTA DE DEFUNCIÓN DE INOCENTE ALBERTO FUJIMORI FUJIMORI. LA CRISIS DEL CORRUPTO MECANISMO DEMOCRÁTICO APRO-FUJIMONTESINISTA NEOLIBERAL EN EL PERÚ.



Lo manifestado por el delincuente terrorista indultado por leguleyadas politiqueras del peso bruto de PPK y el Chongreso Peruano defensor del modelo neoliberal corrupto democrático institucionalizado (aunque se hagan maromas demagógicas de estar “contra la corrupción”) suena a mensaje de defunción adelantada que de seguir prosperando su gran “reconstrucción” nacional no habría dado dudas ni a opiniones ni a cartas de ninguna índole.

Es comprensible bajo este contexto que ni siquiera lo que se denomina como “izquierda” tenga la más mínima capacidad de deconstruir al sistema, es en esencia incompetente bajo los parámetros estructurales establecidos por el apro-fujimontesinismo en el país, es decir, se le ha otorgado solo el derecho de cacarear y nada más pues hay unas Fuerzas Armadas “victoriosa” que la sostienen, la defienden.

Quien comprende que lo que ha construido estructuralmente con el auxilio de todas las fuerzas políticas está más que en riesgo por lo endeble que significa su sostenimiento pretende no aceptar que así lo es.

La corrupción institucionalizada neoliberal construida a instancias de la "lucha" contra el "terrorismo" en el país y sostenida por sus correspondientes Fuerzas Armadas tiene pies de barro (la "reforma" del méndigo presidente Martín Vizcarra terminará por hundirse en este lodo pues es parte estructural del mismo), es el siguiente muro que ha de caer por su propio peso y ya ni Sendero Luminoso ni mamotretos como los de Al Qaeda (verbi gracia "Mantaro Rojo" y otros engendros creados por el ex SIN en el “Pentagonito”) en el Perú la podrán sostener.

La historia ya le juzgó por adelantado y lo declaró DELINCUENTE TERRORISTA DEMOCRÁTICO y también "Héroe nacional" dado que hay muchos pueblos entre el pueblo peruano.

El Perú no se detuvo ni se detendrá por más que millones de Fujimoris aparezcan. Pretender detener el desarrollo social incluso con guerras falsas y concertadas con el Ecuador como los de Tiwinsa, solo es posible en la cabeza del delincuente terrorista de Inocente Alberto Fujimori (como lo manifestó en un proceso judicial en su contra, dice que se llama Inocente y asumo que su segundo nombre es Alberto).

Reconoce que fueron inevitables las desestabilizaciones en todos los sectores del país (comenzando por el auto golpe del 05 de abril de 1992) y que también hoy son necesarias para sobrevivir como estado reaccionario y podrido.

Las "reformas" implementadas hasta hoy y las que seguirán viniendo han devenido en alteraciones temporales o mediáticas del orden establecido por el mercado y el desarrollo social para luego volverlas a re-establecer pero con otros ropajes nuevos llámense: tecnología, cambios metodológicos, mejora en la calidad, actualizaciones, modernidad, etcétera. Pero el sistema, allí, bien gracias. Cambios de casacas y de “bandas” presidenciales y bloqueo al acceso de cualesquier personajes indeseables al modelo neoliberal del desarrollo de la corrupción neo apro-fujimontesinista en todos los sectores del estado. Para simple muestra basta mencionar lo acontecido en el CNM o Consejo Nacional de la Magistratura y el Poder Judicial del que desde hace mucho se sabía su proceder y es el principal responsable del descalabro social que se desarrolla en el país de hoy y lamentablemente seguirá sucediendo dado la actitud de "generales victoriosos" como consecuencia de la guerra interna (no resuelta ni con la captura del líder Senderista).

Al igual que al delincuente terrorista Inocente Fujimori, el tiempo también nos pasará factura en algún momento. Represalias conciliadas o no, soterradas o no por parte de quienes sean, son como las web’as dado que de una u otra manera pereceremos en un escenario global del que no nos dejamos manipular ni mucho menos inducir al capricho de enfermos mentales que hicieron de la guerra interna un gran negocio personal en el país y pretenden que otros las continúen inmutables, o peor, que las aceptemos calladamente, que de ser así, estaríamos dando luz verde a engendros monstruosos como el de la mexicanización en el Perú de los que hasta ahora se han manejado tibiamente pues este sistema reaccionario todavía no está en riesgo salvo que le pidan una manito a Abimael Guzmán y/o a Sendero Luminoso a cambio de alguna tortita de tres leches, candidaturas diversas en Fuerza Popular u otras organizaciones legales, o la liberación sin represalias de sus líderes presos que han cumplido sus sentencias. Cuestión de que los negociadores apro-fujimontesinistas se muevan bien.


El papá Inocente Fujimori, más que por el incompetente hijo Kenyi, apostó por la hija Keyko para ser la careta oficial de la defensa del podrido y corrupto modelo neoliberal y toda la inmundicia y podredumbre democrática neocolonial reconstruida a instancias de la guerra interna y sostenida por las Fuerzas Armadas, financieras, empresariales y por sectores sociales del Perú que han articulado un sistema económico estructural que hoy se ha puesto de manifiesto en toda su plenitud como promotora, defensora de la corrupción institucionalizada en el país. Que los apro-fujimontesinistas manifiesten lo contrario es una aberración. Se comprende por qué la OTAN tampoco contribuye a la derrota definitiva del terrorismo a escala global, al contrario, la sigue financiando, sosteniendo, armando.

El jueguito del conflicto entre el kenyi y la Keyko ha resultado rentable, juntos lo han hecho bien, han sorprendido mediáticamente a todos los ingenuos de este país, han jugado bien divertidamente con sus arrechuras mentales y sus esperanzas a través de la prensa oficiosa que sabe que es parte del juego circense democrático. Hasta la Yeni Vilcatoma ha vuelto a las piernas de la Keyko después de haber lloriqueado a moco tendido sus contrariedades ante el mafioso Becerril.

A ese paso, los negocios mineros de los Fujimori no prosperarán y tendrán que movilizar a sus testaferros a diversificar sus inversiones en otro rubros o recurrir al polvo blanco del VRAEM que puede ser trasladado con total confianza por sus mecanismos armados pues el avión presidencial de Inocente Fujimori ya no es posible.

TENOR DE LA CARTA COMPLETA DE INOCENTE ALBERTO FUJIMORI FUJIMORI:

80 años: que la historia me juzgue

He llegado a los 80 con todas las huellas que dejan los años, con todos los sobresaltos de la vida política, enormes satisfacciones y profundos pesares.

Después de 1990 mi vida cobró un ritmo vertiginoso porque me comprometí a rescatar al Perú del desastre que heredé: caos, terrorismo y ruina económica. Conozco nuestra patria, pues desde mi juventud he recorrido su territorio, por ello sé que no solo tiene enormes riquezas materiales, sino invalorables capacidades humanas.

Una nación como la nuestra podrá sufrir altibajos y retrasos, pero finalmente llegará a su destino, que es ser un país líder en América Latina. Probablemente yo no vea concretado totalmente ese objetivo, pero eso no importa. Sé que puse los cimientos para lograrlo.

En los contados años que me quedan me dedicaré a tres objetivos: unir a mi familia, mejorar en lo que pueda mi salud y hacer un balance equilibrado y sereno de mi vida. Esos son mis tres principales metas al cumplir mi octava década de existencia.

Mi agradecimiento más profundo, al cumplir 80 años, a mis compatriotas que vivieron antes de 1990 y comienzos de esa década, las más grandes penurias. Con su respaldo y comprensión, pudimos levantar juntos al Perú de los escombros. Su fortaleza moral fue mi gran inspiración.

Que la historia juzgue mis aciertos y mis errores.

No es creíble el poster dado que cosas más graves han sido sembrados impunemente por las Fuerzas Armadas y policiales a diversos ciudadanos y circunstancias para los logros de sus objetivos durante la guerra interna. Solo les faltó decir que por ser de Huancayo pertenecen a la organización terrorista “Mantaro Rojo”, el engendro del ex SIN. Probablemente para la próxima será dado que sectores policiales entre oficiales y subalternos al tanto de estos hechos, sí pueden manejar dicho lenguaje al amparo de su “autoridad” y “validarla” de ser necesaria dado que su voz es “ley” (si le dicen a la población que soy Senderista, terrorista, Alqaedista, o si dicen de otros, debe aceptarse sin cuestionamientos) tal y como lo hizo Georges Bush ante la opinión pública internacional al referirse al hijo de oligarcas árabes petroleros Osama Ben Laden; ambos que debieron ser sometidos ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya por crímenes de Lesa Humanidad, genocidio planificado.